Blogs

Carlos Benito

Evadidos

Canción de la semana: ’17 Year Cicada’

rachel-taylor-brownA Rachel Taylor Brown podríamos llamarla cantautora extrema, porque le gusta explorar los límites, las afueras de ese concepto tan manoseado de cantautor. En su nuevo disco, Run Tiny Humans (que, lo diré ya, me parece de lo mejor que he oído este año), se reúnen estilos que no parecen corresponder al mismo artista. Por un lado está la vertiente poética, reposada, con cierto aire onírico incluso, de la que puede servir como muestra el tema de presentación, Wedding Song (Bag Of Bones). En algunos pasajes de esa faceta, a mí me recuerda muchísimo a Lisa Germano, aunque no sé si esta mujer se cuenta todavía entre las referencias que aclaran algo: en mi casa sigue siendo importante, porque está entre los artistas a los que más escuché en aquella travesía del desierto que fue para mí la segunda mitad de los 90. Pero la cuestión es que Rachel Taylor Brown también ha metido en su disco una canción percusiva que bordea lo industrial (Gitcher), un desbordante frenesí de glam con piano (Little Gyre), temas en los que parece una banda de rock o incluso un pasaje ambiental con fondo eclesiástico (God), y todo le queda igual de bien, con sus melodías nada trilladas, sus arreglos variadísimos y su tono de pleno convencimiento. Supongo que la vocalista de Portland (Oregón) podría llegar mucho más alto si le interesase, pero tengo la impresión (extraída de ver sus fotos de prensa y su presencia general en internet) de que eso tampoco le preocupa demasiado.

¿Y qué tema he elegido? Les juro que he pasado por Wedding Song (una tremenda canción de boda que dice “yo por la presente te entrego mi saco de huesos”) y por Little Gyre (de verdad, tienen que escuchar ese final), pero al final me he quedado con la balada con piano 17 Year Cicada, quizá porque siempre me ha fascinado el asunto. Probablemente ya sabrán que existe un tipo de cigarras periódicas estadounidenses con un ciclo vital de 17 años: pasan ese largo tiempo bajo tierra, alimentándose de las raíces de los árboles, y de pronto emergen todas en primavera de manera más o menos simultánea para vivir al aire libre unas pocas semanas. La letra puede interpretarse metafóricamente, quizá deba hacerse así, pero esencialmente refleja los pensamientos de uno de esos insectos antes de abandonar el “hogar feliz” y salir fuera: “Diecisiete años llevan a una chica a pensar. / Diecisiete años sin una palabra, sin una gota que beber. / Diecisiete años, dicen que todo parece diferente con luz. / Creo que iré, creo que iré, creo que podría hacerlo”. Al principio les parecerá que va a cantar Summertime, pero luego va por otro lado.

 

Por Carlos Benito

Sobre el autor


octubre 2018
MTWTFSS
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031