Cena en Atea: la deconstrucción de la tortilla


El sábado fuimos a cenar al nuevo (creo que se inauguró a finales de enero, pero no recuerdo la fecha exacta) restaurante Atea. Este local es la nueva propuesta del grupo Zortziko (una Estrella Michelín, bajo la batuta del chef vasco Daniel García). Estaba yo ilusionadísima, porque como llenarme el buche en el Zortziko todavía (y quién sabe si algún día…) no me lo puedo permitir, pues allá que iba yo a cenar más feliz que una perdiz.

Ya me habían hablado de él y me habían dicho de todo. Desde que es “una puta hamburguesería” hasta que es “el hermano a precio del Zortziko”. Una mezcla entre ambas cosas. Tiene un ambiente que no sé describir muy bien. Me parece el típico sitio al que la ‘gente bien’ va a cenar cuando el marido pregunta: “Cariño, ¿dónde vamos a cenar esta noche?”. Y la esposa responde: “A algún sitio que no me tenga que arreglar, que no he ido a la peluquería”.

La atención exquisita y la comida muy bien (¿cómo no iba a ser así?). Sin embargo, está planteado como un lugar dinámico. No está pensado para cenas solemnes en las que tu novio te esconde un pedrolo del tamaño Mont Blanc en el postre y te pide en matrimonio arrodillado.

Muchas de las mesas están colocadas en hileras de forma que la mayoría de las veces te va a tocar cenar codo con codo con gente que no conoces. Otras son super altas, a la misma altura que los camareros. Vas a cenar y te levantas en cuanto terminas, porque sobremesa ahí, nada de nada. También tienen una barra donde el camarero pone los cafés y todo eso, en la que también te sientan a comer.

La carta es bastante reducida, sobre todo si se compara con la extensa carta de vinos. Pero variada. Sirven desde hamburguesas hasta rabo de buey y tortilla de patata (bueno, o algo parecido).Todos platos tienen un punto chic y sorprendente que me ha encantado.

Nosotros pedimos a modo de picoteo dos croquetas de calamar, dos rebanas de pan rústico con tomate y dos patatas asadas con alioli suave.

Las croquetas, que por dentro eran más negras que los cojoncillos de un grillo, estaban muy, muy buenas.

El pan tostado también muy rico.


Una de las patatas alioli.

Después, pedimos para los dos una ración de tortilla al estilo Atea. La pedimos por probar, porque ya se está haciendo famosilla y es un plato obligado. Es una tortilla rara, rara. Algo así como una deconstrucción de tortilla, más que nada porque se deshacía y parecía rota…

Llevaba cebolla y pimiento y no estaba nada mal, pero ¡mucho mejor la que prepara mi chico!

Como plato fuerte, Iker pidió las albóndigas de ternera. Diré que tenían un toque alemán, porque las sirvieron con una gotita de chucrut de col lombarda. ¡¡Me encantó el detalle!!


Yo pedí la bratwurst con puré de patata. El puré, delicioso. Tenía un toque maestro, de verdad. Ligero, pero a la vez cargado de sabor. La salsa roja era una reducción de vino tinto muy buena.

De postre, Iker pidió helado. Yo, aunque no podía más, no me pude resistir al goxua.

El postre me decepcionó bastante, de verdad. No estaba mal, pero he probado algunos mucho mejores. Me disgustó que el bizcocho estaba demasiado duro y notaba como grumitos al masticar. No, no…

Además de esto, sirven platos como:
-Presa de cerdo ibérico, puré de patata y ensalada
-Anchoas en salazón, tomate, aceitunas y hierbas aromáticas
-Verduras asadas, calabacín, tomate, cebolla, pimientos
-Macarrones con tomate natural (queso y pimienta al gusto)
-Láminas de bacalao sobre verduras, pimientos, calabacín y cebolla
-Ensalada de patatas cocidas, vainas, salchichas Bratwurst (Alemania)

Ya ves, nada de alta cocina, pero sí con un toque elegante. En la Escala Diana de valoración (EDV)-siendo cero lo más bajo alto, diez lo más alto y cinco la mitad-, le voy a dar un 8,5. Me gustó el sitio, me gustó la comida y me gustó el ambiente. Está claro que para comer una hamburguesa (por muy bonita y bien servida que venga), no hace falta pagar diez euros. Pero no os voy a mentir (será que tengo una vena pija o, como dije el otro día, que soy una mujer rica atrapada en un cuerpo de mujer de clase media…) y el sitio me gustó. Allá cada uno, que se gaste su dinero en lo que quiera.

La próxima vez que vaya, insistiré en que no me sienten en esas mesas tan altas. Nos tocó en una. Iker dijo que si quería, el pediría que nos cambiasen. Pero le dije que no para ver qué tal. Ahora ya lo he visto: eran demasiado pequeñas. Tanto, que a veces los platos entraban malamente. Eso lo tengo que recordar.

Os dejo la nota

Hubo un error. Nos cobraron dos cañas de cerveza que no habíamos pedido. Encima nos cobraron las grandes, como borrachillos nos trataron… Pagamos como tontos, porque teníamos muchísima prisa y no miré la cuenta detenidamente antes de soltar la tarjeta (en realidad la soltó Iker, que invitó él). Muy mal hecho por nuestra parte. También nos cobraron una patatita de menos. Me he dado cuenta hoy mientras preparaba el post. Al principio me he enfadado y he pensado: “Esto les resta medio punto en la EDV” . Después me he contenido, porque la culpa es mía por no comprobarlo. Si ya me lo dice mi madre: “Nunca te fijas en los tickets del súper, parece que no te importa que te engañen”. ¡Qué razón tiene!

Luego como curiosidad, os dejo una foto del lavabo masculino.

¡¡Urinarios con tapa!!

Esto me parece un poco el colmo de la pijería.Yo no había visto nunca. Será que tengo poco mundo, que soy irremediablemente de clase media, o que, por lo normal, no suelo entrar al baño de caballeros… Con lo que les cuesta a los tíos subir y bajar la tapa del baño cuando tienen que hacerlo en su casa, ¡¡no te quiero yo decir fuera!!!

Os dejo la ficha del local:

Restaurante Atea
Paseo de Uribitarte 4
Teléfono: 944 005 869
Web: http://atearestaurante.com (muy buena web, incluye la carta con los precios e imágenes de los platos)
Valoración EDV: 8,5
Precio medio: 25 euros

Preparan comida para llevar

Facebook Twitter Stumbleupon Delicious More More More
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.