El origen perdido de los pantalones chinos

Ah, China. Cuando crees que lo has visto todo… ¡Solplesa! Algo ocurre que te deja con la boca abierta.

La primera vez que el mentado pensamiento cruzó mi mente miré hcia abajo y ví un perro disfrazado de abeja, con zapatos y pestañas postizas. Desde entonces he perdido la cuenta de todas las cosas que he visto que me impiden decir “Ya no me sorprende nada”. Porque siempre, siempre, SIEMPRE hay algo más.

La última, ayer por la tarde, cuando un chino aleatorio me pasó por delante mientras esperaba a cruzar la carretera, en patines y tocando las castañuelas. De estos momentos en los que te replanteas la vida, y te preguntas porqué nunca se te ocurrió hacer eso antes. Esa elegancia, ese ritmo, esa lógica trascendental. Quizá, de haberlo probado, hoy sería una castañuepatinadora profesional, y me llevarían a campeonatos donde rivalizaría en talento con diseñadores de pestañas postizas caninas.

Otra cosa. Hablando de perros. Sí, es cierto que en muchas partes de China los comen (lo que tampoco me sorprende en demasía, dada la pobreza que asoló el país hace no tantos años; la gente tenía más hambre que Carpanta y hacían guisos hasta con las cortezas de los árboles). Y sí, la mitología china indica que si comes ciertos animales o partes del cuerpo, adquieres diversas cualidades que caracterizaron al bicho o la víscera. Por ejemplo, si comes sopa de aleta de tiburón no sufres de impotencia. ¿Habéis visto alguna vez a un tiburón impotente? No, ¿verdad? Pues al parecer los chinos tampoco, oye.

Ha sido sólo después de unir estas dos ideas cuando he entendido la moda local. De tanto comer perro… ¡¡los chinos ven en blanco y negro!!

Es la única explicación posible que le veo a ese exacerbado intento de hacer combinar colores que se dan de ostias, formas imposibles, texturas diversas, estampados sospechosos, frases inconexas y gramaticalmente incorrectas, complementos supercute del todo a cien, gafas sin cristales, rellenos de nalgas y pijamas primorosos. A la vez. Sospecho que Picasso pasó una temporada en el Reino Central para pillar inspiración.

Pongamos ejemplos gráficos.

"Vaya tela, Mali Loli"

Con mi chandal y mis tacones, arreglá pero informal...

 

Estos seres están perfectamente aceptados por la sociedad

He oído que, allá por 2008, por eso de no perder cara en las Olimpiadas, el Gobierno lanzó varias campañas de publicidad a fin de intentar impedir que la peña fuera en pijama por la calle o comieran perros, en plan “Venga, va, chicos, que a los guiris les parece extraño y ya sabéis, hay que hacerles sentir bien para luego poder invadirles sin que se den cuenta”.

¡Oh! Y cuántas veces nos habremos preguntado ¿qué me pongo? Pues bien, si tienes pareja pero te falta personalidad, no tienes de qué preocuparte. Sólo tienes que ponerte e-xac-ta-men-te lo mismo que tu media naranja de la China. ¿Cómo? ¿Qué eso tiene que ser muy difícil? ¡Qué va! Los chinos has pensado en todo para que no pienses tú.

 

Los foráneos disfrutan del descubrimiento de estos especímenes

 

"El amor no es mirarse el uno al otro... es vestir igual de horteras y caminar en la misma dirección"

Fijémonos en que también hay ropa para bebé. ¿Harto de seguir estereotipos sociales y vestir a tu criatura de azul o rosa según el sexo? ¡Vístele como tú!

Bazar Familia Feliz

Y por supuesto, no te olvides de adquirir esos maravillosos pantalones para niños chinos que no usan pañales, que llevan una raja en la entrepierna que ni hecha con escalpelo, y que facilita su evacuación intestinal. Las instrucciones de uso son simples: póngale este pantalón a su retoño. Déjele corretear a su libre albedrío. Permita que se agache cuando tenga un apretón: la apertura es del tamaño perfecto como para no tener que preocuparse de nada. Vuelva a dejarle corretear a su libre albedrío. ¡Todo son ventajas!

...imagen tomada a -10º...

Ahora, imagínate que tienes una banda de música. Da igual el estilo. Bueno, digamos que es algo retro-jazz-alternativo salpicado con notas de tango, heavy metal y soft-core-blues, que es el género musical que tocan todas las formaciones chinas poco comerciales (es decir – quitando las que cantan retahílas laudatorias hacia el comunismo o ñoñerías de las que te hacen sangrar los oídos… el 0.00000000000000001 de los grupos).

La pregunta ahora es: ¿Qué look elegirías?

Te dejo 10 segundos para pensar.

10

9

8

7

6

5

4

3

2

1

…veamos si tu imaginación te ha llevado a esto.

Analicemos la siguiente imagen:

 

"Le dedicamos esta canción a nuestro estilista, a ver si recupera la vista"

Empezamos por el primo chino de Luis Piedrahita en el bajo, que mira al resto con inquina; el cantante en el centro luciendo un bello atuendo con gorro a conjunto ideal para la moda que se acerca esta primavera-verano y a la derecha tenemos al que toca el djembe ocultándose detrás del micrófono para que no le relacionemos con el resto de los sex-symbols del escenario.

No, nos hemos olvidado del cuarto ser. Ese símil oriental de Marianico el Corto con gafas de buceo / soldador tiene una importantísima misión.

 

Sí, está comiendo pistachos.

Obviamente, el ruido de las cáscaras de los pistachos al chocar contra el suelo crea una melodía única e irrepetible, mejor que la de cualquier batería, txalaparta, o instrumento de percusión similar.

De hecho, hay un tipo de personas en este país a los que yo denomino “Chinos musicales”. Tú les ves que se acercan, cada vez más, habitualmente despacio, con ese bamboleo de caderas que se estila por aquí. Y de ellos emana música. No se sabe de dónde. Dice la leyenda que, en alguno de sus bolsillos, hay un pequeño transistor, pero tú nunca llegas a verlo. Caminan como un caracol reumático, rezumando las habitualmente altísimas notas de la ópera de Pekín, canturreando a la par cosas que no entiendes, envolviendo su presencia con un mantra misterioso que les saca del tiempo y el espacio. Después, literalmente, se van con la música a otro lado.

Otros directamente cantan sin más en parques públicos.

"El milenalismo va a llegáááááááá..."

Lo bueno de todo esto es que, te pongas lo que te pongas en este país, nunca vas a dar el cante.

Facebook Twitter Stumbleupon Delicious More More More
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.