Blogs

Oskar Belategui

Gran Cinema

Mi amigo de ETA

 

 

El actor Aitor Merino estrena en el Festival de San Sebastián ‘Asier eta biok’, un filme sobre su amistad con Asier Aranguren, condenado por pertener a ETA

 

‘Asier eta biok’ es la historia de una amistad. La mantenida por Aitor Merino y Asier Aranguren desde que jugaban de niños a finales de los 70 en las agitadas calles de Pamplona. A los 16 años, Merino se fue a vivir a Madrid a buscarse la vida como actor. Fue uno de los jóvenes intérpretes más prometedores a mediados de los 90, con “Historias del Kronen” como título más destacado de su filmografía. Después le hemos visto en papeles de reparto en películas como “Te doy mis ojos” y “Días de futbol”, aunque en los últimos años casi solo hace televisión.
La vida de Asier Aranguren fue por otros derroteros. Hace tres años, Francia le expulsaba del país tras cumplir siete de los diez años de condena que le habían impuesto los tribunales de París por formar parte del aparato de información de ETA. Hace poco, su nombre salía como firmante del llamado Acuerdo de Gernika, en el que un grupo de 25 personas ligadas a la izquierda abertzale, entre las que figuran varios miembros históricos de la organización terrorista y de sus abogados, anunciaban su decisión de convertirse en mediadores, en apoyo a la petición de intercesión lanzada por el autodenominado colectivo de presos políticos vascos.

 

Merino cuenta en “Asier eta biok” (Asier y yo) su relación de amistad con Aranguren, que no se interrumpió mientras estaba en la cárcel. El filme, codirigido con su hermana, Amaia Merino, se estrenará en la sección Zinemira del Festival de San Sebastián, que presenta las producciones vascas más destacadas del año. «Quiero explicar a alguien de Soria, de Valencia o de Madrid mi amistad con Asier», cuenta Merino. «Me daba muchísimo respeto, incluso miedo, tocar este tema tan complejo por cómo se aceptaría fuera de Euskadi. Se han hecho muchas películas sobre este asunto que no han tenido trascendencia fuera del País Vasco, casi todas dirigidas a las víctimas de ETA. Yo quería mostrar a alguien de fuera un relato distinto, que tuviera claves diferentes».

 

Merino muestra en el filme la llegada a la frontera de Aranguren, donde le aguarda su familia y recibe un abrazo del actor, así como la bienvenida en Pamplona organizada por la izquierda abertzale. Las conversaciones entre ambos pretenden constituir «una historia de amistad en un entorno de violencia y conflicto». También aparecen amigos actores del realizador, afincado en Madrid, como Willy Toledo, Pilar Castro y Juan Diego Botto. Merino prefiere hablar de «película autobiográfica de no ficción» en vez de documental. «Nos sentimos con una responsabilidad inmensa porque nos expone a Asier, a mí y a toda nuestra familia. Es muy duro asimilar que un gran amigo tuyo forma parte de ETA».

 
Merino y su hermana, residente en Ecuador, llevaban años dándole vueltas a la idea de abordar la doble condición de Aranguren, militante de ETA y amigo suyo. El día anterior a su liberación sintió el impulso de agarrar una cámara y viajar hasta La Junquera para encontrarse con él. «La película no tiene un guion como una cinta convencional, las entrevistas son improvisadas. El resultado ha sido muy enriquecedor, me he quedado a gusto. Es la historia que quería contar».
Rodada sin subvenciones de la Administración española, “Asier eta biok” es una coproducción con Ecuador que ha recibido ayudas del Consejo Nacional de Cine de aquel país. La fase de postproducción se ha completado gracias al “crowdfunding” o micromecenazgo por Internet, donde 220 “productores” aportaron más de 8.000 euros. También recibió ayudas del Festival de Guadalajara (México).

 

 

 

 

 

Por Oskar Belategui

Sobre el autor

Archivos


septiembre 2013
MTWTFSS
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30