Ir al contenido

Masacre de aves

2016 marzo 10
por Francisco Góngora

 

 

Un estudio científico de BirdLife International ha sacado a la luz una dramática realidad: la muerte o captura de manera ilegal cada año de 25 millones de aves en la cuenca mediterránea, de las cuales ocho millones sucumben en 20 localidades muy concretas. El trabajo,Valoración preliminar del enfoque y escala de la matanza y la captura ilegal de aves en el Mediterráneo, ha sido publicado en la revista científica Bird Conservation International, y ha contado con la colaboración de un elenco de expertos pertenecientes a diversos países y organizaciones de BirdLife, entre ellas SEO/BirdLife. El estudio muestra un análisis detallado del número de ejemplares y de especies de aves afectadas, la localización de los 20 puntos negros donde se realizan estas prácticas ilegales y los motivos que llevan a los delincuentes e infractores a perseguir especies concretas en cada país. Basándose en este estudio científico, BirdLife publicó en agosto de 2015 un informe disponible en la revista The Killing.

Nos quedamos impactados al descubrir que 25 millones de ejemplares de 450 especies se estima que son masacrados o capturados de manera ilegal en la región mediterránea cada año, principalmente por motivos gastronómicos (por considerarse un manjar o para vender como alimento gourmet), pero también por deporte, para enjaular o como señuelos de caza”, explica Anne-Laure Brochet, coordinadora del estudio. “Hay que destacar que ocho millones de éstas aves se matan o capturan en tan solo 20 localidades, y dada la dificultad de prospectar todas las actividades ilegales, se podría estimar que el total podría incluso ascender hasta los once millones”, recalca.

 

Puntos negros de la caza ilegal

Estas 20 áreas se localizan en solo cuatro países: Chipre, Egipto, Líbano y Siria. Destaca la región de Famagusta en Chipre, donde entre 400.000 y un millón de individuos se cazan o se sustraen ilegalmente cada año; y la zona de El Manzala, en Egipto, donde entre 30.000 y 1,1 millón de individuos se cazan o capturan de forma ilegal, cada año, con variaciones dependiendo de la temporada.

Por países, las mayores estimas de aves cazadas o capturadas en le región mediterránea se han localizado en Italia (3-8 millones), Egipto (300.000-11 millones) y Siria (3-5 millones). En el caso de España, según el estudio, se estiman entre 103.000 y 405.000 los ejemplares muertos o capturados de manera ilegal cada año. Mientras que la mayor densidad de aves cazadas/capturadas ilegalmente se produjo en Malta (18-667 aves al año por kilómetro cuadrado), Chipre (146-351 aves/km2) y Líbano (161-335 aves/km2).

A pesar del impacto positivo que la puesta en marcha de la legislación de la Unión Europea en muchos de los recientes Estados miembros, con una cierta reducción de las cifras de aves muertas ilegalmente, según BirdLife, existe una manifiesta necesidad de realizar un mayor esfuerzo por asegurar que la Directiva de Aves se implemente completamente en cada Estado y se cumple de manera efectiva.

Las aves más afectadas por estas prácticas ilegales incluyen a la curruca capirotada (1,2-2,4 millones de ejemplares al año), la tórtola europea (300.000-900.000 ejemplares al año) y al zorzal común (700.000-1,8 millones), entre muchas otras.

Los datos han sido recopilados por las organizaciones que integran BirdLife International en los países ribereños del Mediterráneo, entre ellas SEO/BirdLife que aportó los datos de España, usando una gran variedad de fuentes, que incluyen registros de seguimiento de especies, archivos policiales, publicaciones, informes, opiniones de expertos y los valiosísimos datos aportados por un gran número de centros de recuperación de fauna de todo el Estado, tanto públicos como privados. En muchos casos, los cálculos se extrapolaron de las cifras que se obtuvieron a partir de los datos del número de ejemplares que ingresaban en los centros de recuperación a causa de métodos ilegales de caza o captura de aves, como redes ilegales de captura, disparos, ligas o pegamentos, cepos, trampas, lazos, etc.

El estudio demuestra que la matanza y captura ilegal de aves es un grave y complejo problema de conservación para la avifauna de estos países, practicada con métodos específicos para capturar a estas especies, muy especialmente centrados en un grupo de especies concretas que son el objetivo principal de estas prácticas, aunque colateralmente afectan a muchas otras, y con motivaciones que varían según los países. Por ello, para abordar esta cuestión se requiere una acción a nivel local, regional, nacional e internacional que involucre a las fuerzas del orden, fiscalías, asociaciones de cazadores, autoridades gubernamentales nacionales, las ONG y los instrumentos políticos internacionales.

En este sentido, recientemente se han desarrollado planes de acción nacionales para atajar la matanza y captura ilegal de aves en países interesados como Egipto, Libia y Chipre, con el objetivo de reforzar la legislación y su aplicación, mejorar el seguimiento y apoyar los esfuerzos de conservación sobre especies concretas.

“El estudio de BirdLife International, en el que ha participado SEO/BirdLife aportando los datos del Estado español, es el primero en aglutinar estimas cuantitativas detalladas del problema en el Mediterráneo. Y la identificación de los puntos negros ayudará a priorizar los esfuerzos sobre el terreno para atajar este grave problema que está poniendo en riesgo la supervivencia de cientos de especies de aves”, afirma Nicolás López-Jiménez, responsable de especies amenazadas de SEO/BirdLife.

 

Red Europea contra los Delitos Ambientales

SEO/BirdLife coordina la Red Europea contra los Delitos Ambientales (ENEC en sus siglas en inglés). El pasado año la ENEC presentó una serie de recomendaciones legales para reducir la caza y la captura ilegal de aves acordadas por sus miembros durante el I Taller Europeo contra el Crimen Ambiental. Entre las acciones que se proponen destacan algunas como la necesidad de evaluar la manera en que la legislación penal nacional está sirviendo en la UE para proteger las diferentes especies de aves y de armonizar las sanciones penales en los distintos estados miembros. En este sentido se han detectado las diferentes penas que se aplican a la hora de juzgar un delito contra la fauna en la UE. Otras recomendaciones se refieren a la importancia de mejorar la aplicación de las Directivas de Aves y Hábitats en los diferentes Estados miembros de la UE y de crear redes de intercambio de información entre los diferentes actores implicados en la protección de la fauna.

La Red Natura 2000 estrena serie de televisión

2016 marzo 2
por Francisco Góngora

La Red Natura 2000 estrena serie de televisión 

En España, hay más de 20 millones de hectáreas de suelo protegido por su alto valor medioambiental dentro de la Red Natura 2000. Más de 1.800 espacios, distribuidos por todo el territorio, que son el hogar de buena parte de la biodiversidad del país. También son el lugar de residencia de miles de personas, que trabajan día a día por preservar el patrimonio natural que acoge sus casas y les ofrece una forma de vida. Son resineros, agricultores, bodegueros, hosteleros, promotores de deporte de aventura, arquitectos o chefs con estrella Michelín. Ellos son los protagonistas de la serie documental ‘Red Natura 2000’, producida por SEO/BirdLife para RTVE, que se estrena el próximo sábado, 5 de marzo.
“Pretendemos abrir una ventana a la Red Natura 2000 a través de los ojos de quienes viven en, por y para estos espacios protegidos.  La riqueza de nuestro patrimonio natural no sería posible sin ellos. Con su labor, contribuyen a preservar, en el largo plazo, las especies y hábitats europeos más valiosos y amenazados. Nuestros protagonistas son el ejemplo más ilustrativo de que la conservación de la naturaleza puede ir de la mano del desarrollo socioeconómico”, explica la directora ejecutiva de SEO/BirdLife, Asunción Ruiz.
De hecho, se calcula que la Red Natura 2000 proporciona empleo directo a 12 millones de europeos cada año, además de ofrecer a la ciudadanía servicios vitales -almacenamiento de carbono, calidad de agua y protección frente a inundaciones o sequías, entre otros-, por valor de unos 300.000 millones de euros anuales.
La serie, titulada Red Natura 2000, la vida en los espacios protegidos de España, se compone de 28 capítulos que RTVE emitirá los sábados a las 13:30 en La 2 y cada domingo, a las 9:05, en Radio 5. Posteriormente, estarán disponibles tanto en RTVE.es como en la web del proyecto, natura2000.seo.org. La primera entrega, en la que se entrevista a técnicos y expertos, permitirá que el espectador conozca los beneficios de esta red europea que, solo en España, ocupa el 30% del territorio nacional.
En los siguientes capítulos, los seguidores de la serie se adentrarán en 27 espacios  españoles de la Red Natura 2000, desde las marismas de Urdaibai a la Sierra Norte de Sevilla. Lo harán junto a sus protagonistas, vecinos de estos espacios en los que, además, ejercen sus respectivas profesiones. Los televidentes conocerán a Javier, que logra impresionar a los visitantes de su hotel con el vuelo de las grullas; a Anna, que ha revolucionado la bodega familiar con su apuesta por los vinos ecológicos; o a Rubén, que divide su tiempo entre su trabajo como guarda de la zona y su pasión por la apicultura.
“Hemos buscado a aquellas personas que con su manera de vivir y con su trabajo constituyen el germen de una sociedad nueva, donde todos los elementos que conforman los ecosistemas son capaces de encontrar los equilibrios necesarios para la supervivencia y para la vida que hoy conocemos sobre el planeta”, apunta el director de la serie, Miguel Llorens.
Algunos de estos personajes son conocidos por la audiencia. Es el caso, por ejemplo, del chef Andoni Luis Aduriz, abanderado de la cocina natural desde su restaurante de Errentería. Tampoco pasa desapercibida la voz de la periodista y presentadora de La 2 Noticias, Mara Torres, que ha colaborado desinteresadamente con el proyecto como narradora.
Otros, la mayoría, son personajes anónimos que como miles de personas son los protagonistas directos de la Red Natura 2000, personas que viven y trabajan en el territorio, y que constituyen la primera línea en la conservación de la auténtica riqueza de España.
“Los españoles merecen saber que somos ricos en biodiversidad. Con esta serie, podemos contribuir a que esta idea llegue al salón de nuestras casas. Lo demás vendrá hecho, ya que los beneficios de la Red Natura 2000 hablan por sí mismos. En este caso con más fuerza, si cabe, porque lo hacen a través de la voz de quienes logran que la red sea posible. A ellos va dedicada esta serie y todo nuestro agradecimiento: sin ellos, esta impresionante fuente de riqueza natural no sería posible. Hagamos famosa a la Red Natura 2000: conocerla es querer conservarla”, concluye Asunción Ruiz.
Un proyecto de cinco años
La idea de esta serie se gestó hace cinco años y su producción ha llevado casi 24 meses, en los que el equipo ha viajado de por todo el país para retratar las mejores historias y captar en imágenes la riqueza de la Red Natura 2000 sin que, en ningún momento, se haya producido alteración alguna en el medio.
La serie se ha producido en el marco del proyecto Life+ Activa tu auténtica riqueza. Red Natura 2000, una iniciativa que desarrollan SEO/BirdLife y la Agencia EFE con el apoyo de la Comisión Europea. Cuenta además con la financiación del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, la Fundación Biodiversidad, Red Eléctrica de España y las comunidades autónomas de Andalucía, Castilla y León, País Vasco, Islas Baleares, Navarra, Castilla-La Mancha, Madrid y Cantabria
Sobre la Red Natura 2000
La Red Natura 2000 es la red de espacios protegidos más importante del mundo. En concreto, abarca más de 27.000 espacios naturales de alto valor ecológico que se extienden por más de un millón de kilómetros cuadrados dentro de la UE.

El declive de la perdiz roja

2016 febrero 15
por Francisco Góngora

Un equipo de investigadores españoles concluyen que la alta densidad de ungulados (ciervos, corzos, jabalíes) en las fincas de caza mayor contribuye al declive de la perdiz roja (Alectoris rufa), una especie que ha perdido un 33% de su población en las últimas décadas. Las conclusiones de su investigación aparecen en el último número de la revista científica de SEO/BirdLife, Ardeola, incluida en la plataforma BioOne y en el top 20 del índice de citación ISI en su especialidad.

El estudio, liderado por José Guerrero-Casado, cuenta con la participación de investigadores de la Universidades de Córdoba y Munich, el Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos (IREC-CSIC-UCLM-JCCM) y el Instituto de Agricultura Sostenible (IAS-CSIC). Seha desarrollado en nueve fincas dedicadas a la caza en Córdoba, con una extensión media de 2.470 hectáreas. Entre otros factores, los científicos hananalizado la abundancia de carnívoros, de ciervo, de jabalí, las características de la vegetación, la proporción de nidos depredados y la disponibilidad de invertebrados como fuente de alimento.

Según las conclusiones del estudio, la abundancia de ciervos mostró una relación negativa con la abundancia de perdiz en primavera, es decir, a mayor densidad de ciervos menor densidad de perdices. Al contrario, en las fincas donde la perdiz disponía de alimento –hierba, insectos hemípteros…-, las poblaciones del ave mostraron tendencias positivas.

Los investigadores estudiaron las mismas variables en otoño. En esta estación, la alta densidad de ciervos y carnívoros se asoció negativamente con la presencia de perdiz; es decir, cuantos más ciervos y carnívoros hay, y mayor es la tasa de depredación de nidos, menor es la abundancia de perdices en otoño.

Analizando todos estos datos, los autores concluyen que “los resultados muestran que las altas densidades de ungulados podrían afectar negativamente a la abundancia de perdiz debido a una reducción de la disponibilidad de alimento (invertebrados y biomasa de herbáceas)”. Así mismo, el equipo de científicos destaca que “esta investigación ha puesto de manifiesto que los actuales sistemas intensivos de gestión de la caza mayor en el centro-sur de España no son compatibles con la conservación de la perdiz roja, y que por lo tanto, estos efectos deben ser considerados a la hora de definir las políticas para la gestión de la caza mayor y la conservación”.

 

Una especie común en regresión

Según el programa SACRE de SEO/BirdLife, las poblaciones de perdiz roja han disminuido significativamente en las últimas décadas (un 33% entre 1998 y 2013), principalmente, y según diversos estudios, como resultado de la transformación e intensificación agrícola que ha deteriorado sus lugares de cría, reducido su alimento e incrementado la posibilidad de depredación por simplificación del paisaje, así como por la exposición a biocidas, como por ejemplo las llamadas “semillas blindadas”.

A todo esto, se suma un descenso significativo de las poblaciones de esta especie en zonas forestales durante los últimos decenios donde la gestión de ungulados silvestres y su abundancia se han incrementado. La caza excesiva en algunos lugares y la suelta de perdices de granja han sido identificados como otros factores dañinos para la conservación de la especie. 

Mejorar la gestión de hábitats y especies

En la península Ibérica, y particularmente en las sierras del centro y sur, se alcanzan altas densidades de ciervos (por encima de 50 individuos/km2) y de jabalí (hasta los 90 individuos/km2), lo que está provocando un claro impacto en los ecosistemas mediterráneos. Según los autores, “este estudio demuestra la alta sensibilidad de la perdiz roja a estas superpoblaciones de ungulados”.

Otros factores demostrados que explican el descenso de las poblaciones de perdiz es el empobrecimiento de la calidad del hábitat como consecuencia de los cambios de uso del suelo, que incluyen el incremento y homogeneización de amplias y densas manchas de matorral, las reforestaciones con coníferas en altas densidades que impiden el desarrollo de matorrales y pastos, y la carencia de “setos refugio” en las dehesas como consecuencia en ocasiones de una alta presión ganadera.

 

CARPIO, A. J., OTEROS, J., VICENTE, J., TORTOSA, F. S.  y GUERRERO-CASADO, J. 2015. Factores que afectan a la abundancia de la perdiz roja (Alectoris rufa) en cotos de caza mayor: implicaciones para la gestión y conservación. Ardeola, 62(2): 283-297..

El Medio Ambiente, a primera plana

2016 febrero 9
por Francisco Góngora

Las organizaciones ecologistas piden que el Medio Ambiente se sitúe en el centro de las negociaciones para formar Gobierno

Para las organizaciones ambientales y ecologistas Amigos de la Tierra, Ecologistas en Acción, Greenpeace, SEO/BirdLife y WWF las negociaciones para la formación del nuevo Gobierno, encomendadas al líder socialista Pedro Sánchez, deben considerar la justicia social y ambiental en el centro de un potencial acuerdo de gobernabilidad.

Hacia una economía sostenible
Las organizaciones estiman fundamental que el próximo Ejecutivo cuente con una vicepresidencia de Sostenibilidad e incorpore un ministerio específico dedicado al Medio Ambiente. Así, sería posible coordinar todas las políticas con impacto ambiental -desde la industria o el transporte al turismo, pasando por la pesca o la agricultura-, con las medidas que se adopten en materia de Economía y Empleo. Es la única vía para promover un modelo de desarrollo económico sostenible que tenga en cuenta los límites del planeta.

Este cambio de paradigma también debería abordarse con una nueva Ley de Fiscalidad Ambiental que redistribuya la carga de impuestos primando las buenas prácticas que promuevan el ahorro, la restauración ambiental y la creación de empleo ligado al Medio Ambiente. La nueva norma desplazaría la carga fiscal desde el trabajo hacia la contaminación y el consumo no responsable de recursos, y eliminaría todos los subsidios que van en contra de la conservación del Medio Ambiente.

El impulso, a escala europea, de la economía circular y una gestión que tienda a los residuos cero son otros de los puntos que las organizaciones ecologistas apuntan como elementos claves para un futuro pacto.

Hacia un nuevo modelo energético
El potencial acuerdo debería afrontar el giro de las políticas energéticas hacia un modelo que impulse el ahorro, la eficiencia energética y la producción descentralizada de energías renovables, al tiempo que apoya a la ciudadanía en situación de pobreza energética. En este contexto, no hay cabida para subvenciones a combustibles fósiles y es necesario acometer el cierre de las centrales nucleares, tras 30 años de funcionamiento.

El calentamiento global tampoco puede dejarse de lado. Para las organizaciones, el marco idóneo sería una Ley de Cambio Climático que regule de forma estable, previsible y coherente las políticas que afectan al clima e incorpore objetivos ambiciosos para 2030, con una reducción de emisiones de gases de efecto invernadero de un mínimo del 55%, una generación con renovables de al menos un 45% y un objetivo de reducción en el consumo de energía respecto a 1990 del 40%.

La apuesta por una economía sostenible y por un nuevo modelo energético abriría un nicho de empleo de calidad que hasta ahora no ha sido aprovechado por España.

La tórtola, en picado

2016 enero 28
por Francisco Góngora

 

La tórtola europea (Streptopelia turtur) ha sido la protagonista de 2015 en la organización SEO/BirdLife. Sin embargo, el ave del año que ahora termina tendrá tareas pendientes en 2016: su conservación precisa de un plan de acción que mejore su delicado estado poblacional. En concreto, el número de ejemplares en Europa cayó en un 70% entre 1980 y 2014. En España, donde se analiza su evolución desde 1996, se ha detectado un descenso del 30%. Este declive ha convertido a la especie, que solía ser muy habitual en los paisajes agrarios y forestales de la península, en casi una rareza en algunas zonas de España. El próximo año, SEO/BirdLife presentará una hoja de ruta para la tórtola europea en las primeras jornadas sobre su conservación que se celebran en España, en la que se reunirán todos los sectores implicados.

A lo largo de 2015, y como parte de la campaña Ave del Año de SEO/BirdLife, la tórtola europea ha centrado diferentes acciones de conservación y seguimiento con el objetivo de frenar la pérdida de ejemplares en nuestros hábitats. Entre otras, la organización solicitó al Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (Magrama) su inclusión como “especie vulnerable” en el Catálogo Español de Especies Amenazadas. A  pesar de reconocer el delicado estado, el ministerio rechazó la petición por tratarse de “una especie cinegética”. No obstante, SEO/BirdLife no se da por vencida y su Junta Directiva estudia las vías para recurrir esta decisión.

La precaria situación de la tórtola europea no es una novedad. Desde 2004, figura en Libro Rojo de las Aves de España –elaborado por SEO/BirdLife–  como especie vulnerable. Además, la nueva Lista Roja Mundial de las Aves, publicada el pasado mes de noviembre por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), ha reconocido su alto riesgo de extinción y ha elevado su categoría de amenaza, que pasa de “preocupación menor” a “vulnerable”.

El declive se debe a numerosos factores aunque destaca la destrucción y alteración de sus hábitats debido a la intensificación y abandono del medio agrícola. La presión cinegética sobre la especie –se llega a superar el millón de ejemplares cazados al año- también tiene un impacto significativo. Por ello,  SEO/BirdLife ha solicitado una moratoria en los consejos autonómicos de caza en los que participa como representante de las organizaciones ambientales.  Hasta el momento, solo Canarias ha aprobado la propuesta y se suma a Cantabria y a Asturias, comunidades en las que su caza no estaba autorizada.

 Viajeras nocturnas

Su designación como ave del año ha permitido conocer detalles sobre los hábitos migratorios de la tórtola europea. Con el apoyo del Magrama, SEO/BirdLife marcó en 2015 a tres ejemplares adultos con dispositivos de seguimiento de apenas cinco gramos. De esta manera, la organización pudo conocer en tiempo real el viaje anual del ave hasta África, un proceso que ha podido seguirse a través de la web del programa Migra de la entidad.

El seguimiento durante más de 2.300 kilómetros de estos tres ejemplares ha evidenciado, entre otros datos, que las tórtolas europeas se detienen de forma prolongada en algunos puntos de Marruecos que podrían ser de gran importancia para su conservación. Asimismo, se ha descubierto que prefieren las noches para viajar hacia su destino invernal, ubicado en El Sahel.

¿Cómo se elige al Ave del Año?

Desde 1988, SEO/BirdLife distingue al Ave del Año para alertar a la sociedad sobre la situación comprometida de determinadas especies y poner en marcha medidas que reviertan la tendencia. La tórtola europea fue elegida en una votación popular realizada a finales de 2014. Obtuvo el 52% de los votos frente al 28% del alcaudón real (Lanius meridionalis) y el 20% de la perdiz roja (Alectoris rufa).

El gorrión común (Passer domesticus) será el Ave del Año 2016 tras vencer al sisón común (Tetrax tetrax) y al alimoche común (Neophron percnopterus) en una consulta popular que contó con la participación de más de 2.000 personas.

De ‘al gorrión perdigón’ a su necesaria protección

2016 enero 26
por Francisco Góngora

Hace tiempo que no se ven sobre los cielos de Vitoria volar a tanto gorrión. Cada vez hay menos. La organización SEO/Birdlife ya llamó la atención sobre el declive de esta especie tan abundanteantaño  en nuestros pueblos y ciudades que se consideraba plaga y que dio pie al famoso dicho ‘al gorrión, perdigón’. En un artículo publicado en la revista Ardeola  (www.ardeola.org) se cuenta que hubo un tiempo en que los gorriones eran una verdadera plaga y ponían en aprietos a los agricultores.

Concretamente, Luis Miguel Torres-Vila, junto a un equipo de otros siete investigadores de la Universidad de Extremadura y del Gobierno extremeño, ha llevado a cabo un extraordinario trabajo de documentación y análisis de datos históricos a lo largo de cuatro siglos para conocer en qué lugares de Extremadura (según las fuentes oficiales de esa época) se produjeron las “plagas de gorriones(común Passer domesticus, moruno P. hispaniolensis y molinero P. Montanus). El análisis abarca concretamente desde el año 1501 hasta 1900 teniendo como fuente de documentación 12.000 Libros de Acuerdos de 203 archivos municipales. Se encontraron 251 acuerdos sobre “plagas de gorriones” repartidos en 336 años e implicando a 47 municipios. “La mayoría de esos acuerdos (97,2%) fueron repartimientos a los vecinos imponiendo la entrega obligatoria de un número de gorriones muertos en un periodo determinado, bajo pena de multa o cárcel”, cuentan los autores.

Además, los resultados mostraron una variación significativa tanto a escala espacial como temporal en las “plagas de gorriones”, la cual se relacionó con factores ambientales y agroecológicos. El índice espacial mostró valores altos en algunas zonas cerealistas, destacando la Raya, al oeste de Badajoz. Por su parte, el índice temporal alcanzó valores máximos a mediados del siglo XVIII (1741-1779), según los autores “probablemente por ser un período más templado (dentro de la llamada Pequeña Edad de Hielo) junto con una mayor disponibilidad de alimento para las aves relacionado con el aumento de la temperatura. También se examinaron algunos factores sociopolíticos, económicos e históricos que podían haber influido en los índices de plaga”.

El trabajo, además ofrece un análisis histórico que saca a la luz interesantes datos de cómo la Administración autorizaba la caza de especies, que ahora están protegidas, sin ningún tipo de estudio (ni legislación al respecto) sino más bien por considerarlas competidoras directas del hombre en algún aspecto; en el caso de los gorriones porque el cereal forma parte de su dieta. No sería, según los autores, hasta finales del siglo XIX, con la Ley de Caza de 1879, que establecía algunas medidas generales de protección, y sobre todo con el Convenio Internacional de Aves Útiles para la Agricultura de 1902, suscrito por España, cuando la Administración mostrara más sensibilidad en la protección de las aves. Desde esta perspectiva histórica, no hay que olvidar que la lucha orquestada contra los gorriones por el gobierno chino de Mao a mediados del siglo XX por considerarlos perjudiciales para la agricultura desembocó en un problema aún mayor de hambruna ya que la drástica disminución de esta especie en los campos desembocó en la proliferación de plagas de insectos que arrasaron las cosechas.

Actualmente, los estudios de seguimiento de aves realizados por SEO/BirdLife corroboran un declive generalizado de los gorriones en España, muy particularmente del gorrión molinero (con un descenso del 31%) y del gorrión común (-11%), pero también en toda Europa, donde en ciudades como Londres ha desaparecido. No en vano, cada 20 de marzo se celebra el Día Mundial del Gorrión para recordarnos la importancia de esta ave tan cercana al ser humano, indicador de la salud de nuestro entorno, y cada vez más necesitada de medidas de conservación que garanticen la continuidad de sus poblaciones.

 

 
 

Mariposa del año

2016 enero 17
por Francisco Góngora

Según informa la agencia EFE, una iniciativa impulsada por la asociación Zerynthia, formada por entomólogos y aficionados dedicados a las mariposas, elegirá por primera vez en España la “Mariposa del Año” para divulgar la relevancia de los lepidópteros en los ecosistemas.

Se trata de una propuesta con tradición en otros grupos animales como las aves, explica la asociación, que de esta manera quiere destacar también el valor de las mariposas diurnas y nocturnas de España.
Es la primera vez que se lleva a cabo en nuestro país y para ello se ha abierto un proceso participativo hasta el próximo día 24.
De entre las miles de especies, los entomólogos han seleccionado cuatro mariposas: la blanquiverdosa azufrada -un endemismo ibérico restringido a los Monegros (Zaragoza), la Isabelina -una de las más bellas de Europa-, la Lopinga -una mariposa típica de bosque que solo se halla en siete puntos del país- y la Rabicorta W-blanca, cuya distribución es muy reducida y muchas de sus poblaciones pueden haber desaparecido.
Para votar la mariposa del año se puede hacer clic en el siguiente enlace http://goo.gl/forms/oyWkLUOPFY o acceder a la página web http://www.asociacion-zerynthia.org/.
Además de su innegable valor estético, las mariposas son indicadores de la salud de los ecosistemas, son un elemento relevante en las cadenas tróficas y resultan fundamentales para muchas especies de aves, murciélagos y mamíferos insectívoros.
Las zonas ricas en mariposas lo son también en otros invertebrados y proporcionan multitud de beneficios medioambientales, incluida la polinización y el control natural de plagas.
Los científicos utilizan las mariposas como organismos modelo para estudiar el impacto de la pérdida o fragmentación del hábitat, así como el cambio climático actual

Los bosques, sumideros de CO2

2016 enero 10

“Los suelos de los bosques del País Vasco podrían capturar el doble de CO2 con una gestión forestal adecuada”: esta es una de las conclusiones del informe “Sumideros de carbono de la Comunidad Autónoma del País Vasco: Capacidad de secuestro y medidas para su promoción” publicado por el Departamento de Medio Ambiente y Política Territorial del Gobierno Vasco. En él se identifican los principales sumideros de carbono del País Vasco, así como su capacidad para atrapar carbono, lo que permitirá implementar medidas de mitigación del cambio climático provocado por las emisiones de gases de efecto invernadero. En la actualidad los sumideros naturales de carbono del País Vasco almacenan 75 millones de toneladas de Carbono en suelos.

 

Dada su capacidad para secuestrar o fijar el CO2 atmosférico, los sumideros de carbono, como la biomasa forestal o los suelos, juegan un papel importante en la lucha contra el cambio climático. La vegetación actúa como sumidero de CO2 al extraer este gas de la atmósfera mediante la fotosíntesis y acumular en sus tejidos el carbono fijado. Parte del carbono presente en la biomasa vegetal se libera a la atmósfera, tanto en los procesos de respiración la planta, como en los de descomposición, mientras que el resto del carbono se acumula en la madera y en la materia orgánica del suelo.

Esta capacidad de la masa forestal y de los suelos para secuestrar el CO2 los han convertido en un elemento importante a la hora de  implantar estrategias de mitigación y adaptación del cambio climático ya que una adecuada ordenación y gestión de los mismos puede potenciar que su capacidad de secuestro de carbono sea más elevada con el consiguiente beneficio ambiental.  Con el fin de conocer con exactitud qué sumideros existen en la CAPV y cuál es su capacidad de absorción de CO2, el informe “Sumideros de carbono de la Comunidad Autónoma del País Vasco: Capacidad de secuestro y medidas para su promoción”, contabiliza las emisiones y fijaciones de Gases de Efecto Invernadero en la CAPV debidos a los diferentes usos de la tierra.

“Se ha observado mediante los inventarios de Gases de Efecto Invernadero elaborados para los años 1990 y 2008, que en la CAPV hay dos depósitos o reservorios importantes dada su capacidad de emitir/fijar el CO2 atmosférico: la biomasa forestal y los suelos”, aseguran desde el departamento.

Los estudios realizados permiten estimar que se podría llegar a fijar un 52% más de carbono respecto al actualmente fijado en la CAPV mediante una ordenación y gestión de las tierras forestales que favorezca la acumulación de carbono en la biomasa forestal, Así mismo, por medio de prácticas adecuadas de gestión forestal, pascícola y agrícola, no sólo se evitaría la pérdida de carbono orgánico del suelo sino que, además, se podría favorecer e incrementar la acumulación de carbono orgánico en los suelos, estimándose para la CAPV este incremento en un 70% en las tierras forestales, de un 40% en  prados y praderas,  y de un 50% en cultivos herbáceos y leñosos.

El estudio se ha llevado a cabo siguiendo la metodología y directrices del Panel Internacional de Cambio Climático (IPCC) adaptadas a las características locales. Para ello, se han determinado el contenido en carbono en más de mil muestras de suelo. Además, para la estimación del carbono potencial, se ha tenido en cuenta en estas muestras el tipo de plantación, la composición del suelo (arcillas y limos) y las características litológicas del lugar muestreado.

Aunque el potencial de fijación de CO2 en biomasa forestal y suelo es finito y, por sí mismo, no solucionará el problema del cambio climático, las medidas para llegar a este potencial o acercarse más a él son necesarias para ganar tiempo en la carrera de reducción de emisiones de GEI a la atmósfera. Además, el establecimiento de estas medidas de mitigación conllevan otros efectos beneficiosos desde el punto de vista ambiental, como son una gestión agrícola, pascícola y forestal sostenible, con la consiguiente mejora de la calidad de las aguas y los suelos y, en general, del medio natural.

El País Vasco supera la media europea de espacios protegidos

2016 enero 9

La Comunidad Autónoma Vasca supera a la media europea en la designación y conservación de espacios de la Red Natura 2000 ya que el 20,5% del territorio vasco está incluido en esa figura de protección europea mientras que la media comunitaria es del 18,4%. Euskadi aporta 60 espacios con una extensión de 1.500 kilómetros cuadrados –un 0´22% del total europeo-, mientras que en la Unión Europea dispone de 27.384 espacios naturales de alto valor ecológico en sus 1,1 millones de kilómetros cuadrados de extensión.

La Red Natura 2000 constituye la principal apuesta de la Unión Europea para la protección y mejora de la biodiversidad y cuenta con 27.834 espacios en toda Europa, entre ellos los llamados Lugares de Importancia Comunitaria (LIC) para el mantenimiento del hábitat y especies, las Zonas Especiales de Conservación (ZEC) y las Zonas de Especial Protección para las Aves (ZEPA).

“Los 60 espacios de la Red Natura 2000 en Euskadi suponen nuestra aportación a la protección y mejora de la naturaleza ya que implican un mantenimiento en buen estado de los hábitats y las especies y un beneficio para toda la sociedad” indica la Consejera de Medio Ambiente y Política Territorial del Gobierno Vasco, Ana Oregi.

Las buenas prácticas en la Red Natura 2000 de Euskadi consiguen que la ganadería extensiva en pastos de montaña mantenga ecosistemas de gran valor ecológico, que se incremente el turismo de naturaleza en Valderejo, que Urdaibai sea un ejemplo de equilibrio entre protección de la naturaleza y actividad económica, o que Fagus Alkiza, se muestre como un Centro de Interpretación de Hernio-Gazume muy útil en la educación medio ambiental al igual que la Ekoetxea de Txingudi.

“El patrimonio representado por la Red Natura en Euskadi forma parte de nuestra identidad y hemos de legarlo a nuestra descendencia al menos en las mismas condiciones que nos los dejaron nuestros progenitores. La comunidad europea ha asumido el reto de frenar la pérdida de biodiversidad y combatir el cambio climático. Nuestro bienestar y el de las generaciones futuras dependen de la protección y mejora de ecosistemas sanos que contribuyan a regular las inundaciones, absorban los gases de efecto invernadero y nos protejan de eventos meteorológicos extremos” apunta la Consejera de Medio Ambiente.

El último informe sobre el Estado de la Naturaleza publicado por la Comisión Europea destaca que, en el total de la Unión, casi una cuarta parte (23%) de las especies protegidas por la Directiva de Hábitats tiene un estado favorable de conservación. Sin embargo, más de la mitad (60%) tiene un estado desfavorable con un 42% considerado desfavorable-inadecuado y un 18% desfavorable-malo. En los 28 estados de la Unión Europea solo el 16% de los hábitats evaluados tiene un estado de conservación favorable. Este bajo porcentaje se debe probablemente a una serie de factores, incluyendo una tradición más consolidada de medidas de protección para las especies y tiempos de respuesta más cortos para la recuperación de las especies, así como a la tremenda complejidad que implica la conservación del hábitat. Una abrumadora mayoría de hábitats tiene un estado desfavorable, con un 47% de los informes con estado desfavorable-inadecuado y un 30% desfavorable malo.

En Euskadi viven casi 400 especies de animales vertebrados, 815 invertebrados y más de 3.000 especies de plantas. 43 de las especies vertebradas se encuentran amenazadas (13 en peligro de extinción) y 136 especies de flora vascular se encuentran en situación de amenaza (58 especies en peligro de extinción). Algunas de las especies más relevantes en peligro de extinción son la rana meridional; águila perdicera, quebrantahuesos, milano real; cangrejo de río común; helecho de colchoneros; libélula; murciélago del bosque, nutria euroasiática, visón europeo; lamprea; amapola violeta, pie de gato, geranio de roca, nenúfar blanco y acebuche. El declive de muchas especies se debe al deterioro de los hábitats naturales

La Comunidad Autónoma Vasca, por sus condiciones orográficas, su desarrollo industrial y su modelo de población, ha pagado en algunas zonas un alto precio en la conservación del medio natural. La Red Natura 2000 es clave para asegurar el suministro y mantenimiento de una amplia gama de servicios de los ecosistemas, en los que se sustentan la prosperidad económica y el bienestar sostenible.

Los espacios de Red Natura 2000 en Euskadi constituyen un importante almacén de carbono y eficaz herramienta para mitigar las consecuencias del cambio climático, gracias a su capacidad para capturar carbono de la atmósfera. También regulan los recursos hídricos y proporcionan agua de calidad para el consumo humano a un coste menor que cualquier sistema artificial de depuración; mitigan los efectos de los desastres naturales evitando daños y reduciendo los costes de reparación que provocan las inundaciones, sequías o los incendios; es el hogar de los polinizadores silvestres que hacen fructificar las cosechas; y preserva paisajes que son el principal activo para la recreación y el turismo de naturaleza.

PERIODISMO AMBIENTAL

2015 diciembre 31
por Francisco Góngora

 

Una historia del periodismo ambiental

 

En unas recientes jornadas sobre Educación para la Sostenibilidad, celebradas en Bilbao, quedó sobre el alambre la pregunta de por qué los medios de comunicación no dedican más espacio, más reportajes y artículos de opinión a la información ambiental. “¿Qué hay que hacer para que los directores de periódicos, radios y televisiones presten un poco más de atención a la naturaleza y sus amenazas?”, cuestionó uno de los presentes.

Recuerdo que la respuesta del periodista –el que suscribe– presente en el debate fue “porque no está en la agenda del día” de los directores. El medio ambiente, igual que cualquier otro tema como la educación, la historia, la religión o la sanidad, debe abrirse paso entre otro montón de noticias y asuntos de interés que sí ocupan la agencia diaria de un periódico: sucesos, información municipal, política, deportes, unas notas de cultura, la agenda de la televisión. Por importante que pueda parecer a algunos el medio ambiente está en la cola de las cosas que tienen alguna posibilidad de salir en los informativos, en los diarios de papel o digitales. Solo saldrá si responde a lo que se denomina interés informativo, un concepto que los periodistas huelen y que no tiene reglas fijas.

En realidad se puede decir que la historia del periodismo ambiental y el ecologismo van de la mano. Han crecido uno junto a otro y en la medida en que el Cambio Climático toma posiciones en la agenda mundial este sector de la prensa también se adapta y evoluciona. Son inseparables uno del otro hasta en los ritmos.

Creo que en el País Vasco el origen del periodismo de naturaleza comenzó con las campañas por el cierre de la central nuclear de Lemóniz a finales de los setenta como luego ocurrió con Garoña, aglutinaba la lucha del incipiente movimiento ecologista (los comités antinucleares en cada pueblo plantaron una semilla importante para el futuro). Se inauguraba el ecologismo de confrontación, de denuncia, de lucha callejera. Era noticia en cuanto se manifestaban miles de personas. Los otros elementos de la ecología, la conciencia verde, el reciclaje, la biodiversidad, la energía renovable, no le importaban a nadie y tampoco a los periódicos que en ocasiones estaban a la altura de los acontecimientos y en ocasiones no.

Se contaban solo las cosas malas, las catástrofes. Las inundaciones de Vizcaya de 1983 fueron fundamentales para dar a conocer, por ejemplo,  lo que nos estábamos jugando si no se actuaba en una política diferente que devolviera el protagonismo de la naturaleza.

Como el feminismo, el pacifismo y otros ismos del momento, el ecologismo se fue abriendo paso en aquellos primeros años de la transición. Pero salvo el caso de Lemóniz , que estuvo rodeado de otros protagonistas como la participación directa de ETA con atentados y asesinatos, no se conseguía parar casi nada. Las grandes infraestructuras ni se cuestionaban (Autopista de Altube, autopista A-68).

El activismo ecologista era accidental, marginal. En los medios escritos, se hablaba de pájaros y flores, no se tomaba muy en serio ni rompía la agenda del día salvo que hubiera escándalo o conflicto. Ese discurso del desastre que nos ha acompañado durante décadas conduce a lo que los expertos denominan ‘ecofatiga’.  El tono negativo de las informaciones satura de tal manera al lector que este acaba insensibilizado, no hace caso. El problema de la deforestación del  Amazonas es un asunto que al cabo del tiempo no interesa, no sensibiliza ya a nadie. Posteriormente, esta tendencia se vio confirmada en asuntos más locales como el Prestige o Aznalcóllar.

En los años 90 es la propia administración la que asumiendo parte del discurso ecologista comienza a estructurarse con fórmulas y programas de políticas medioambientales. Las cosas empezaron a cambiar un poco. Las noticias no tenían como única fuente a las organizaciones ecologistas sino a los gabinetes de prensa de la administración que también empezaban a ocupar más espacios. Las informaciones eran más positivas. Había resultados que se utilizaban de marketing político como una inauguración de una carretera. Soltar animales salvajes que habían sido curados en los centros de recuperación era una oportunidad para dar a conocer la buena imagen de un político o una institución. Cristina Narbona estrena en 1993 con el socialista Borrell como Ministro de Obras Públicas una Secretaría de Estado de Medio Ambiente. En 2004 habrá un Ministerio con este nombre. Asistimos a una institucionalización importante del discurso ecologista.

Desde el año 2000, aproximadamente, hay nuevos actores positivos. Las empresas. Lo que podríamos llamar el ‘ecolavado’, en palabras del periodista Pedro Cáceres. Los sectores económicos se dan cuenta de que el medio ambiente es un campo con oportunidades de lavar la imagen de las organizaciones empresariales a través del nuevo concepto de la responsabilidad social corporativa.

Al mismo tiempo grandes movimientos ecologistas de protesta como Greenpeace consiguen portadas con osadas acciones en el mar o en tierra. La protesta espectáculo tiene su rendimiento y recluta activistas. El activismo no ha muerto.Sin embargo, los periodistas de calle, los que escribían de estas cosas no tenían generalmente ninguna formación técnica ni científica. En el congreso aludido al principio del artículo se presentó el caso de las redacciones de medios de provincias pequeñas. Estos redactores  lo mismo hablan de religión, de fútbol, de sanidad o de ecología, si se tercia. La especialización solo existe en la voluntad del propio redactor o en su militancia. Corazón y compromiso deben compensar la escasez de conocimiento. Eso no ocurre en los grandes medios como El País, El Mundo, Agencia EFE, La Vanguardia,TVE, RNE, SER …..donde existen redactores especializados y programas específicos (‘El escarabajo verde’….).   En 1994 se funda la Asociación de Periodistas de Información Ambiental  con unos 200 profesionales como socios. Para que sirva de comparación, hay unos 3.000 periodistas deportivos asociados.

En todo ese  tiempo faltan referencias públicas. ¿Cuántos personajes populares se conocen actualmente como referentes de la ecología? Los que peinamos canas conocimos la fuerza mediática de Félix Rodríguez de la Fuente cuando la palabra ecología no se había ni inventado. Millones de personas seguían sus correrías con los lobos. Nadie ha hecho más por este animal o por las rapaces. Le amenazaron de muerte. La pena es que murió en 1980 y desde entonces nadie ha ocupado su lugar. Ni Joaquín Araujo, ni Luis Miguel Domínguez o Delibes de Castro han podido llenar ese tremendo vacío que en otros países también dejaron hombres como Cousteau, fallecido como Félix , o David Attenborough, los grandes divulgadores de la naturaleza. Por cierto, siempre utilizando la televisión como plataforma.

La crisis económica creó otro agujero negro en esta historia. Desde 2007 las noticias ambientales se van a la cola del interés informativo. Importa el paro, la situación económica y, de nuevo, el medio ambiente se ve marginado.

En este contexto hay excepciones, naturalmente. Vitoria es un paradigma. Las políticas ambientales municipales desde los años 90 han generado un caldo de cultivo que ha concienciado también a los medios informativos locales. Expertos municipales adscritos fundamentalmente al Centro de Estudios Ambientales, pero también empresas privadas como la Consultora de Recursos Naturales de Mario Sáenz de Buruaga, entendieron pronto la importancia de comunicar todo aquello que tenía que ver con la evolución de la relación entre ecología, naturaleza y ciudadanía (Ecologistak Martxan, SEO-Birdlife, Gaia o Eguzki, como grupos ecologistas ya lo hacían desde la crítica o la denuncia). Sus conocimientos científicos y su capacidad para constituirse en fuente, además de su pasión divulgadora facilitaron a los medios locales, y yo hablo de EL CORREO, un acercamiento y una sensibilidad hacia los temas ambientales. El ejemplo más importante de todos se produjo con motivo de la declaración de Vitoria como Green Capital europea. La ciudad, el ayuntamiento y con ellos los medios de comunicación se volcaron en ese acontecimiento medular. Posiblemente, hubo un antes y un después, de ese momento. Y lo que antes pudo ser esporádico se convirtió en sistemático. La información ambiental en Vitoria importa y tiene un público que la sigue.

La Cumbre del Clima de París es otra oportunidad para dar un salto cualitativo. De repente, existe un consenso impensable hace unos años sobre el calentamiento global y las fórmulas para mitigar las emisiones de CO2. La ecología como nuevo motor económico y de oportunidades de empleo, como referencia de futuro abre un interesante campo informativo. Los medios deben estar atentos a este nuevo tiempo. Lo ambiental pasará de ser marginal a ser capital. Y en eso periodistas, expertos, educadores, técnicos, grupos ecologistas y políticos pueden ir juntos porque hay un mismo objetivo: mitigar la subida de temperatura de la Tierra.

 

 

 

elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.