Oposiciones y pareja: o, ¿la oposición se opone a la pareja? | Esto va de sexo - Blog elcorreo.com

Blogs

lurdes y mertxe

Esto va de sexo

Oposiciones y pareja: o, ¿la oposición se opone a la pareja?

 

 

“Estoy sin trabajo, sin esperanza de encontrar algo digno, me meto en una academia y preparo una oposición, trabajo asegurado de por vida”.

Esta decisión es tomada por mucha gente, pero conlleva muchas varibles que tenemos que tener en cuenta. ¿Tenías una vida, es decir, antes de animarte a preparar una OPE, ya existías? Sí, ¿verdad? Pues prepárate. O te organizas o tu vida deja de ser tuya y pasa a no existir vida alguna. La OPE se transforma en tu vida, adios hobbys,  amigos, hijos,… pareja.

La clave es la organización. Hay una frase que usamos mucho en la consulta con nuestros pacientes y es la siguiente: “Tu eres una locomotora con muchos vagones (familia, curro, amigos, pareja, ocio…), vagón que dejas en el andén, ahí se queda, porque la vía es de sentido único, no hay posibilidad de dar marcha atrás. Nuestro aprendizaje será cómo hacer para poder tirar de todos los vagones a la vez; qué velocidad le tenemos que imponer a nuestra locomotora para no morir en el intento”. ¡Vamos, que fácil no es!

Es un proceso largo y que exige un sacrificio enorme. Pero de ahí a renunciar a nuestra vida, va un mundo.

Y tenemos que pensar que muchos preparan la OPE ya trabajando, entre el tiempo del curro, el de comer, dormir,… más estudiar,… ¿qué les queda? Y si ya tienes familia ¡flipa!

¿Pero qué hacemos? Pues planificar y seguir viviendo. El aprobar la  oposición es un objetivo pero no es tu vida, nunca ha de serlo. El presente es lo que hay, el futuro es incierto y el pasado… pasado está. No renunciemos a vivir por opositar, porque además eso nos dará fuerza para volver a sentarnos a estudiar. Prémiate por la consecución de cada pequeño objetivo que vayas consiguiendo. Importantísimo la planificación, gastar un tiempo en planificar es mejor que ponernos sin más. Esa planificación es un tiempo ganado, jamás perdido.

Y dejarnos contaros un cuento:

“Fueron contratados dos leñadores, el capataz les dijo a ambos: lo normal es talar 7 árboles en la jornada laboral. No exigimos más.

Los leñadores aplicados comenzaron su trabajo. El primer día, al acabar la jornada laboral, Jon había talado 7 y Ander 10. El segundo día Jon 7, Ander 9. Tercer día 7 frente a  8… y según fueron pasando los días Jon mantenía 7 y Ander había bajado hasta 4.

El capataz habló con Ander: Yo veo que te esfuerzas, cuando paso por donde estás siempre te veo en la faena, ¿qué es lo que te ha pasado? De 10 árboles has pasado a 4.

Ander avergonzado le comenta al capataz que no sabe, que él trabaja sin descanso, que al ver que ha descendido su rendimiento que ni siquiera para a comer, tala y tala sin parar.

El capataz le hace callar: Ander, ¿has afilado en estos días alguna vez tu hacha?

Sorprendido Ander responde: no. Nunca paro”.

Y tú, querido lector, ¿ya afilas tu hacha? Para a descansar, sal con tu pareja a tomarte un café, da un paseo, coge unas olas,… Vive, para poder volver. No pierdas lo importante de la vida que es vivir. Organízate.

Hay cosas que has de hacer por narices, tendrás que alimentarte, pues procura que sea un tiempo compartido con tus amigos o tu pareja. También tendrás que salir a ventilarte.  Haz que te entiendan y sean ellos los que se acerquen donde tu estés. Que te faciliten ese encuentro.

Los amigos, las parejas y los hobbys nos pueden ayudar a afilar el hacha. No tienen por qué ser un estorbo, sino un apoyo sin el cual las oposiciones pueden ser una bajada al infierno de Dante.

Tomarte una tarde de descanso puede suponer un adelanto porque vuelves con la satisfacción de haber hecho algo gustoso y con las pilas cargadas, el hacha afilada siempre tala mejor, más rápido y de forma más eficaz.

Todos los días no son buenos, la irascibilidad, la frustación, el agobio… estarán presentes en muchos de esos días y la pareja, los amigos y la familia muchas veces serán el blanco donde descargar. Procura pararte antes de disparar, no siempre será posible. Y entonces llegará la petición de perdón. No lo olvides, no trates mal a los que te quieren bien. Esos que están apoyándote y esperándote.

El incomprendido opositor no sabe cuan incomprendida es la gente que tiene a su alrededor y qué poco se piensa en ellos. Si ser opositor es difícil ser pareja de uno…

Pero todo pasa y con apoyo pasa mejor.

Divide la materia, organiza, subraya, resume, haz esquemas… y no olvides amar a tu pareja.

Un buen descanso puede ser tumbarte con ella, echar un polvo, salir a tomar algo,… No olvides vivir porque la vida no espera.

Suerte.

Y antes de acabar hacemos  un paréntesis irresistible:  decir  que nos da mucha pena que  en un país como el nuestro lleno de gente súper preparada, donde abunda la gente licencia, con postgrados,… no se vea más solución al paro que preparar una OPE.

¡Que de gente desaprovechada! Así nos va. Recortes en educación y sanidad. No hay recursos para la investigación,… ¡En fin! Ya compraremos las patentes fuera y nuestros licenciados trabajarán por Europa.

Este post se lo dedicamos a Iñaki. No abandones  las olas en este proceso y el cariñito que tengas a tu alrededor.

 

 

Temas

Por Lurdes Lavado y Mertxe Gil

Sobre el autor


noviembre 2014
MTWTFSS
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930