Blogs

Manu Arregi Biziola

El navegante

!!Liberad a Olentzero¡¡ El solsticio de invierno

“Olentzero joan zaigu mendira lanera

intentzioarekin ikatz egitera.

Aditu duenian Jesus jaio dela

lasterka etorri da berri ona ematera.”

Traducción:

“Olentzero se ha ido al monte a trabajar

con la intención de hacer carbón.

Cuando ha oído que ha nacido Jesus

ha venido corriendo a dar la buena noticia”

Como diría Amy Winehouse, nou, nou, nou (hay que leerlo entonando la canción)

Olentzero no tiene nada que ver con el Niño Jesus y ya va siendo hora de que su verdadero significado sea reivindicado.

Para quien no sepa de que estamos hablando, decir que Olentzero es una especie de Papa Noel que trae regalos a los niños y niñas vascos el día de Navidad. No es precisamente un personaje agraciado. Carbonero de oficio, es gordo, cabezón, mal vestido, sucio por el carbón y aficionado a la bebida. Todo un dechado de virtudes, vamos. Pero que tiene su historia y no es la que se nos cuenta. En Betelu (Navarra) se cuenta que Olentzero tenía 365 ojos. Esto nos da una pequeña pista de por donde puede venir el personaje. Pero, para entender de que hablamos, volvamos la vista atrás.

El embrión del calendario por el que nos regimos en la actualidad es el calendario instaurado por Julio Cesar, asesorado por el sabio alejandrino Socígenes, en el 45 aC, aproximadamente. En el estableció la duración del año en 365,25 días. Para corregir ese desfase de un cuarto de día, se decidió repetir el día sexto antes del comienzo del año romano. Este empezaba en marzo porque, una vez pasado el invierno, era cuando se ponían en marcha las campañas militares. Se repetía el sexto día, bis sextus. Nuestros bisiestos, efectivamente.

Lógicamente, el año no dura exactamente 365 días y cuarto, por lo que, con el transcurrir de los años, el ligero desfase que seguía existiendo, se fue acumulando. Y así llegamos al Concilio de Nicea del año 325. Que es donde radica una de las claves del problema de nuestro pobre Olentzero. Entre otras muchas cosas, allí se decidió el cálculo de la celebración de la fecha de Pascua. Se estableció que el domingo de Resurrección se celebrase el domingo siguiente a la primera Luna de la primavera. Y en ese año el equinoccio de primavera fue el 21 de marzo. En tiempos de Julio Cesar, el equinoccio de primavera era alrededor del 24 de marzo…y el solsticio de invierno el 24 de diciembre. ¿Nos suena de algo ese día? Solsticios y equinoccios se habían adelantado 3 días debido a que el calendario Juliano no era exacto.

Un par de comentarios al respecto. Esa decisión del Concilio de Nicea explica dos cosas. Por un lado que en Semana Santa siempre “toque” Luna Llena. Y, por otra parte, que el 24 de diciembre y el solsticio de invierno quedasen desligados para siempre.

Para rematar esta parte de la historia, decir que, como no se corrigió, el error se fue acumulando. Cuando comenzó el Concilio de Trento, en 1545, se habían acumulado 10 días más de desfase. El equinoccio de primavera era ya el 11 de marzo. Una de las decisiones de ese concilio fue acometer la reforma del calendario para hacerlo cuadrar de nuevo con las celebraciones litúrgicas. Se creó una comisión que dio lugar al calendario gregoriano, que es por el que nos regimos actualmente. Básicamente el cambio consistió en que, en adelante, no serían bisiestos los años múltiplos de 100. Salvo los múltiplos de 400, que sí seguirían siéndolo. Además, se suprimieron 10 días y, al 4 de octubre de 1582 le siguió el 15 de octubre.

Retomemos, finalmente, a Olentzero. Olentzero es, evidentemente, un personaje pagano relacionado con el solsticio de invierno. Que tenía lugar el 24 de diciembre. El sol va perdiendo fuerza y altura a mediodía desde solsticio de verano. De alguna manera, va muriendo, como la naturaleza, según avanza el otoño. Y, en el solsticio de invierno, el Sol alcanza la menor altura del año a mediodía. Pero se trata de un punto de inflexión. Resurge. Irá ganando altura al mediodía, recuperando el vigor perdido, y traerá consigo el resurgimiento de la Naturaleza con la primavera. Eso es lo que viene a anunciar Olentzero, no el nacimiento de Jesús. De ahí que esté relacionado con la naturaleza, el calor (carbón),… Y, según la etimología, su nombre hace referencia esta época del año, aunque los expertos no se ponen de acuerdo cómo y, por eso, no profundizaremos más.

Cuando el cristianismo se expandió, en vez de suprimir las festividades paganas previas lo que hizo fue adaptarse a la mayoría de ellas (Carnaval no le cuadró y se prohibió). Por eso se situó el nacimiento de Jesús el 24 de diciembre, para colocar esa celebración sobre las fiestas solsticiales. Está claro que lo que cuentan los evangelios no sucede en invierno. ¿Pastores durmiendo a la intemperie en pleno invierno?

Es posible que Olentzero sea en la actualidad un personaje tan patético por haber tratado de ridiculizarlo. La iglesia no lo acepta y es muy raro verlo dentro de las iglesias. Nunca sabremos como era en realidad. Pero reivindiquémoslo. Cantemos en adelante:

Olentzero joan zaigu mendira lanera

intentzioarekin ikatz egitera.

Aditu duenian EKI jaio dela

lasterka etorri da berri ona ematera.

Traducción:

Olentzero se ha ido al monte a trabajar

con la intención de hacer carbón.

Cuando ha oído que ha nacido el SOL

ha venido corriendo a dar la buena noticia

Ya, ya sabemos que la nueva letra no triunfará. Pero sería más respetuosa con nuestras tradiciones. Eso sí, cuando lo veáis por las calles, sentid cariño por ese maltratado personaje de nuestra mitología.

Blog de astronomía, física y ciencia en general

Sobre el autor

Archivos



Wikio – Top Blogs – Ciencia

diciembre 2009
MTWTFSS
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

Contenido Patrocinado