¿Se recupera a un agresor sexual? | Esto va de sexo - Blog elcorreo.com

Blogs

lurdes y mertxe

Esto va de sexo

¿Se recupera a un agresor sexual?

 

Aunque la práctica clínica no es muy esperanzadora sobre estos casos y lo escrito sobre este tema aún menos, nosotras vemos que cuanto  más joven es el agresor más posibilidades tenemos de  éxito terapéutico.

En todos los tratamientos con agresores sexuales, ya sean adolescentes o adultos, lo que tratamos de hacer es que empaticen con las víctimas, que se pongan en su piel, en lo que pudieron sentir, las repercusiones que les puede haber ocasionado en su presente…etc para que esto sirva de impedimento en esas posibles agresiones futuras.

Tratamos de identificar, recogiendo su biografía, las causas que le han convertido en un agresor, muchas veces nos encontramos con que ellos mismos fueron víctimas en su pasado de una agresión sexual, entonces les hacemos recordar la experiencia, sus pensamientos y emociones para que les sea más fácil empatizar con su víctima.

Qué fácil es pasar de ser víctima a ser verdugo, las dos caras de la misma moneda,  que a veces parece girar de forma macabra.

Y también hemos de decir que alguna vez, gracias a Dios, muy pocas,  hemos trabajado con algunas pocas personas que no parecían sentir culpa, donde no existía la capacidad de empatía  y la barrera entre el bien y el mal solo atendía a su satisfacción personal.

La reincidencia de los agresores sexuales tiene que ser tenida en cuenta, pero hay que distinguir entre las agresiones intrafamiliares, las de niños, las de adultos fuera de la familia y la de los violadores. Indiscutiblemente los más difíciles son los violadores, no creemos en el éxito terapéutico, violen niños o adultos, da igual. Aunque las intrafamiliares suelen ser recurrentes y la víctima se ve agredida una y otra vez por el mismo agresor.

Desde aquí  por supuesto animar a todas las víctimas a denunciar o confesar a alguien, en quien puedas confiar, lo que te está sucediendo padre, madre, hermano, profe, amigo… Muchas veces “solo” con amenazar con decirlo la agresión para.

Y el decirlo además de liberarnos y  permitirnos  sentir apoyo y ayuda, es un acto de valor que no queda ahí, va más allá de nosotros, con tu denuncia proteges y evitas que esa persona vuelva a agredir a otras personas.

 

 

 

Temas

Por Lurdes Lavado y Mertxe Gil

Sobre el autor


junio 2015
MTWTFSS
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930