El árbol de la vida también se llama Melancolía


 

Este fin de semana he visto las dos películas que dan nombre al título del post. Todavía estoy sobrecogida por la belleza de ambas, todavía resuena en mí la música como un lamento que penetra y te rompe los sentidos, cuando estos están por la labor de actuar y ponerse en movimiento…y es que, mientras veía y contemplaba tanta hermosura, no podía dejar de pensar en toda la gente que en su día, se salía de las salas de cine.
 
Es imposible, no dejarte acariciar por las imágenes, por los planos que, de tan íntimos, duelen y aprietan, hasta casi dejar sin pálpito al corazón…no puedo creer, que la humanidad esté tan ciega y sorda, y sólo se emocione con lo superfluo y vacío…
 
Me cuesta entender, que nos dejemos llevar tantas y repetidas veces por la marea, sin pararnos a comprender la vida en su profundidad, a veces por supuesto doliente y desgarradora, sobre todo,cuando nos muestran la realidad tan de cerca y en planos cortos que nos aplastan y empequeñecen en la butaca.
 
Algo me araña muy adentro, cuando las escenas me dicen que estamos solos en el mundo, y me doy cuenta, de que es cierto, y por un breve momento, entiendo a toda esa gente que abandonó las salas, para irse a comer palomitas a un banco del parque.
 
Desde luego, no es agradable ir voluntariamente a que nos rajen el alma y nos abran los ojos; porque es lo que pasa, si sabes ver de verdad, si tienes tus sentidos afinados y quieres encontrar la fe, y no tienes miedo a ver la vida de frente, y también la muerte.
 
Una frase de “El árbol de la vida”, dice: Vemos la mano de Dios en lo que nos da, pero nunca en lo que nos arrebata.
 
A mí, estas películas me han arrebatado el ser y me han enseñado a mirar de otra manera, más grande acaso, con diferentes perspectivas y horizontes.
 
He aprendido, aunque algo intuía ya, que la soledad es lo único que tenemos nuestro.
Facebook Twitter Stumbleupon Delicious More More More
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.