PICADURAS DE INSECTOS

PICADURAS DE INSECTOS

Entre los insectos más comunes que pican y a veces succionan sangre se encuentran los mosquitos, los tábanos, las pulgas, los piojos, las chinches y ciertas variedades de chinches de agua.

¿Qué síntomas produce?

Las picaduras de estos insectos pueden resultar irritantes debido a los componentes de su saliva. Producen diversas reacciones, desde pequeños bultos a grandes llagas (úlceras) con inflamación y dolor. Las reacciones más graves se producen en los alérgicos o en los que contraen una infección tras ser picados. Para los alérgicos, estas picaduras pueden resultar mortales.

Tratamiento

El insecto debería ser extraído de inmediato. Es necesario limpiar la picadura y, si es posible, aplicar un ungüento que combine un antihistamínico (antialérgico), un analgésico y un corticosteroide para aliviar la picazón, el dolor y la inflamación. Los alérgicos deberían buscar atención médica de inmediato o usar su equipo de urgencias para alergias, que contiene comprimidos de antihistamínicos y una jeringa previamente cargada con adrenalina.

PICADURAS DE ABEJAS, AVISPAS Y HORMIGAS

Las picaduras de abejas, avispas, avispones y hormigas son muy frecuentes en muchos países. Una persona normal puede tolerar sin problemas 10 picaduras por cada medio kilo de peso corporal. Esto significa que el adulto podría soportar más de 1000 picaduras, mientras que 500 podrían matar a un niño. Sin embargo, una picadura puede provocar la muerte a causa de una reacción anafiláctica (alérgica) en personas alérgicas. La muerte, aunque muy rara vez se produce tras recibir múltiples picaduras de abeja, suele sobrevenir a causa de un mal funcionamiento cardíaco y del sistema circulatorio. Existe una variedad de abeja mucho más agresiva, llamada abeja asesina africanizada, procedente del norte de Sudamérica, la cual, al atacar a sus víctimas en grandes grupos, produce una reacción mucho más grave que las demás.

TRATAMIENTO

Las abejas, las avispas, los avispones y las hormigas rojas pueden dejar su aguijón en la piel al picar. Éste debería ser retirado raspando suavemente la superficie cutánea hasta hacerlo salir, pero nunca tirando de él ni retorciéndolo, puesto que se podría introducir todavía más veneno en el cuerpo. Un cubito de hielo colocado sobre la picadura reduce el dolor. También es útil aplicar cremas que combinen un antihistamínico, un analgésico y un corticosteroide. Los alérgicos a las picaduras siempre deberían llevar un equipo de urgencias con comprimidos de antihistamínicos y una jeringa ya cargada con adrenalina, la cual bloquea las reacciones anafilácticas o alérgicas. Las personas que han tenido una gran reacción alérgica a una picadura de abeja pueden ser sometidas a un proceso de desensibilización, que podría evitar nuevas reacciones en el futuro. La desensibilización es un proceso por el cual el cuerpo es expuesto a pequeñas cantidades de la sustancia que le provoca una respuesta alérgica (alergeno) hasta que dicha respuesta desaparece.

Otro tratamiento más modesto, pero efectivo, es la aplicación de amoníaco sobre la picadura (también provocado por arañas). En caso de no tener ningún medicamento, y hasta encontrarlo, la aplicación de orina sobre la picadura también tiene efecto ya que la orina tiene 30-50 mEq de amonio.

Facebook Twitter Stumbleupon Delicious More More More
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.