Ir al contenido

La primavera y el verano…el deseo alteran

2015 junio 30
por lurdes y mertxe

 

Hace poco tiempo os hablabámos de las estaciones cómo afectaban al deseo. Vamos a reincidir en este tema.

Con la llegada del calorcito, nos quitamos la ropa extra que hemos llevado durante meses, de Noviembre a Marzo no se  nos ven ni los dedos de las manos, aquí en el norte, y cuando las temperaturas van subiendo… la ropa va cayendo. Los ojillos tienen más  cosas bonitas para mirar, se incrementa el estímulo visual.

Luego tenemos más horas de día con lo cual al salir del curro muchas veces quedamos con amigos y vamos a  tomar algo, nos socializamos más, no tenemos tantas ganas de irnos a casa, apetece disfrutar de la tarde, con lo que el conocer a alguien se ve facilitado.

Un dato curioso que hemos encontrado en Internet es que el calor aumenta la producción de testosterona en el hombre y de estrógenos en la mujer, y con ello aumenta la posibilidad de un encuentro sexual ya que el deseo sexual aumenta.

Por otro lado, tanto en hombres como en mujeres aumenta la secreción de endorfinas y cuando uno está contento se ha demostrado que el deseo sexual también aumenta. Vamos más felices y más satisfechos sexualmente parece ser que en otoño e invierno.

Y ojo al dato, parece que son los madrileños los que más aumentan su deseo sexual en la época estival,…¡si es que hace un calor en Madrid en estas fechas!

También es verdad que empieza la época de vacaciones y esto nos hace coincidir más con la pareja, no estamos tan cansados y baja el estrés y todo ello repercute de forma positiva en nuestro deseo. Recordar  que las personas necesitamos parar y descansar para que nuestra salud mental no se deteriore.

Pues nada, ya sabéis, a disfrutar del veranito.

 

Enamorado de mi suegra

2015 junio 23
por lurdes y mertxe

 

“Pues sí, si la hija estaba estupenda… ¡resulta que su madre estaba tremenda! Llevábamos ya dos años juntos cuando me presentó a su familia y ya me fijé en ella”, así nos contaba esta semana un paciente atormentado.

“Todo iba bien entre nosotros, alguna que otra discusión sin mayor importancia, buen sexo, aficiones comunes,… habíamos alquilado un piso y llevábamos ocho meses allí cuando  la madre y el padre  de mi novia se trasladaron temporalmente a nuestra casa porque iban a arreglar los baños y la cocina en la suya. Cada día que pasaba no podía evitar sentirme más y más atraído por esta mujer, trataba de disimular,  de no mirarla, temía que todos se diesen cuenta y se desatase la tormenta. Ahora ya se han ido pero yo estoy hecho un lío, no me atrevo a decírselo a mi novia pero tampoco quiero vivir así”.

Este paciente tiene depresión, ha venido a la consulta para que le ayudemos a tomar una decisión, es incapaz de dar un paso, por un lado sabe que ya no puede seguir con su  novia, y por otro al separarse de ella no volvería a ver a “su amada”. Su novia no entiende qué le pasa, y él no se atreve a contarle a nadie lo que está viviendo.

Separarse es la única solución,  pero cuando uno está tan dentro del pozo… tomar una decisión así, requiere de una fuerza que uno no tiene y sin embargo es la única salida para superar la depresión y recuperar su paz.

Ha pensado decírselo todo a su pareja, ¿para qué? Si lo hace se va a volver a enamorar de ella, ¿se va a desenamorar de su suegra?, solo le va a causar dolor, y ya es bastante dolorosa la ruptura, si se atreve a ejecutarla, como  para sumar más elementos.

¿Decírselo a la amada, a la madre de ella? El mismo sin sentido.

Difícil situación. ¿Qué haríais? ¿Qué le recomendaríais?

¿Cúando más sexo: en verano o en invierno?

2015 junio 16
por lurdes y mertxe

¿Te has parado a pensar si te afecta la estación del año en tus relaciones sexuales? Cuántas veces oímos: “A mí en invierno me da una pereza… quitarte la ropa con el frío que hace”. “Con el calor no puedo, menudo agobio… solo pensar en que voy a pasar más calor, el sudor…”.

A cada persona el calor o el frío le afecta de una determinada manera y ello favorece o elimina el deseo sexual. El invierno normalmente lo que hace es aumentar la intimidad, crear un ambiente más propicio, ya que el frío nos ayuda a quedarnos en la cama, a juntarnos y a sentir el calorcito de tu pareja cerca, con lo que es más posible el abrazo, los besos, las caricias… Las emociones, el acercamiento parece que van más ligadas a la época de frío y ello hace que aumente la posibilidad de tener relaciones sexuales.

El verano, tan deseado, pues tiene también lo suyo. El buen tiempo, verano unido a momento de vacaciones, de descanso… posibilita el acercamiento. Aunque si las temeperaturas son muy altas pueden tener el efecto contrario de no querer hacer ningún sobreesfuerzo, ya que el calor en muchas personas no es tolerado de buenas maneras porque provoca agobio, bajonazo, se sienten sudadas, y ello dificulta que el deseo sexual aparezca.

También es una época que muchas veces provoca más cansancio. Si es una pareja que tiene hijos, que están por ahí de vacaciones, el estar 24 horas seguidas con ellos, de aquí para allá hace que cuando llegue el momento de estar solos, el cansancio es tal, que priorizan el descanso. Muy entendible, por cierto. Pero, habrá que buscar otros momentos porque si no esa parte íntima va perdiendo protagonismo. Y la pareja se va acostumbrando a no tener relaciones sexuales.

Por otro lado, el verano favorece el poder tener escenarios diferentes. Llevamos menos ropa, con lo cual hay más contacto de piel con piel, que por cierto al estar más morenita nos hace sentirnos más favorecidas; el estar en la playa, el darnos un baño juntos da pie a juguetear o algo más; el monte, disfrutar con todos los sentidos en esos paisajes alucinantes; en casa, no estamos como la cebolla, con un montón de capas de ropa encima… Y tenemos la ayuda del sol que nos ayuda a segregar determinadas hormonas que van a ayudarnos en nuestro deseo.

Ahora iniciamos, esperemos,… el verano, el tiempo de calorcito. Aprovechémoslo para acercarnos a nuestra pareja y para invertir en nuestra intimidad. Eso va a beneficiar a la relación en todos sus aspectos y hará que el invierno sea más calentito.

 

 

 

 

 

¿Se recupera a un agresor sexual?

2015 junio 12
por lurdes y mertxe

 

Aunque la práctica clínica no es muy esperanzadora sobre estos casos y lo escrito sobre este tema aún menos, nosotras vemos que cuanto  más joven es el agresor más posibilidades tenemos de  éxito terapéutico.

En todos los tratamientos con agresores sexuales, ya sean adolescentes o adultos, lo que tratamos de hacer es que empaticen con las víctimas, que se pongan en su piel, en lo que pudieron sentir, las repercusiones que les puede haber ocasionado en su presente…etc para que esto sirva de impedimento en esas posibles agresiones futuras.

Tratamos de identificar, recogiendo su biografía, las causas que le han convertido en un agresor, muchas veces nos encontramos con que ellos mismos fueron víctimas en su pasado de una agresión sexual, entonces les hacemos recordar la experiencia, sus pensamientos y emociones para que les sea más fácil empatizar con su víctima.

Qué fácil es pasar de ser víctima a ser verdugo, las dos caras de la misma moneda,  que a veces parece girar de forma macabra.

Y también hemos de decir que alguna vez, gracias a Dios, muy pocas,  hemos trabajado con algunas pocas personas que no parecían sentir culpa, donde no existía la capacidad de empatía  y la barrera entre el bien y el mal solo atendía a su satisfacción personal.

La reincidencia de los agresores sexuales tiene que ser tenida en cuenta, pero hay que distinguir entre las agresiones intrafamiliares, las de niños, las de adultos fuera de la familia y la de los violadores. Indiscutiblemente los más difíciles son los violadores, no creemos en el éxito terapéutico, violen niños o adultos, da igual. Aunque las intrafamiliares suelen ser recurrentes y la víctima se ve agredida una y otra vez por el mismo agresor.

Desde aquí  por supuesto animar a todas las víctimas a denunciar o confesar a alguien, en quien puedas confiar, lo que te está sucediendo padre, madre, hermano, profe, amigo… Muchas veces “solo” con amenazar con decirlo la agresión para.

Y el decirlo además de liberarnos y  permitirnos  sentir apoyo y ayuda, es un acto de valor que no queda ahí, va más allá de nosotros, con tu denuncia proteges y evitas que esa persona vuelva a agredir a otras personas.

 

 

 

¿Conoces el beso de Singapur?

2015 junio 9
por lurdes y mertxe

En el sexo no hay que “dormirse”, no podemos o no debemos de hacer siempre lo mismo ya que por muy bueno que sea, al final acaba por ser rutina y no nos estimula lo suficiente.

Todo lo que se nos pase por la cabeza, que nos apetezca hacer, es válido siempre y cuando, la otra parte esté de acuerdo. Podemos jugar con los escenarios, con los olores, con la juguería sexual, con las posturas, con la técnica…

Pues precisamente de posturas y de técnicas os vamos a hablar hoy. Últimamente se está hablando mucho de ello, de una técnica llamada el “beso de Singapur”, “pompoir” o “kabazza”. ¿Habéis oído hablar de ello? Pues os vamos a dar unas pinceladas de en qué consiste. Su objetivo es mejorar la vida sexual de las parejas.

El beso de Singapur se practica con la mujer encima del hombre, o de lado. Y en vez de moverse cabalgando ella o embistiendo él, hay que permanecer quietos y el músculo pubococcígeo de la vagina es el que va a estimular la erección de él. Es como practicar los ejercicios de Kegel. Y nos viene de maravilla para nuestra musculatura vaginal, y el suelo pélvico, y, evitar en un futuro la incontenincia urinaria.

La mujer utiliza su vagina para estimular el pene del hombre como si lo estuviera succionando. De ahí viene que se le llame tambiém “pompoir”, que en francés seía algo como”chupadora”. Y lo de “kabazza” es porque a parte de la musculatura vaginal se utiliza también el abdomen.

Esta tradicón viene de la India hace más de 3.000 años y luego de ahí se extendió a Tailandia y Japón. De hecho a las gheisas se les entrena en esta técnica. No es algo fácil, pero con entrenamiento se pude conseguir.

Además lo mejor de todo es que no consiste en hacerlo perfecto, solo con intentarlo sería suficiente, porque algo diferente y nos va a hacer pasar un rato divertido.

Así que a practicar muchos besos de Singapur… y a experimentar nuevas sensaciones. El se deja llevar y ella dirige.

Negar la evidencia: infidelidad

2015 junio 5
por lurdes y mertxe

¿Por qué será que ningún infiel reconoce serlo? Lo niegan a muerte, o les pillas con las manos en la masa o… te puedes dar por… En el típico skech de televisión veríamos a uno escondido en el armario,  al marido de la infiel abriendo la puerta (puede ser al revés, ehh) y el de dentro diciendo: “no es lo que parece”.

El miedo a perder lo que tenemos, sea bueno o malo, nos hace aferrarnos a un clavo ardiendo, y el infiel se apega a lo seguro pero… coge oxígeno en otro sitio. Mientras,  el engañado se quiere creer aquello que le cuentan, por muy rocambolesco que parezca,  para no tener que actuar, para no dar un golpe en la mesa y mandar a paseo al que le ha traicionado y “maltratado” porque está claro que la infidelidad cuando existe la sospecha es un sin vivir que uno acepta o traga, algunas veces mejor que otras.

¿Por qué tragamos? Nos dejamos llevar por el miedo a la soledad tan humano como la humanidad misma. Y no nos damos cuenta de que en realidad ya estamos solos, peor que solos, estamos mal acompañados y mientras mantengamos esta mala compañía no podremos tener una buena.

Esperamos que cambie, ¿pero cómo podemos esperar que alguien cambie si ni nosotros mismos somos capaces de cambiar?, de dar el salto, de enfrentarnos a nuestros fantasmas. Pedimos un imposible.

Quien haya leído el libro de “Quién se ha llevado mi queso” sabe que siempre tenemos que tener puesto el chándal y las zapatillas de deporte, la vida es movimiento y debemos de estar preparados para los cambios que se nos plantean.

¿Y sabéis que? Cuando nos atrevemos resulta que el fantasma no era ni tan grande, ni tan malo.

Tanto al infiel como al traicionado animarles desde estas líneas a que se pongan el chándal y las zapatillas y afronten el cambio que la vida les pide.

El sexo a partir de los 50

2015 junio 2
por lurdes y mertxe

¿Qué pasa con la sexualidad de las mujeres a partir de los 50? ¿Sufre cambios? Pues como todo en esta vida, casi seguro que sí, pero no tiene por qué ser a peor.

Es la época de la menopausia y ésta conlleva muchos cambios, que en cada mujer son vividos de una manera diferente. Es una nueva etapa en la que a nivel físico se dan una serie de cambios hormonales que provocan sequedad vaginal, lo cual puede conllevar dolor en la penetarción, puede bajar el deseo sexual, ya que los cambios físicos hace que cambie la forma de percibirse como mujer. Son muchas las mujeres que se ven menos atractivas, con lo que eso significa… y no tiene por qué ser así.

Muchas mujeres acuden a consulta en esta epoca de su vida para poder llevarla de mejor manera tanto con ellas mismas como con la pareja. Hay un miedo a ser mujeres invisibles, que van a dejar de ser el centro de las miradas, que va a haber un deterioro físico, que les va a costar mucho asumir… Es cierto que va a haber cambios, pero también es cierto que los 50 años de ahora no son los 50 de hace 40 años. Ni en lo físico ni en lo psiquíco.

Antiguamente y no hace tampoco tanto con la menopausia las mujeres tenían la “excusa” perfecta para dejar de tener relaciones sexuales ya que debido a los cambios hormonales su deseo “desaparecía”. Y muchos hombres lo tenían asumido o lo tenían que asumir. Afortunadamente eso, hoy en día, ya no es ni tiene por qué ser así. Las mujeres puden seguir estando estupendas tras la menopausia. Aunque el esfuerzo, a nivel de cuidados, va a ser mayor ya que nuestro metabolismo no funciona de la misma manera, éste se ralentiza.

En este aspecto de la menopausia, en  un estudio con mujeres británicas los autores indagaron el nivel de satisfacción de las participantes con su relación de pareja y la sexualidad, incluido el deseo, la excitación, la lubricación, el orgasmo y el dolor. En la primera entrevista, las mujeres postmenopáusicas eran  las más propensas a padecer disfunción sexual.

Ellos partían de la base de que “A partir de los 50, la sexualidad y la satisfacción femeninas dependerían principalmente de la excitación. El deseo es el motivador más importante de la actividad sexual y, como tal, no nos sorprendió saber que es uno de los predictores de la salud sexual”.

A lo largo del estudio, que tuvo un seguimiento de 4 años, para ver qué cambios se producían con la edad, se comprobó  que a muchas con el tema de los cambios hormonales les disminuía la libido, pero la edad no aumentó la posibilidad de que las mujeres desarrollaran trastornos sexuales.

En el sexo influyen muchos factores, algunos más decisivos que otros, pero sobre el factor que os comentamos hoy, la edad, los 50, en concreto, asumiendo lo que conlleva la menopausia y que hay que aprender a aceptarla y a aceptarnos desde otro punto de mira, no tiene por qué hacerno vivir el sexo de manera no satisfactoria sino que puede  llegar a ser un momento donde el encuentro con una misma puede ser pleno. Desde que desparece la posbilidad de embarazo, a que es una época donde podemos estar asentadas a todos los niveles con las ideas muy claras y con las herramientas para poder poner y tener en nuestra vida lo que decidamos.

Qu los 50 no supongan un trauma es un objetivo que se puede conseguir…

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Sexo telefónico

2015 mayo 29
por lurdes y mertxe

Quien no haya tenido alguna vez sexo por teléfono…, ¡que levante la mano! Que en este caso el cuerpo a cuerpo marca la diferencia está claro, pero… cuando no hay más… ¡contigo Tomás!

¿Cómo se divulgo esta práctica? Por las líneas calientes profesionales, donde tú llamabas y una voz sensual te encendía sexualmente y te ayudaba a “apagarte” .

Y como todo en la vida y en otras áreas lo profesional pasa a casa y  se convierte en una  opción para favorecer la fantasía y salir de la rutina, nos facilita el inventar y a disfrutar de nosotros mismos con “ayuda” del otro.

Una vez tuvimos en la consulta a una pareja que vivía, por razones laborales, a kilómetros de distancia, se llamaban por teléfono y… ¡tenían sexo! Hoy probablemente pondrían una web cam, pero hace un tiempo, y de esto no hace  tanto, eso no era posible o no tan habitual, ahora ya los ordenadores vienen con cámara incorporada y eso facilita. Pero antes el teléfono era el único recurso.

Hoy en día  gracias a Internet es posible mantener una relación en la distancia, nos podemos ver y hablar en tiempo real. La tecnología nos ofrece muchas posibilidades.

Otras veces “tiramos” de teléfono porque es cómodo, ¡y no se nos ve! Estamos tumbados en el sofá, con ropa de casa, el pelo revuelto,… si somos chicas desmaquilladas…y no nos apetece para nada ser vistos. Pero cuando describimos como estamos… nos presentamos estupendos y deseables, aún con pijama le susurramos que llevamos esa ropa interior que tanto le gusta, esa camisa… buffffff. Al teléfono todo es posible y sin la visión recreamos la imagen que el otro nos da  en nuestra imaginación ¡y la hacemos tan excitante! Y sin embargo… la palabra y el cuento erótico que nos contamos es excitante y sí nos apetece.

Otras veces es porque   el lugar donde estamos no tiene tantas posibilidades y en cambio todos llevamos un teléfono a mano.

En fin, el sexo telefónico es un recurso más a la hora de tener sexo. Y recordar que muchos pagaron y pagan para que una voz les susurre cositas calientes “ a la oreja”, auricular telefónico en mano.

Vosotros tenéis la decisión ¿lo probáis?

La educación sexual en nuestros y nuestras jóvenes

2015 mayo 26
por lurdes y mertxe

Los y las jóvenes de hoy en día parece que en el terreno sexual no tiene problemas, que su educación sexual ha sido muy buena. Saben de todo, tiene información de todo tipo, son abiertos y abiertas, sexualmente hablando,… Pero esto no es suficiente, de hecho vamos viendo, y son muchos los estudios que se destinan a llevar un control sobre ello, que  empieza a notarse en la salud sexual de los y las jóvenes.

Según un estudio de la Universidad de Alicante, que nos ha llegado a través de la revista Diálogos, publicado en enero de 2015, “los estudiantes universitaros carecen de una formación en salud sexual y reproductiva al iniciar sus estudios universiatrios”. En su etapa educativa anterior no han tenido dicha formación por lo que aumenta el riesgo de infecciones de trasmisión sexual y los embarazos no deseados.

Es cierto que se recoge en la ley y a nivel de experiencia todo el mundo defiende y reclama una educación sexual. Pero en la práctica esto no se lleva de una buena manera. Muchos centros, cada día más,  meten la educación sexual dentro de sus programas educativos, pero a veces, es algo muy puntual, en determinados cursos, pero luego no se le da una continuidad. Sabemos que es complicado, pero también sabemos que debería estar  dentro de la educación integral del alumnado. Y también sabemos que hay centros educativos que lo hacen muy bien.

Pero todavía hay mucho camino que recorrer.

Os vamos a mostrar preguntas, dudas sobre la sexualidad que hemos recogido en nuestros cursos sobre educación afectivo-sexual en diferentes centros educativos de Bizkaia, desde ocubre de 2014 hasta  mayo de 2015. Las edades de los y las chicas, que han realizado las preguntas, van desde los 14 alos 17 años.  Y las hemos dividido en preguntas realizadas por chicas y chicos.

CHICOS:

∙       ¿Se puede transmitir una enfermedad si el otro tiene condón?

∙       ¿Si follas sin condón con alguien que NO tiene SIDA puedes pillarlo?

∙       ¿Las enfermedades de transmisión sexual pueden transmitirse sin tener puesto el preservativo?

∙       ¿Una prostituta que ha follado miles de veces tiene el coño más abierto que una chica que ha follado menos veces? Vamos que si le da el mismo gusto al tio.

∙       ¿Cuándo la chica tiene la regla es recomendable tener sexo?

∙       ¿Puedes tener vello púbico rubio?

∙       ¿Qué me puede pasar si doy por culo sin condón?

∙       ¿Es posible no sentir placer en el acto sexual? En caso de que no, ¿qué se debería hacer?

∙       ¿La regla provoca cambios en el comportamiento?

∙       ¿Qué gusta a las mujeres?

∙       ¿Por qué se dice que es mucho más difícil para la mujer que para el hombre alcanzar el orgasmo?

∙       ¿Con cuántos años es recomendable perder la virginidad?

∙       ¿Para qué hacer el 69?

∙       ¿Usar mucha viagra es malo?

∙       ¿Cuánto debe durar un coito?

∙       ¿Cómo es el condón femenino?

∙       ¿Qué pasa si se rompe el frenillo?

∙       ¿Tragarse el semen es bueno?

∙       El sexo anla ¡hace daño?

∙       ¿Qué es trangénero?

∙       ¿Cómo es el sexo entre dos mujeres?

∙       ¿El himen se puede romper masturbándose?

CHICAS:

∙       ¿Qué se transmite por el sexo anal sin protección?

∙       ¿En qué se diferencia la píldora con otro método anticonceptivo?

∙       ¿Es lo mismo el clítoris y el punto G?

∙       ¿Se puede vomitar haciendo una felación?, ¿Se puede evitar de alguna manera?

∙       ¿Cómo hacer para que los dos lleguen al orgasmo?

∙       ¿Es necesario fingir un orgasmo para hacer sentir bien a tu pareja?

∙       ¿Qué hace falta para dar el paso y tener sexo con alguien?

∙       ¿Cómo se puede llegar al punto G de los hombres?

∙       ¿Qué da más placer, el coito o la masturbación?

∙       Aunque tomes la píldora, ¿puedes quedarte embarazada?

∙       ¿Por qué las chicas del porno se operan los labios menores?

∙       ¿Por qué los adolescentes sólo piensan en el sexo? ¿Por las hormonas?

∙       ¿Qué diferencia hay entre sexo y sexualidad?

∙       ¿Cómo sabes que puedes tener sexo?

∙       En un orgasmo, ¿siempre se hace ruido?

∙       ¿Para qué sirven los juguetes sexuales? ¿Dan más placer?

∙       Pederastia, pedofilia,… ¿son enfermedades?

Bueno, pues esto es una muestra de las dudas, cuestiones que se plantean nuesros y nuestras más jóvenes. Algunos y algunas ya han tenido sus primeros encuentros sexuales y otros están todavía lejos de ello.

El período refractario

2015 mayo 22
por lurdes y mertxe

 

¡Pero qué suerte tenemos las chicas!  No solo tenemos un orgasmo digno de chillar, gemir,… que dura algo más que “tres segundos” , sino que además, según hemos tenido uno… ¡podemos tener otro!

No tenemos periodo refractario, ese tiempo de espera entre llegar al orgasmo y la posibilidad de volver a tener otro, con lo cual…¡podemos corrernos tantas veces como deseemos!, repetir y repetir esa subida al cielo.

Vosotros chicos no es que no podáis tener más de un orgasmo en cada relación, no os agobiéis , claro que podéis, pero…¡tenéis que esperar! Depende de cada persona el tiempo que se necesite para poder volver a llegar al orgasmo, hay chicos que no necesitan de mucho, pero otros… eyaculan una vez y hasta el día siguiente…

Y no solo esto, sino que según se van cumpliendo años se va alargando el periodo refractario. Muchas veces en la consulta nos comentan que cuando eran jóvenes podían tener más de un orgasmo, aunque necesitasen que pasase un tiempo entre uno y otro, pero que ahora… eso sería como una lotería.

Alguna vez os hemos hablado del hombre multiorgásmico, ese hombre que sin eyacular puede llegar al orgasmo, con lo cual no tendría periodo refractario y por lo tanto podría alcanzar el orgasmo en más de una ocasión.

Y para los incrédulos deciros que tener un orgasmo no es sinónimo de eyacular y que en la consulta cuando trabajamos la eyaculación precoz, en aquellos pacientes que logran un buen control de la eyaculación, es habitual encontrarnos con que logran tener un orgasmo sin eyacular y por lo tanto, tener otro seguido. No es nuestro objetivo terapéutico cuando trabajamos la eyaculación precoz, pero hay que decir que se consigue en muchos casos.

Pero tengáis o no  esa posibilidad lo importante es disfrutar del sexo, del encuentro y no dramatizarlo. La sexualidad nunca debe ser sometida a examen.

elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.