Skip to content

Peña Nieto, una presidencia descarrilada

2016 septiembre 6
por msalvatierra
Enrique Peña Nieto y Donald Trump, durante su reunión en México. REUTERS

 

Con dos años todavía de mandato pendiente, Enrique Peña Nieto deberá esforzarse mucho para convencer a los mexicanos de que su presidencia cumplió mínimamente las grandes expectativas que suscitó su elección. El último petardazo ha sido la invitación a Donald Trump a un café. El diluvio de críticas ha sido espectacular y las explicaciones del mandatario no han hecho sino encrespar más los ánimos. El desaire de Hillary Clinton con su rechazo a una invitación similar ha amplificado aún más si cabe lo vergonzoso del episodio.

Enrique Peña Nieto y Donald Trump, durante su reunión en México. REUTERS

Enrique Peña Nieto y Donald Trump, durante su reunión en México. REUTERS

Las encuestas conceden a Peña Nieto una popularidad del 24% y bajando. No es sólo el tremendo error de recibir a quien está ofendiendo un día sí y otro también a los mexicanos, sino que el país mismo experimenta un franco retroceso, pese a lo positivo de unas reformas estructurales que apenas se perciben en el día a día de la convivencia nacional.  Se suponía que leyes, como la de energía, telecomunicaciones, fiscalidad o transparencia darían a México una nueva velocidad, pero la sensación es que o han fallado o todavía no se notan los efectos de los cambios. La reforma educativa, en concreto, se enfrenta a una abierta rebelión de algunos estados.

Mientras, las grandes lacras de México, pobreza y violencia, ganan nuevos terrenos sin que el Estado aplique políticas efectivas que puedan acotarlas a medio y largo plazo. La CEPAL (Comisión Económica para América y el Caribe) ha situado a México, junto a Guatemala y Venezuela, como uno de los tres países donde más ha crecido la pobreza, con un avance del  51.6% de la población del país en 2012 a 53.2% en 2014. Los datos son algo antiguos, pero los organismos mexicanos encargados de este tipo de contabilidad se encuentran sumidos en un escándalo por los métodos estadísticos aplicados. En cualquier caso, la profunda desigualdad que padece México parece incuestionable. Un 10% de la sociedad acumula el 68% de la riqueza y un 90%, el 32% restante.

Cifras de la violencia

Más claras parecen las cifras de la violencia. El pasado abril se volvió a romper el récord de víctimas de homicidio al día con 55,7, un total de 1.683 asesinatos, según el Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP). El primer cuatrimestre de 2016 acumula el mayor número de víctimas desde 2014, con 6.576 casos. Un 13% más que en 2015 (5.812); y un 8,7% más que en 2014 (6.047). Entre los responsables de la situación no está sólo el Gobierno. La corrupción e incompetencia de los responsables de algunos estados siguen contribuyendo de forma importante. A ello hay que unir la sensación de impunidad a la que se enfrentan las víctimas frente a los verdugos. Los 43 asesinados de Iguala, entre otras matanzas, siguen pidiendo justicia desde hace más de un año.

Hay datos positivos como el aumento de la inversión extranjera y el turismo. La ley anticorrupción firmada con el apoyo de la oposición puede suponer una buena herramienta para comenzar a sanear la vida pública, ya que obliga a todos los funcionarios a presentar una declaración patrimonial, fiscal y de intereses. Sin embargo, la sensación de inseguridad y pobreza que llevó y lleva a miles de mexicanos a emigrar a Estados Unidos  o buscar supervivencia lejos de sus hogares es cada día mayor. A Peña Nieto se le acaba el tiempo.

Las dos principales lacras de México, la pobreza y la violencia, siguen sin encontrar una política efectiva que las frene

Construir la paz en Colombia

2016 agosto 29
por msalvatierra
El presidente Juan Manuel Santos entrega al líder del Congreso de Colombia el texto definitivo del acuerdo de paz con las FARC. EFE

Colombia se pronunciará el próximo dos de octubre sobre el acuerdo de paz con la guerrilla de las FARC que debería poner fin a 52 años de guerra civil. Como en todos los enfrentamientos fratricidas en los que han perdido la vida miles de personas y ha corrido mucha sangre, se ha producido una profunda polarización social y política. El dolor y los padecimientos provocados son demasiado grandes y están todavía muy presentes.

El presidente Juan Manuel Santos entrega al líder del Congreso de Colombia el texto definitivo del acuerdo de paz con las FARC. EFE

El presidente Juan Manuel Santos entrega al líder del Congreso de Colombia el texto definitivo del acuerdo de paz con las FARC. EFE

Frente a los que lo consideran como un acontecimiento que abre una nueva era en Colombia, hay quiénes lo califican de injusto y una rendición, pese a que el conflicto se encontraba en un callejón sin otra salida que alargar los sufrimientos de la población. El expresidente Uribe encabeza un importante movimiento de oposición que medirá sus fuerzas en el referéndum.

Reparación de las víctimas

Las cifras de la tragedia son aterradoras: 5,7 millones de víctimas por desplazamiento forzado, más de 220.000 muertos, 25.000 desaparecidos y casi 30.000 secuestrados. El acuerdo puede ser un punto final oficial al enfrentamiento armado, pero aguarda un largo proceso de reconciliación en el que la atención o reparación a las víctimas y el análisis para conocer lo que sucedió y cómo sucedió deberían tener una importancia capital. También quedan pendientes la entrega total de las armas y la transformación de la guerrilla en partido político.

Hay voces que hablan de “acuerdo de impunidad” y critican con severidad el punto cinco, el Acuerdo de Víctimas, al que consideran confuso y escaso, pero puede que sea una buena base de partida para futuros pasos. En este apartado se incluyen una serie de instancias, como una Comisión de la Verdad, que deberán indagar y reconocer las violaciones de derechos humanos cometidas durante el conflicto. Se ha acusado a esta comisión de “seudotribunal” por funcionar con autonomía judicial y estar formada por Gobierno y guerrilla, pero difícilmente se hubiera llegado a un compromiso de otra manera. El expresidente Andrés Pastrana, que ya intentó sin éxito alcanzar un acuerdo con la guerrilla durante su mandato (1998-2002), no comparte lo que considera el triunfo de “la tesis del todo vale, de pactar a toda costa aún por encima del Estado de Derecho”. El exmandatario colombiano exhibe argumentos legales y judiciales de peso, pero la vía que él intentó fracasó y quizá la paz exija una interpretación flexible de la ley para poner fin a un enfrentamiento que ha costado demasiados sufrimientos y sangre a Colombia.

El callejón sin salida de la guerra ha impuesto una interpretación flexible de la ley

El ‘Brexit’, síntoma y catalizador de los desastres de la UE

2016 junio 20
por msalvatierra
Un partidario de la permanencia del Reino Unido en la UE exhibe su propaganda.EFE

Esta semana despunta con signos esperanzadores para los partidarios de que el Reino Unido vote en el referéndum a favor de permanecer en la UE, aunque nada parece decidido. Europeístas de derecha, centro e izquierda gastan sus últimos cartuchos en explicar el retroceso y los perjuicios de todo tipo que supondría la victoria del ‘sí’, no solo para el Reino Unido sino para todos los Estados miembros. Para muchos, sin embargo, la tarea no resulta fácil ante los últimos comportamientos de la Unión y sus Gobiernos.

Un partidario de la permanencia del Reino Unido en la UE exhibe su propaganda.EFE

Un partidario de la permanencia del Reino Unido en la UE exhibe su propaganda.EFE

No ha sido solo su vergonzosa respuesta a la crisis de los refugiados, que la pasada semana  llevó a Médicos Sin Fronteras a renunciar a los fondos europeos, sino toda una sucesión de actuaciones marcadas por el egoísmo político de cada Estado y una política económica que frente a la crisis solo ha sabido fomentar la desigualdad y defender los intereses de los socios más ricos. También habría que mencionar la escasa convicción con la que se han defendido los principios e ideales de la Unión frente a las derivas autoritarias de algunos miembros como, Hungría, Polonia o Eslovaquia, mientras se estrechaban lazos con el presidente turco Erdogan, justo en el momento en que se lanzaba al caza de opositores y periodistas.

El ‘Brexit’ se ha convertido en el gran síntoma de los desastres de la UE, pero también en su posible catalizador. La eventualidad de que un hipotético triunfo del ‘Brexit’ abra la puerta de salida a otros, como Holanda, Hungría o Polonia ya se baraja en Bruselas.

Esa posibilidad tendría su aspecto positivo si estas salidas o alejamientos dieran lugar a una Unión, quizá más reducida (las famosas dos velocidades) con una cooperación reforzada impulsada por el motor franco-alemán. Sin embargo este motor hace tiempo que ha dejado de funcionar y el liderazgo de Berlín no es suficiente, además de las naturales suspicacias e inquietudes que suscita.

El paisaje es desolador y sombrío, pero muy probablemente lo será más si se produce el ‘Brexit’. Al fin y al cabo, la gran responsabilidad de esee estado de cosas no la tiene el proyecto europeo sino los Gobiernos que con sus intereses cortoplacistas han dirigido la Comisión Europea y han marcado el rumbo político. Serán estos Gobierno los que deberán gestionar los efectos del ‘Brexit’ y no parece que sean ellos ni el momento político y económico actual los más indicados para hacer frente al nuevo desastre.

El panorama de la Unión Europea es desolador y sombrío, pero lo será más si se produce la salida del Reino Unido

Canadá demuestra cómo acoger refugiados

2016 mayo 13
por msalvatierra
Un grupo de refugiados llega un campo de registro en la frontera entre Grecia y Macedonia.EFE

Mientras la Unión Europea se debate un mar de disquisiciones y da pruebas vergonzantes de incapacidad ante la crisis de refugiados, el nuevo Gobierno canadiense de Justin Trudeau sigue demostrando cómo enfrentarse al problema de una forma admirable e inteligente. Uno de los compromisos del actual primer ministro durante la campaña electoral del pasado año fue acoger a 25.000 refugiados a través de un programa con patrocinio privado y una inversión de 250 millones de dólares.

Un grupo de refugiados llega un campo de registro en la frontera entre Grecia y Macedonia.EFE

Un grupo de refugiados llega un campo de registro en la frontera entre Grecia y Macedonia.EFE

Frente a sangrantes ejemplos cercanos de promesas electorales incumplidas, el nuevo Ejecutivo canadiense no ha tardado ni seis meses en hacer realidad su propuesta tras las elecciones de noviembre. Según un informe de Acnur hecho público a principios de este mes, Canadá ha ido más allá de lo prometido y ya ha dado cobijo a 38.089 sirios. Tanto el proceso de selección de las familias a acoger como las formas de reasentamiento en el país revelan un planteamiento coherente y lleno de sentido. Se prima a las familias y personas en situación más vulnerable  y se hace en colaboración con los equipos de Acnur en los campos de Jordania, Líbano y Turquía. Una vez en Canadá el Ministerio de Inmigración les facilita un visado de residencia permanente y en colaboración con patrocinadores privados y gobiernos provinciales y municipales se les organiza su asentamiento en las localidades de destino así como su acceso a la salud pública, vivienda, educación y aprendizaje del idioma. También se les proporciona una ayuda económica hasta un año.

Mientras esto sucede en Canadá, en Europa, solo Alemania, Suecia, Grecia e Italia han dado muestras de querer afrontar el problema de una forma coordinada y solidaria. En la UE se ha vuelto a imponer el cortoplacismo y la unilateralidad. Enfrascada en elaborar su plan de asilo y con miles de refugiados en sus puertas, la Unión debate ahora multas disuasorias para los Estados que no acojan refugiados. Todo un síntoma del estado anquilosado y artrítico en que se encuentra el Gobierno comunitario.

La Unión Europea sigue sin dar muestras de querer resolver la crisis de una forma coherente y solidaria

Dignidad y vergüenza de México

2016 abril 26
Manifestación por los estudiantes asesinados en Iguala. AFP

El discurso del mexicano Fernando del Paso al recibir el Premio Cervantes fue admirable y conmovedor.  El novelista, pese a las secuelas de una reciente isquemia, dio una viva muestra de dignidad y lucidez. El escritor no dudó en denunciar cómo “las cosas no han cambiado en México sino para empeorar… Continúan los  atracos, las extorsiones, los secuestros, las desapariciones, los feminicidios, la discriminación, los abusos de poder, la corrupción, la impunidad y el cinismo”.

Manifestación por los estudiantes asesinados en Iguala. AFP

Manifestación por los estudiantes asesinados en Iguala. AFP

Del Paso, pese a “tragarse la vergüenza” de criticar en el exterior a su país, no dudó en pegarse al terreno de la actualidad y criticar con dureza la aprobación de la bautizada como Ley Atenco a la que calificó de herramienta opresora que habilita a la Policía a apresar e incluso a disparar en manifestaciones y reuniones públicas a quienes consideren que atentan contra la seguridad, el orden público, la integridad, la vida y los bienes, tantos públicos como de las personas. En opinión del autor de ‘Noticias del Imperio’, puede suponer “el principio de un Estado totalitario que no podemos permitir”.

La denuncia de Fernando del Paso se une a otras voces que desde hace tiempo han dado la alarma ante la peligrosa deriva de la clase política y las autoridades mexicanas ante el imparable avance de los tentáculos de la corrupción y el crimen organizado. Las capacidades del Estado aparecen casi paralizadas ante los embates de la violencia y el chantaje.

Hace más de dos década otro país próximo, Colombia, sufrió la guerra sin cuartel desencadenada por los carteles de la droga. Las diferencias geoestratégicas e histórica pueden ser notables, pero el camino hacia un futuro distante quizá sea bastante similar. En Colombia, todo arrancó cuando un político y aspirante presidencial tuvo la valentía de plantar cara a los narcotraficantes. A Luis Carlos Galán lo asesinaron los sicarios de Pablo Escobar. También asesinarían después al ministro de Justicia, Rodrigo Lara Bonilla, al igual que a decenas de policías, jueces y funcionarios que no se dejaron corromper y que se enfrentaron a la amenaza de los violentos.

El camino de Colombia fue largo y muy duro, hubo luces y sombras, connivencias vergonzosas y comportamiento ejemplares. Hoy no es un apacible balneario limpio de problemas y de la presencia de los narcos. Sin embargo, la situación está años luz de aquellos años de ‘plata o plomo’ y en estos días su Gobierno se encuentra inmerso en las labores de solucionar otro de los problemas endémicos: la guerrilla de las FARC.

El problema de la violencia y el crimen organizado en México es descomunal, pero el camino emprendido, como ha señalado Fernando del Paso, no parece que vaya en la buena dirección y menos con atajos policiales y de dudosa legalidad como la llamada Ley Atenco.

Lúcida denuncia de Fernando del Paso por la reciente aprobación de la Ley Atenco

Vuelve la Europa de los muros

2016 abril 15
por msalvatierra
Un manifestante nazi se enfrenta a la policía en Kolding, Dinamarca.EFE

Todos los diagnósticos coinciden en que el proyecto europeo se encuentra en un estado crítico. Artículos, reflexiones, pronunciamientos y editoriales señalan con precisión los males. La falta de acción ante el problema de los refugiados, el auge de los partidos xenófobos, una política económica que ha fomentado la desigualdad y la primacía de los valores financieros sobre los democráticos suponen algunas de las lacras que han sumido a la Unión en el peor momento de su historia.

Un manifestante nazi se enfrenta a la policía en Kolding, Dinamarca.EFE

Un manifestante nazi se enfrenta a la policía en Kolding, Dinamarca.EFE

El acuerdo con Turquía para la entrega de refugiados se puede interpretar como el signo más representativo del declive de un proyecto europeo que, pese a sus luces y sus sombras, probablemente nunca había actuado con mayor cinismo e insolidaridad. El sálvese quien pueda ante el aluvión de los refugiados y el arrumbamiento de la Europa sin fronteras se ha instalado de forma descarada en los Gobiernos europeos.

Hasta ahora, el proyecto europeo iba hacia adelante, con pasos muy cortos, flagrantes contradicciones y una lentitud exasperante, pero nada hacía pensar en el retorno a unas mentalidades y situaciones que parecían enterradas en el pasado. Sin embargo, las dudas comienzan a aflorar cuando algunos países levantan muros y alambradas en sus fronteras o emergen partidos de corte filonazi.

En  ‘Stasiland. Historias tras el muro de Berlín’, una excelente obra entre la novela y el reportaje, publicada hace más de una década y elaborada con multitud de entrevistas con gerifaltes y víctimas del régimen policial de  la RDA, la periodista australiana Anna Funder refleja en uno de sus pasajes el alivio de varios alemanes orientales por la reciente caída del Muro y la firme sensación de que no se volvería a repetir. Sin embargo, hay alguien que apunta cómo no hay nada imposible: “¡Quién hubiera pensado que podían llegar a construir un Muro! ¡Eso también era imposible! Y al final, ¡quién hubiera pensado que podría caer! ¡Eso era también imposible!

En el actual momento europeo, todo es posible también. No hay ningún terreno ganado que se pueda perder. La irrupción del terrorismo yihadista y el auge de los mensajes xenófobos están creando un excelente caldo de cultivo para formaciones políticas que encarnan todo lo opuesto al proyecto europeo basado en la diversidad, la tolerancia y la solidaridad. Los avances de partidos de extrema derecha o filonazis en Grecia, Francia, Alemania Polonia, Suiza, Eslovaquia, Noruega o Finlandia no deben tomarse a la ligera. La mayoría de los analistas consideraban que en Estados Unidos Donald Trump se desinflaría a las primeras de cambio y hoy está al borde de obtener la candidatura republicana. Son señales de alarma que los responsables europeos, los Gobiernos, no parecen atender concentrados en sus propios ombligos electorales. Ninguno de los problemas que padece Europa tiene una solución mágica y rápida, pero como enseña el pasado reciente su desafío exige actuar unidos y sin planteamientos cortoplacistas.

Los Gobiernos hacen oídos sordos a las señales de alarma ensimismados en sus ombligos electorales

Trump vs. Underwood

2016 marzo 19
por msalvatierra
Donald Trump, en un acto en la Universidad de Wofford en Spartanburg, Carolina del Sur. EFE

Donald Trump hace tiempo que ha dejado de ser el habitual bluf alternativo de la campaña presidencial estadounidense que surge con una gran fuerza inicial para desinflarse a los primeros compases de las primarias. Nadie ha podido con él hasta ahora y la propia dirección del partido republicano se ha quedado sin recursos para frenar una mominación que a día de hoy parece imparable.

Donald Trump, en un acto en la Universidad de Wofford en Spartanburg, Carolina del Sur. EFE

Donald Trump, en un acto en la Universidad de Wofford en Spartanburg, Carolina del Sur. EFE

Si su candidatura republicana parece casi segura, la hipotética victoria en las elecciones presidenciales de noviembre se ve muy lejana frente a una solvente Hillary Clinton, por mucho que la ex primera dama despierte un fuerte rechazo en los sectores más conservadores. Sin embargo, ese partido todavía no se ha jugado y la mera posibilidad suscita una creciente inquietud.

Ante esa perspectiva, que difícilmente podría haber superado la ficción, resulta tentador comparar al multimillonario neoyorquino con el presidente televisivo Francis Joseph ‘Frank’ Underwood de la serie ‘House of Cards’. Que sepamos Trump no ha asesinado a ninguna periodista y examante ni tiene un fiel sicario que le secunde en su ambición homicida, pero puede llegar a dar más miedo que el personaje que encarna un antológico Kevin Spacey.

Maquiavelo criminal

‘Frank’ Underwood es un Maquiavelo criminal que detesta la debilidad y no duda en manipular y destrozar a las personas con tal de alcanzar su objetivo prioritario y único: el poder. Ser el presidente de la nación más poderosa de la tierra es su adicción. No se le conocen muchas más debilidades que una buena chuleta a la barbacoa y algo de sexo ocasional, pero son entretenimientos secundarios. Sin embargo, y a diferencia de Trump, Underwood  no  cuestiona el juego político y democrático. Detesta el racismo y la xenofobia, aunque su padre su fotografiara con un miembro del Ku Klux Klan, trata de impulsar la política social como medio de incrementar su popularidad e intenta coexistir sin bravuconerías con un presidente ruso émulo de Putin.

Kevin Spacey en el papel del presidente Underwood de House of Cards. R. C.

Kevin Spacey en el papel del presidente Underwood de House of Cards. R. C.

Al menos de puertas para afuera, el presidente televisivo no reniega del sistema democrático, acepta las normas y busca ganar con ellas, aunque sin escrúpulos. Por otra parte, su inteligencia es innegable y presenta una imagen impecable, reforzada además por una primera dama exquisita y elegante, aunque a veces le complique mucho la vida, interpretada también de forma fantástica por Robin Wright.

Simplista y visceral

Frente a Underwood, Trump es la viva imagen de la tosquedad, xenófobo, misógino y sin ningún tipo de respeto hacia el Estado de derecho. Su mensaje simplista y visceral ha calado en amplios sectores de la clase trabajadora que se creen marginados por otras minorías y víctimas de la burocracia de Washington. Ese sentimiento estaba ya ahí, pero el Tea Party no supo sacarle rentabilidad política o todavía no era su momento. Ha sido ahora el magnate con su aureola de triunfador y sus mensajes de soluciones mágicas el que ha roto todos los esquemas.

Es un poco vergonzoso preferir a Underwood frente a Trump, pero a ‘Frank’ nunca le elegiría The Economist entre los diez peligros para el mundo.

El presidente de ‘House of Cards’ puede llegar a inspirar más confianza que el multimillonario neoyorquino

«¡Ni un centímetro para la desesperanza, Venezuela!»

2016 marzo 16
por msalvatierra
Leopoldo López, en el momento de ser detenido el 23 de junio de 2015.

Leopoldo López es el preso político más conocido del mundo. Condenado a trece años y nueve meses, el pasado 18 de febrero cumplió dos años en cautiverio. Su liberación ha suscitado un clamor internacional en el que han destacado la ONU, el papa Francisco, el presidente Obama y numerosos expresidentes iberoamericanos, incluidos los españoles Felipe González y José María Aznar. Nada ha quebrado la voluntad del régimen venezolano para reconsiderar su condena, calificada por todos los organismos judiciales internacionales de arbitraria e injusta.

Leopoldo López, en el momento de ser detenido el 23 de junio de 2015.

Leopoldo López, en el momento de ser detenido el 23 de junio de 2015.

En la prisión de Ramo Verde también se ha hecho caso omiso de los derechos humanos para los detenidos. Castigos, internamiento estricto, régimen de aislamiento, requisas de escritos y libros, etc., se han prodigado para hacer más duro el cautiverio. Pese a este rigor carcelario, López ha logrado sacar fuera de la prisión una serie de escritos en los que expone sus reflexiones políticas y sus vivencias en la cárcel. Esas notas conforman el libro que acaba de publicarse en España con el título de ‘Preso pero libre’ (Ed. Península) y que el pasado martes fue presentado en Madrid. El acto contó con la presencia de la esposa de López, Lilian Tintori, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, el escritor Mario Vargas Llosa y el expresidente Felipe González y el director para América de Human Rights Watch, José Manuel Vivanco.

Su hermana, Diana López, ha sido una de las principales artífices de que este libro salga a luz. Memorizando y llegando a escribir en su propia piel lo que Leopoldo le decía, ya que le estaba prohibido tomar notas, fue conformando un peculiar diario. Hace dos semanas que visitó a su hermano en prisión y explica en Madrid que le vio “sereno, gracias en gran parte a la rutina que, como dice en el libro, se ha convertido en la mejor arma para sobrevivir y mantener su salud física y psíquica. Una rutina que incluye ejercicio, lectura, escritura, sus dibujos y la oración, porque él es un hombre de fe”.

En ‘Preso pero libre’ Leopoldo López alterna su duro día a día en la cárcel y el alto precio de su resistencia pacífica con su visión de futuro para Venezuela y su proyecto político de reconciliación nacional. En uno de sus capítulos se describe la reacción de las autoridades de la cárcel ante una de las protestas desencadenada por el trato arbitrario y la falta de derechos. Al ‘barrotazo’, golpeo puntual a las ocho de la noche de los barrotes de la celda, los carceleros respondieron echando excrementos humanos por las ventanas y cortando durante varias horas el suministro de agua para impedir su limpieza. Este y otros castigos o abusos no han endurecido el mensaje político de Leopoldo. Por el contrario, el ex alcalde de Chacao ha insistido en sus propuestas de reconciliación y a favor de una transición política sin vencedores ni vencidos. “¡Ni un centímetro para la desesperanza, Venezuela! Estoy preso, pero soy libre. Así también está nuestra patria y todos los venezolanos. Estamos presos ante la corrupción, la intransigencia, pero somos libres en muestro potencia de ser libres”, proclama López para avanzar su propuesta de “un nuevo pacto constitucional como mejor garantía de que la restauración democrática no se desvíe hacia la venganza, no se convierta en un pase de factura a quienes han detentado el poder a lo largo de estos años”.

Diana López ve inminente una transición pacífica, ya que “afectos al Gobierno, miembros del propio partido PSUV están pidiendo ya la renuncia del presidente Maduro. Esto se debe, sobre todo, a la grave crisis humanitaria que se está produciendo en Venezuela. Quizá aquí encontremos un punto de encuentro entre la oposición y los demócratas y acometer tras esa dimisión, como dice la Ley de Amnistía, la reconciliación nacional”.

A las dudas que desde el exterior pueda suscitar ese rápido cambio del modelo chavista a un sistema democrático, Diana López, cita al presidente de la Asamblea Nacional, Henry Ramos Allup, para quien “en los próximos seis meses se tiene que dar una transición constitucional que logre el cambio político necesario para provocar la transformación económica y social”.

Resulta evidente que la suerte de Leopoldo López está vinculada de forma estrecha a la subsistencia del régimen chavista y de su heredero Nicolás Maduro. ‘Preso pero libre’ quiere ser otro aldabonazo sobre la injusta prisión del dirigente venezolano que, sin duda, jugará un importante papel en la normalización democrática que tarde o temprano se producirá en Venezuela.

Leopoldo López consigue que se publique el libro ‘Preso pero libre’, con las vivencias de la cárcel y sus reflexiones políticas

Metamorfosis alemana

2016 marzo 11
por msalvatierra
Una mujer levanta una pancarta con la leyenda "Hola Mami", en referencia al apelativo que sus partidarios dan a Merkel, durante una manifestación en Nuertingen. AFP

Las tres elecciones regionales de este domingo en Alemania van a suponer una buena prueba para conocer los cambios que están afectando al país bajo los efectos de la crisis de los refugiados y de una emergente fragmentación política. Más de doce millones de alemanes integrantes de los estados federados de Baden-Wurtemberg, Renania Palatinado y Sajonia-Anhalt elegirán sus Parlamentos y Gobiernos locales con los refugiados en el punto de mira.

La política de acogida de la canciller Angela Merkel y el más de un millón de personas que Alemania recibió el año pasado ha tenido un doble efecto: poner a la canciller en momento más complicado de sus diez años de poder y dar alas al partido antinmigración y antieuro Alternativa por Alemania (AfD).

Los dos grandes partidos CDU-CSU y SPD se baten en retirada ante el empuje de otras formaciones, Verdes y AfD. Las previsiones para los populistas de derechas hace tiempo que han hecho saltar las alarmas. En Sajonia-Anhalt, con cerca del 20% de los votos, AfD podría desbancar del segundo lugar a los socialdemócratas superando incluso las expectativas nacionales que le colocan ya como el tercero del país con una estimación del 12%.

AfD ya mostró su musculatura el pasado domingo cuando quedó tercero en las elecciones locales en el rico y occidental Estado de Hesse, desautorizando las opiniones de que se trataba de una corriente episódica localizada en el este.

Al igual que pasa en otros países cercanos europeos y como trágicamente ha sucedido en otros momentos de nuestra historia reciente, los refugiados, los extranjeros, se ha convertido en el catalizador de un descontento difuso y marcado contras las políticas del poder. Un malestar que puede tener su justificación, pero que a través de estas formaciones xenófobas no ofrece más soluciones que un rechazo visceral y, llegada la ocasión, violento.

Una frase muy repetida en las concentraciones de AfD y que define de manera bastante fiel su postura es la de: “El Gobierno nos quita el dinero del bolsillo para dárselo a los refugiados”. Si esto sucede en la acomodada Alemania, donde el paro puede alcanzar el 4%, en otros países con condiciones económicas mucho peores, el chivo expiatorio de los refugiados puede ser una ola que empuje a cualquier formación derechista que quiera provecharse de la ocasión. De hecho, AfD este pasado verano era una formación dividida y sumida en el desconcierto hasta que aparecieron las primeras remesas de refugiados.

De la irrelevancia política, AfD ha pasado a poner en jaque a las dos grandes formaciones políticas alemanas. Los resultados de este domingo pueden suponer la renuncia del líder socialdemócrata, Sigmar Gabriel, y colocar a la canciller en una postura aún más complicada si cabe ante sus aliados derechistas de la CSU.

Las tres elecciones regionales del domingo reflejarán el impacto de la crisis de los refugiados y de la fragmentación política del país

 

El museo de los horrores de Idi Amin

2016 febrero 18
por msalvatierra
Catorce ciudadanos de origen europeo juran ante Idi Amin fidelidad a Uganda durante una ceremonia en 1975, en la que adquirieron la nacionalidad de este país. AP

El nombre del sangriento exdictador ugandés Idi Amin Dada hace tiempo que permanecía en el olvido desde su expulsión del poder y posterior exilio, primero en Libia y luego en Arabia Saudí, donde falleció a los 78 años, el 16 de agosto de 2003. Sin embargo, las elecciones presidenciales en Uganda del 18 de febrero lo han vuelto a poner de actualidad. A  uno de los principales candidatos, el ex primer ministro Amama Mbabazi, se le ha ocurrido como “gesto de conciliación” repatriar los restos de Amin Dada y dedicar un museo a su memoria.

Catorce ciudadanos de origen europeo juran ante Idi Amin fidelidad a Uganda durante una ceremonia en 1975, en la que adquirieron la nacionalidad de este país. AP

Catorce ciudadanos de origen europeo juran ante Idi Amin fidelidad a Uganda durante una ceremonia en 1975, en la que adquirieron la nacionalidad de este país. AP

Por estrambótica que pueda parecer, la idea no es nueva. Además de que el exdictador sigue contando con numerosos partidarios en su país, otro candidato en dos anteriores elecciones, Awed Bwanika, la  defendió también en su campaña. No le sirvió de mucho, ya que en ambas ocasiones no superó el 1% de los votos. Bwanika pasaba de cuestiones éticas o morales y veía un objetivo más práctico. “Amin es bueno para el turismo. Repatriemos los restos para  que los turistas que han oído hablar de él vengan a ver dónde nació y creció”, declaró el emprendedor aspirante presidencial a France Presse.

Un autoretrato 

Hace unos años, en 2006, la figura de Amin se recordó gracias a la película ‘El último rey de Escocia’, dirigida por Kevin Macdonald e interpretada por un estupendo Forest Whitaker en el papel de Amin con el que ganó un Óscar. Sin embargo, hay otra película en el que se puede ver al auténtico exdictador de forma real. Se trata del film documental  ‘General Idi Amin Dada: Autoportrait’, dirigido en 1974 por el francés Barbet Schroeder y en el que intervino como cámara el español Néstor Almendros. La película contó con la colaboración del propio Amin, a quien se le puede ver encantado de ser filmado. Las escenas no tienen desperdicio y  el dictador se muestra en toda su dimensión bufonesca, haciendo bromas, bailando y cantando. También aparece  dirigiendo a sus tropas en una ficticia batalla contra el Ejército israelí y recuperando los Altos del Golán sirios o recomendando en un Congreso de los médicos ugandeses que ante todo no fueran a la consulta borrachos. Dos años después, a consecuencia del secuestro y desvío a Kampala de un avión de pasajeros de Air France por un grupo de palestinos, un comando israelí destruyó en el aeropuerto de Entebbe la totalidad de la fuerza aérea ugandesa. Descontento con algunas partes de la versión del documental exhibida en el exterior, Amin encerró en un hotel a unos 200 franceses que vivían en Uganda para obligar a Schroeder a cortar partes que no le gustaban. El director francés no tuvo más remedio que acceder. Solo tras la caída del dictador se pudo ver la versión íntegra.

El aspecto hilarante y bufonesco de Amín encubría un sanguinario dictador. Formado en el Ejército colonial británico en el que alcanzó el grado de teniente, se especializó en aquellos años por interrogar a los rebeldes del Mau Mau presos haciéndoles poner los genitales sobre una tabla con un gran machete clavado en ella. De gran fortaleza y presencia física, llegó a ser campeón de boxeo.

Matanzas y expulsiones

Presidente de Uganda tras un golpe de estado, organizaciones de derechos humanos le atribuyen cerca de 500.000 muertos a lo largo de sus ocho años en el poder, por motivos tribales, políticos o económicos. Uno de los episodios más terribles fue la expulsión de la población asiática, en lo que llamó la ‘guerra económica’. Gran parte del comercio y muchas empresas estaba en manos de indios que llevaban generaciones en el país africano. Cerca de 60.000 personas debieron renunciar a sus pertenencias y abandonar el país. Amin distribuyó las propiedades entre los suyos y empujó  a la población contra los que trataban de salir del país con lo puesto, provocando robos, asesinatos y violaciones.

Admirador de Adolf Hitler, soñaba con una Uganda similar a la Alemania nazi de la preguerra y llegó a asegurar que el Holocausto le inspiró su ‘guerra’ contra la población asiática. No se sabe bien si en broma o en serio, dijo también en una ocasión que una de las cosas que más extrañaba cuando estaba fuera del país era la carne humana, ya que era más blanda y salada.

A saber con qué elementos contaría ese hipotético museo de Idi Amin, además de sus restos mortales, pero sería difícil evitar la colección de horrores y desatinos que jalonaron la vida de uno dictadores más nefasto y cruel del pasado siglo.

 Uno de los candidatos a las elecciones presidenciales de Uganda desea repatriar los restos del exdictador, fallecido en Arabia Saudí, y rendir homenaje a su memoria