Ir al contenido

Ningún fin de semana sin música: La 'Cabalgata de las Valkirias' de Wagner

2017 agosto 17
por César Coca

Ya he comentado alguna vez en este blog la enorme capacidad del cine (también de la TV, pero creo que por lo menos hasta el momento en menor medida) para poner de moda una música que lleva escrita décadas, e incluso siglos, sin que haya trascendido más allá de un selecto grupo de aficionados. No es exactamente así con la obra que les propongo para este fin de semana, porque Wagner desde luego no es un desconocido y sus óperas tienen un público amplio dentro de la amplitud de la ópera, que esa es otra. Pero se le aproxima bastante.

La cuestión es que esta Cabalgata de las Valkirias, que está en el arranque del tercer acto de La Valquiria (segundo título de la tetralogía El anillo del nibelungo) recibió un impulso enorme para su popularidad cuando Francis Ford Coppola la incluyó en una de las escenas más célebres de su película Apocalypse now. Este Wagner intenso, dramático, desbocado incluso, encaja como anillo al dedo (permítanme el juego de palabras) en un filme tan violento, dándole un carácter muy especial.

Les dejo el fragmento en una producción del Metropolitan de gran espectacularidad. Disfruten de la música, y del verano, que aún estamos en agosto.

Los best sellers de la playa (edición 2017)

2017 agosto 15
por César Coca

El tiempo vuela. El primer verano que escribí un post con este título, o uno parecido de idéntico sentido, fue el de 2008. Es decir, que esta es la décima vez que les cuento cuáles son los libros que más se ven en la playa del Mediterráneo (siempre la misma) en la que paso unos días de descanso veraniego. Como saben, es una lista sin pretensión científica. De entrada, porque no puedo ver más que portadas de libros en papel (para saber qué se lee en formato digital debería ir preguntando y entenderán que no procede) y solo en el caso de quienes están instalados cerca del borde del mar, por donde yo paseo cada mañana. Además, recojo solo libros en castellano. Pero, con todo y eso, los libros que he visto al final de mis días playeros son unos cuantos centenares, lo que bien da para tener al menos una impresión aproximada.

El resultado de este año es bastante coherente con el de los anteriores. Los libros que triunfan al borde del mar rara vez son títulos de los últimos meses. En general, son novelas que llevan al menos un año en el mercado, si no más, aunque hay excepciones. Y hay una curiosa mezcla de géneros y estilos. Vean el resultado de este año.

1. La chica del tren, de Paula Hawkins. Es su tercer verano en las librerías e incluso con película de por medio, y sigue arrasando. Curiosidad: no vi a nadie leer Escrito en el agua, que la misma autora acaba de publicar en España.

2. Patria, de Fernando Aramburu. La sorpresa es que no parece el tipo de libro más adecuado para leer en el contexto de ruido, sol e incomodidad típicos de la playa, pero estaba ahí, codeándose con el best seller típico de Hawkins.

3. Todo esto te daré, de Dolores Redondo. La escritora donostiarra aparecía algo menos en el borde del mar que Hawkins y Aramburu con el libro ganador del Planeta, pero si a este se suman los títulos de la trilogía del Baztán, resultaría la ganadora con claridad.

 

A partir de aquí, la diferencia con el resto era muy notable. Estos son otros títulos que también encontré pero con menor frecuencia.

 

4. Falcó, de Arturo Pérez-Reverte.

5. El laberinto de los espíritus, de Carlos Ruiz Zafón.

6. Un lugar a donde ir y Puerto escondido, de María Oruña.

7. El silencio de la ciudad blanca, de Eva García Sáenz de Urturi

8. La magia del orden, de Marie Kondo

 

Y ya con una presencia menor:

La quietud, de Ignacio Ferrando.

La espía, de Paulo Coelho.

Maestra, de L. S. Hilton.

El libro de Gloria Fuertes.

– Varios libros de la saga Harry Potter de J. K. Rowling.

– Varios títulos de Agatha Christie.

– Varios títulos de John Verdon

– Varios títulos de Albert Espinosa.

– Varios libros de autoayuda.

– Novelas eróticas diversas: Megan Maxwell, E.L. James, Elisabet Benavent y otras autoras.

¿Y en su playa? ¿Qué se está leyendo este verano?

 

Un libro cada semana: 'Los amores de Nishino' de Hiromi Kawakami

2017 agosto 14
por César Coca

Hiromi Kawakami es una escritora japonesa que ha logrado una cierta fama en Occidente gracias sobre todo a dos libros: El cielo es azul, la tierra blanca y El señor Nakano y las mujeres. La primera de ellas fue llevada al cine. Hace unos pocos meses, llegó a las librerías la traducción de Los amores de Nishino, que fue publicada en su versión original en 2003.

Lo que Kawakami hace es construir la imagen del protagonista de la historia a través de lo que diez mujeres que lo han amado cuentan de él. Ellas reconstruyen los meses que pasaron juntos, reproducen algunos diálogos y gracias a eso escuchamos a Nishino, y explican cómo empezó y cómo terminó su relación. No hay referencias geográficas –no se cita ciudad ni país alguno– ni temporales, pero en unas historias Nishino es poco más que un adolescente y en otras ya es un hombre maduro. A veces se entrecruzan los relatos porque una narradora empieza a contar justo en los días en los que está a punto de vivir su relación con el personaje y en ese momento él deja a su última novia, que también es otra de las narradoras capítulos más adelante.

Kawakami narra sin estridencias. No hay grandes pasiones, las historias comienzan sin un entusiasmo excesivo y terminan sin drama. Nada más alejado del amour fou que tantos millones de páginas ha generado desde el siglo XIX. Tampoco hay culpables de las rupturas. O la culpabilidad está muy repartida, de manera que nadie siente una gran responsabilidad. Al final, el retrato del protagonista está hecho con pinceladas de distintos grosor y color, pero resulta completo. Los amores de Nishino es una atípica historia de amor contada de una forma que se aleja del modelo habitual en Occidente.

 

(Publicado en elcorreo.com)

Ningún fin de semana sin música: Vals de 'El Gatopardo' de Nino Rota

2017 agosto 10
por César Coca

Nino Rota es conocido sobre todo por sus maravillosa bandas sonoras, asociadas de manera fundamental a Federico Fellini (aunque trabajó con muchos directores italianos). Y es célebre quizá por encima de todo ello por la música de las dos primeras partes de El padrino, para las que escribió una serie de temas que son ya Historia: del cine y de la música. Sin embargo, escribió un buen número de óperas, así como obras de cámara, conciertos y partituras para orquesta, hasta completar un catálogo quizá no tan amplio como el de otros compositores pero sí de una cierta relevancia. En realidad, muy amplio si se tiene en cuenta su dedicación al cine y a la enseñanza (fue profesor, entre otros, de Riccardo Muti).

Su formación clásica fue muy relevante. En Roma estudió con Casella y luego se trasladó al Instituto Curtis de Filadelfia, donde recibió clases del director Fritz Reiner, entre otros. Eso se nota mucho en sus composiciones para el cine, donde saca a relucir su dominio de la orquestación y de las posibilidades melódicas de cada instrumento. Por eso, su música puede escucharse con sumo placer en disco o en una sala de concierto, sin necesidad de asociarla a unas imágenes concretas, algo que no se puede decir de muchos compositores cinematográficos de hoy.

La obra que hoy les propongo es el vals que suena en una de las escenas más importantes de El Gatopardo, uno de esos filmes de culto que nos dejó Luchino Visconti. Disfruten, aunque en el vídeo no van a ver escena alguna de la película.

Un libro cada semana: 'Antología poética' de Miguel Hernández

2017 agosto 7
por César Coca

Cualquier momento es bueno para la poesía, y deberíamos leer un tomo de versos cada cierto tiempo solo por darnos el placer de la belleza, de las palabras trabajadas para decir y evocar, para apelar a nuestro corazón y nuestra conciencia. En marzo de 1942, justo cuando comenzaba la primavera, murió de tuberculosis en la cárcel de Alicante Miguel Hernández, a la edad de 31 años. No fue «como del rayo», como había sucedido con su amigo José Ramón Marín (que usaba el seudónimo de Ramón Sijé en sus textos), sino como consecuencia de un deterioro de su salud causado por su estancia en la cárcel, adonde había ido a parar después de que la pena de muerte le fuera conmutada por la de treinta años de reclusión. Su delito: ser un escritor afín a la República. Han pasado tres cuartos de siglo desde entonces.

Hay varias etapas poéticas en el oriolano, pese a su corta carrera. Y en todas ellas se encuentran poemas hermosos y emocionantes. Algunos se han convertido en algo parecido a himnos, gracias en parte al entusiasmo con el que muchos cantautores pusieron voz y música a sus versos en el último franquismo y durante la Transición.

Por supuesto, la belleza de los poemas está ahí, más allá de las canciones. Incluso, en no pocos casos, poemas que no han sido versionados por los cantautores son más hermosos. Aunque sea difícil desprenderse de la melodía mientras se leen algunos versos de Vientos del pueblo, Elegía o Nanas de la cebolla.

(Publicado en elcorreo.com)

Ningún fin de semana sin música: 'En un mercado persa' de Ketelbey

2017 agosto 3
por César Coca

En el primer cuarto del siglo XX se produjo una división en la llamada música clásica como nunca antes se había dado. Por una parte, se sentaron las bases para un lenguaje nuevo y complejo, que cambiaba radicalmente la filosofía y el sonido de la música. Por otra, la aparición del cine sonoro y la cada vez mayor influencia de los musicales en el mundo del espectáculo estaban marcando unas influencias a las que los compositores no podían ser ajenos. En ese contexto, los más firmes partidarios de la revolución que suponía el dodecafonismo se echarían las manos a la cabeza al escuchar obras como las que hoy les propongo, en el límite mismo entre la música clásica propiamente dicha y la popular.

El compositor se llama Albert Ketelbey y la obra es En un mercado persa. Afinemos un poco la cuestión: Ketelbey desarrolla su carrera a la vez que Debussy, Bartók y Strauss, por poner solo tres ejemplos. Cuando se estrenó En un mercado persa (1920) faltaban solo tres años para que Schoenberg publicara su Método de composición con doce sonidos, la biblia del dodecafonismo. Observen la distancia que existe entre la obra que hoy les propongo y las que surgirán a partir de la doctrina de Schoenberg. Sideral.

No por ello vamos a dejar de disfrutar con esta obra que describe el ambiente en un mercado asiático, con los camellos, el califa, la princesa y todos los elementos hollywoodienses que quieran añadir. Aquí se la dejo.

Un libro cada semana: 'Cien metros' de Ramón Saizarbitoria

2017 julio 31
por César Coca

La publicación de una versión revisada por el autor y con prólogo de Jon Kortazar de Cien metros de Ramón Saizarbitoria es una ocasión excelente para leer o releer este libro que, como dice Jon Juaristi y subraya Kortazar, fue en su momento muy mal leído.

La historia que cuenta Cien metros es conocida: un joven militante de una organización revolucionaria, que en ningún momento se cita, es abatido a tiros por la Policía tras una persecución por la plaza de la Constitución de San Sebastián. A lo largo de las 80 páginas de la novela, el joven protagonista realiza ese breve recorrido. Pero el relato va y viene de sus recuerdos de infancia y juventud al presente, se intercalan textos de la versión oficial de lo sucedido, comentarios de la gente de la calle cuando se entera de la muerte, interrogatorios policiales a un testigo y hasta una descripción de la ciudad, tomada de lo que parece una guía turística.

La novela fue escrita en 1972, en la etapa final del franquismo por tanto, y publicada –la edición fue secuestrada– cuatro años más tarde. Quizá en ese contexto puede entenderse que algunos la leyeran como si fuera un elogio del protagonista, al que no cuesta mucho identificar como militante de ETA. Cuarenta años después, un lector atento y sin prejuicios no haría nunca esa lectura.

Con independencia de las circunstancias políticas que condicionaron la recepción de la novela, estamos ante un texto que comparte el afán de experimentación propio de la literatura de esos años. Saizarbitoria juega con el tiempo, el enmarcar su relato en los pocos segundos que dura la carrera del protagonista cruzando la plaza. Algo parecido a lo que 16 años antes había hecho Alejo Carpentier en El acoso.

El escritor cubano narra ahí la espera de un revolucionario que ha traicionado a los suyos y se ha refugiado en un teatro justo cuando una orquesta empieza a tocar la Sinfonía Heroica de Beethoven. El protagonista sabe que cuando termine lo matarán. Carpentier escribió una novela muy breve que, idealmente, debería leerse en los 50 minutos escasos que dura esa obra. Saizarbitoria no puede hacer lo mismo con la suya: por breve que sea no puede leerse en los pocos segundos que dura la carrera, aunque en algunos párrafos acompasa la lectura al tiempo real.

Despojada de elementos extraliterarios, Cien metros se presenta como un texto fundamental de la literatura vasca del último medio siglo.

(Publicado en elcorreo.com)

Ningún fin de semana sin música: 'El arte de la fuga' de J. S. Bach

2017 julio 27
por César Coca

El arte de la fuga es una de las obras mayores de la Historia de la Música, por lo que tiene de trabajo teórico y por el misterio que presenta. Se compone de catorce fugas y cuatro cánones, todos a partir de un tema bastante simple. La partitura fue creada por Johann Sebastian Bach en torno a 1740 y a su muerte, diez años más tarde, estaba inconclusa. Fue publicada tras su desaparición y no lleva indicación alguna del instrumento o los instrumentos para los que fue escrita. Por ello, las versiones existentes, del órgano al piano pasando por el clave, la orquesta barroca y el cuarteto de cuerda, son muy numerosas.

La obra es una demostración de la genialidad de Bach, que pretendía ilustrar sobre las técnicas del contrapunto y terminó por elevar una obra de intención didáctica hasta una altura inalcanzable. Eso es fruto del talento que al final es lo que siempre marca la diferencia. Como suele decirse, es lo que separa los estudios de Czerny y los de Chopin, creados para lo mismo y en época parecida, por poner otros ejemplos. Bach consigue lo impensable en un trabajo en teoría solo académico. A mí me gusta especialmente la versión del Cuarteto Emerson, pero les voy a dejar una de las más singulares: la de Glenn Gould. Disfruten.

Un libro cada semana: 'Escrito en el agua' de Paula Hawkins

2017 julio 24
por César Coca

Hace dos años, Paula Hawkins entró en la lista de libros más vendidos como un ciclón gracias a La chica del tren, una novela que, en cierta medida, seguía un patrón que otros dos años antes había explotado Joël Dicker en La verdad sobre el caso Harry Quebert. De aquella novela de Hawkins se hizo una película. De momento, tras aquel impresionante debut –en cuanto a ventas–, ya está aquí la segunda novela de su autora.

Escrito en el agua parte de la muerte de una mujer que, según la versión oficial, se ha suicidado arrojándose desde gran altura a una poza de agua en el río que cruza el pueblo donde está ambientada la novela, al norte de Inglaterra. Se da la circunstancia de que poco antes una joven, amiga de la hija de la mujer muerta, también se ha arrojado desde el mismo lugar, con idéntico resultado. Demasiada casualidad, piensa la adolescente que ha visto morir a su amiga y a su madre. Imposible, piensa la principal protagonista del relato, porque está convencida de que su hermana nunca se habría suicidado.

La novela está contada de forma fragmentaria. Son capítulos en general muy cortos, centrados cada uno de ellos en un personaje: la huérfana, su tía, la madre de la otra chica muerta, el policía que investiga, la mujer de este, una nueva agente que llega a la comisaría, un hombre que tuvo una extraña historia con la tía treinta años antes, y así unos cuantos más. Algunos cuentan en primera persona, en otros casos la autora recurre a la convencional tercera. Muchos mienten en determinados momentos. ¿Muchos? Sería mejor decir todos mienten en algún momento. Y poco a poco, avanzando entre las justificaciones y las mentiras, el lector va descubriendo la verdad de lo sucedido en esa poza donde ya desde muchos años antes se han dado suicidios…
‘Escrito en el agua’ tiene notables parecidos con La chica del tren y algunas diferencias: es una narración más compleja que avanza con mayor lentitud y requiere un poco más de esfuerzo por parte del lector. Pero gustará a quienes disfrutaron con la novela anterior.

(Publicado en elcorreo.com)

Ningún fin de semana sin música: 'Capricho español' de Rimski-Kórsakov

2017 julio 20
por César Coca

Hace un par de semanas, en esta misma sección, les hablaba de Saint Saëns como un artista polifacético que acumulaba saberes. Entre los compositores rusos de la segunda mitad del siglo XIX fue bastante común que tuvieran otra profesión de la que en realidad vivían. La excepción es Chaikovski, pero no hay que olvidar que cursó estudios de Derecho y que solo se dedicó profesionalmente a la música cuando ya se había asentado su carrera.

Nikolái Rimsk-Kórsakov era militar, concretamente oficial de la Armada Imperial Rusa. Pero para la Historia fue sobre todo un compositor que asimiló como pocos el folclore de su país para ofrecer una serie de obras vibrantes, que desbordan color y energía y tienen un atractivo enorme por más que algunos críticos hablen de una cierta superficialidad. La pieza más conocida de Rimski-Kórsakov es una brevísima obra usada hasta la náusea: El vuelo del moscardón. Alguna responsabilidad tiene Disney en ello. También es muy célebre este Capricho español que hoy les propongo. Quizá les suene extraño que un músico de la lejana Rusia escribiera esta obra claramente influida por el folclore español, pero no era el primero. Recuerden que Glinka escribió una Jota aragonesa. Les dejo el Capricho en la versión de la Orquesta de la Radio Danesa, dirigida por Rafael Frühbeck de Burgos, que la interpreta con una energía singular.

elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.