Hamburguesas mirando al mar


Hace un par de semanas mi chico se fue de despedida de soltero a Gijón y me dejo de rodríguez todo el fin de semana. Se agradece de vez en cuando, la verdad. Así que mi amigüita Alize me llevó a cenar a un sitio muuu bonito y muuuu romántico, para que no me sintiera sola, digo yo.

El local en cuestión es un garito de la playa de La Arena (Zierbena). Es un bar-restaurante en el que sirven comidas y cenas a base de hamburguesas, pizzas, bocatas y raciones de picoteo. Si queréis ligar con alguien y tenéis un presupuesto ajustado, ya sabéis: Maloka es vuestro local. Os garantizo que comeréis muy bien, a buen precio y que vuestro objeto de deseo saldrá encantado del lugar. Claro que también podéis ir con amigos y echar unas partidas de billar después de cenar, eso ya cada uno según le apetezca…

Lo mejor del lugar son las vistas y la decoración. En su comedor (también tienen una terraza al aire libre, para cuando el calor aprieta), se puede tomar unas cañas o comer algo mirando al mar. Increíbles las vistas. Si vas al atardecer, la puesta de sol es espectacular. Cuando se hace tarte y te pilla la noche, el comedor baja sus luces y se iluminan unas pequeñas lamparitas en el techo negro a modo de cielo estrellado. ¡Una monada!

Pero hablemos de comida. He ido ya en dos ocasiones, y ambas veces he pedido lo mismo porque soy mujer de ideas fijas (jeje). Las primeras fotos que saqué, cuando fui con Ali, se las comió mi móvil de nuevo (miserable glotón). Así que en la segunda las saqué con el móvil de Iker para asegurarme. Vamos allá:

Él tomó hamburguesa. A su estilo: doble de carne, beicon, huevo y sin nada de la huerta. Ali también se pidió una hamburguesa, aunque con verde, que estaba riquísima.

Yo me pedí un bocata que llevaba setas, pechuga de pollo, beicon y jamón. Nada fuera de lo común, yendo sobre seguro.

También pedimos unas patatas bravas (la salsa pica lo suyo) y una ración de croquetas: tres de jamón y tres de bacalao. Soy muy exigente con las croquetas y estas no me disgustaron.

Os dejo la cuenta que pagamos Ali y yo (no pedimos croquetas, por eso no sale su precio).

Como véis, no es caro. Aunque aviso que es de estos locales en los que tú haces de camarero. Me explico: llegas allí y pides mesa en el comedor. La camarera te la indica y te da las cartas. Una vez que decides, te levantas y pides tú mismo en la barra. Cuando el pedido está listo, te llaman por tu nombre y lo recoges y lo acercas a la mesa. Por mí no hay inconveniente: cuando quiero que me mimen y me traten como una reina, voy a otro tipo de restaurantes, cada cosa en su sitio y en su momento.

Esta es un foto de las vistas a la playa al atardecer.

Esta, de cuando ya es más tarde y han bajado las luces.

Como mis fotos no son muy buenas, os recomiendo pasaros por la galería su web y echar un ojo a las suyas.

Por lo que recuerdo, tienen la cocina abierta de once a once y, según lo que he investigado, también es un lugar muy visitado a la mañana por sus pintxos. Si alguien se anima, que me cuente. También ponen unas copas de helado que son una perdición y batidos naturales.

Le voy a poner buena nota en la ‘EDV (escala de valoración Diana, en la que cero es lo más bajo, diez lo más alto y cinco la mitad ;-D). Un ocho. La comida está bien, el lugar es más que agradable y pagas por lo que te sirven. Cero quejas.

Os dejo la ficha del local:

Maloka
Tfno. 946365157
Playa de la Arena, 17 (Zierbena)
Precio medio: 10/15 euros
EDV: 8
Web: www.lamaloka.biz

Como siempre, invito a Alize y a Iker a que pasen por aquí y dejen sus opiniones.

Facebook Twitter Stumbleupon Delicious More More More
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.