Blogs

Fermín Apezteguia

Pasamos consulta

Hazte donante de médula ósea: 900 32 33 34

Llevamos en EL CORREO más de un mes trabajando, desde el punto de vista informativo, ‘la guerra de los trasplantes’, que acaba de estallar. Como saben, la Organización Nacional de Trasplantes (ONT) ha alertado al conjunto de la red sanitaria española sobre las actividades de una organización alemana llamada DKMS, que busca en España donantes de médula de manera irregular. La compañía, gestora del mayor registro del mundo de este tipo de tejidos, ha comenzado a realizar llamamientos masivos a la donación sin disponer de los permisos necesarios y con el fin de reforzar un censo propio de donantes para su explotación comercial. El procedimiento utilizado es completamente legal en Alemania, pero no en España. La institución germana, con su desembarco, ha introducido por primera vez el concepto de «negocio» en el sistema español de donación y trasplantes, lo que según la ONT rompe uno de los principios fundamentales de nuestro modelo basado en la generosidad y la solidaridad. Si quieren profundizar sobre esta noticia, que EL CORREO publicó el pasado día de Reyes, pueden hacerlo pinchando aquí.

Más allá de las consideraciones legales y de la importancia y necesidad de mantener un sistema de salud público, hay un par de cuestiones que me gustaría compartir con ustedes y que me parecen cruciales en toda esta polémica. La primera de ellas está relacionada con los pacientes. Disfrutamos de un sistema ‘federal’ de trasplantes y donaciones, que se ha convertido en referencia en el mundo entero. La medalla no debería permitir que nos durmiéramos en los laureles. Somos los mejores, como nos gusta decirnos, pero «aún tenemos margen de mejora», como ha reconocido a este periodista el director de la ONT, Rafael Matesanz. Hagámoslo. Convirtamos la crisis de la médula en una oportunidad para mejorar el servicio que prestamos.

Del modo que sea, mediante campañas publicitarias o a través de los medios de comunicación, debe recordarse periódicamente la necesidad de donar médula para salvar vidas, lo mismo que se hace cuando se habla de la necesidad de donar hígados y riñones. No hace falta morirse para dar médula ósea, ni someterse a una operacion a vida o muerte. Es mucho más sencillo que todo eso. Si se le plantean interrogantes, busque las respuestas. Infórmese en la Fundación Internacional Josep Carreras contra la Leucemia (900 32 33 34). Pero no deje de donar médula, sólo porque le asalten las dudas. La vida de alguien puede estar pendiente de un día de generosidad.

Hay, como decía, una segunda cuestión que merece la pena abordar, pero no me gustaría mezclar el debate entre la vida y la muerte de los pacientes con otras cuestiones, también de trascendental importancia. Hablaremos de ellas otro día y entretanto sigan atentos a la información que sobre este asunto saldrá mañana en el periódico. No lo olviden. Si pueden hacerlo, donen. Médula y todo lo demás.

La salud al alcance de cualquiera

Sobre el autor

Categorías

Buscar


enero 2012
MTWTFSS
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031