K2grt5&$0//daigual

El mundo es un jeroglífico que, en lugar de intentar descifrarlo, lo complicamos más cada día. Buenos días hermanos.

Borroka

Los egiptólogos deben estar con el alma en vilo, el negocio se les tambalea telediario sí, telediario también. El Egipto de hoy en día, el que se retuerce el las calles para poner los cimientos de la democracia, no está respetando ni los restos de las momias que duermen en los museos con tal de lograr su objetivo de echar a Mubarak, que se agarra al cargo como una garrapata al cuello de un perro. Probablemente, los revolucionarios egipcios agradecerían que el mundo occidental, supuestamente culto y desarrollado, tuvieran la misma preocupación por la riqueza de la población actual de aquel país, que la que tiene por los restos de sus antepasados que habitan en los museos. Y es que la herencia de los faraones tiene mucha fuerza y más si ostentas el poder, porque tienes la tentación de momificarte y hacer tu propia pirámide. La de Mubarak no es de piedras y arena como las de sus antecesores los Keops y compañía; es una pirámide social, con una base muy grande de gente pobre y él en la punta, buscando la conexión con la divinidad o los extraterrestres, que dicen que colaboran con estas construcciones. No soy un entendido en el mundo antiguo, pero se perciben cambios en los egipcios; hasta ahora les conocíamos y les parodiábamos andando de perfil, como aparecen en los jeroglíficos. Ahora, han cambiado la postura, van de frente, de cara, aunque se la partan, y están hartos de levantar más pirámides unifamiliares, quieren casas normales de las que no pasan a la historia del arte. Lo cierto es que, últimamente, no estamos viviendo una buena época para las agencias de viaje, el mundo exterior está en una continua kale borroka. A ver quien es el valiente que se saca un billete para un país que esté al sur del estrecho de Gibraltar. <<Oferta para Semana Santa: Egipto, siete días, seis noches y cien palos que te pueden caer como intentes sacar una foto a los manifestantes. Lo del crucero por el Nilo ni lo intentamos, como mucho una vuelta en tanque por el centro del Cairo>>. Bueno, siempre nos quedará el turismo rural y el Camino de Santiago, o la casa del pueblo. Pasen buen día.

Hijos

Buenos días hermandad. Felicidades a tu hija Iratxe, Mari Luz. De hijos y descendencias va el artículo de hoy. Ellos son nuestra salvación y nuestra perdición al mismo tiempo; cuanto más crecen y se adueñan del mundo, más avanzado será el estado de nuestra desintegración social y anímica. Ley de vida.

De todas formas, todavía quedan padres para rato; de Inernet no nos echan ni con virus, y en Internet no hay edad, es la vida sin cuerpo, una especie de muerte dulce; somos ALMA DE GIGA QUE DEAMBULA POR EL CIBERCOSMOS EN BUSCA DE ETERNIDAD

Cruz

Qué cruz tiene Penélope; qué cruz tiene Javier; y qué cruz estamos empezando a tener los demás. Ahora, un forense norteamericano, no tiene otro que hacer que jugar a futurólogo fisonomista y presentarnos la cara del Cruz, o sea, del Bardem Cruz, recientemente nacido entre algodones de glamour y focos. El forense pintor ha malgastado tiempo y tecnología para dar con la cara que el niño divino tendrá justo en el momento de recibir la primera comunión, si es que se hacen esas cosas cristianas en Hollywood y alrededores. La verdad sea dicha, que será más fácil que a esas edades le toque ya su primer rodaje, porque tenga la cara que tenga, esa criatura está llamada a protagonizar una de esas películas de niños solos en casa que tanto les gustan producir a los americanos para las navidades de todo el mundo. Y vista la expresión del príncipe del éxito lo hará al estilo de su padre, Javier, con esa cara de tipo duro que parece que está soportando tres úlceras y un cólico en silencio. Ya tenemos una ocupación más, seguir las andanzas del niño divino. Por cierto, si resulta exitosa la predicción y el pequeño Bardem de acaba pareciendo a la foto que nos muestran hoy los diarios, podríamos estar ante un problema de magnitud incalculable. Sí, amigos, porque el sistema es tan simple como tentador; este señor ha utilizado una foto del padre y otra de la madre y la informática ha hecho el resto. Las parejas que, a partir de ahora, quieran tener un hijo recurrirán a estos servicios de forenses aburridos para conocer la evolución de la estirpe antes de ponerse a ello. Ni me imagino hasta que grado puede llegar el absurdo, ya estoy escuchando una de las típicas discusiones que se darán: <<Pues a mi no me gusta como nos va a quedar, si ya sabía yo que no hacíamos buena pareja>>. <<Es feo por tu culpa, no se si me merece la pena pasar por un embarazo para un resultado así>>. En fin, el consuelo que nos queda es que el cine español parece que está saliendo de la crisis, porque entre “los jamón jamón” y Alex De la Iglesia, no nos faltan noticias del séptimo arte cañí. Pasen buen día.

Leyes

Buenos días Mari Luz y los demás. La realidad manda y hace que todo sea cambiante, la vida es para quien se la pelea. Un abrazo. Os dejo el artículo de hoy.

Leyes

<<Ayer unos autores españoles que faenaban en el índice de su libro lograron repeler el ataque de unos piratas juveniles gracias a la aparición, in extremis, de la fragata Sinde. El presidente de la cofradía de pescadores, Alex de la Iglesia, dimite de su cargo porque ya no diferencia a los malos de los buenos en sus películas>>. Estas leyes de nuevo cuño, como la ley antitabaco y esta que quiere acabar con los pícaros sucesores del Lazarillo de Tormes vía ADSL, que se está sacando el gobierno de la manga pastelera nos vienen mejor de lo que pensamos. Sí, veámosle al tema el lado positivo. Cada ley represiva, o prohibitiva que nace genera un grupo de damnificados nuevo; una nueva organización social con unos puntos de encuentro evidentes y unos objetivos comunes; un milagro de unión en este sistema que dinamita y separa por norma y por siglas. Así pues, hoy en día, se puede dar el caso de un ciudadano, de Guadalajara, por poner un lugar, votante convencido del PP, hostelero para más señas, que esté e contra de la ley del tabaco y de la ley Sinde; y que coincida en sus perjuicios y quejas con un votante militante del PSOE de su mismo barrio, hasta el punto de formar una asociación para organizar las protestas pertinentes. Lo que separa la política lo une la prohibición. Y si tiramos de la manta de la afinidades comunes, seguramente que estos dos señores son fans de Berlusconi en su papel de bufón de Europa. Lo que demuestra que no hay una mente pura ideológicamente hablando, todos tenemos nuestras alcobas ocultas donde duermen los yos inconfesables. Nos resistimos a ser borregos porque dentro de cada uno de nosotros, también, vive un pastor con la vara, o un pirata cojo. Hablando de Berlusconi, creo que es una de las decadencias más divertidas que nos ha tocado presenciar. Ha llevado su afán de control hasta límites insospechados. No nos extrañe si, en los restaurantes italianos, a partir de ahora, en la carta, hay un aparte con “las sugerencias de Silvio”, y si nos las pides, lo mismo te llama por teléfono y te monta el numerito de “hola Rafaela”. Pasen buen día.

Nacer

Buenos días hermanas hermanos.

Nacer

Se llama Elisa Zheng y es mi excusa perfecta para desarrollar una de las teorías por las que nunca recibiré un premio con dotación económica. Esta chica de nombre sugerente ha sido elegida la chica china más guapa de España; una especie de Miss China made in Spain, para que nos entendamos. El mini certamen de belleza se celebró en un hotel de Madrid y reunió a docena y media de mujeres teóricamente chinas. Lo digo porque la vencedora, Elisa Zheng, según las fuentes periodísticas consultadas, es nacida en España, por lo que entiendo que será española, con toda seguridad hija de padres chinos que llegaron un día para trabajar en algún restaurante o bazar. Hasta el día de hoy, según la información de la que dispongo, los únicos seres humanos que podían nacer donde les viniera en gana eran los bilbaínos; precisamente, el “don del nacimiento aleatorio”, es una de sus principales características de la que alardean, a menudo, con una sonrisa de oreja a oreja. A pesar de esa posibilidad, o “superpoder” del bilbaíno, son más proclives a nacer en el epicentro de la humanidad, que no es otro lugar que el centro de Bilbao, y si es al abrigo de San Mamés, mejor. Esta tendencia de hacer diana al nacer ha disminuido notablemente el riesgo de una invasión de bilbaínos a nivel mundial, como algunos profetas agoreros aventuraban en sus predicciones. Pero claro, lo que no entraba en nuestros cálculos demográficos era que los chinos se acogieran a esta licencia de <<yo nazco donde se me pone que por eso soy chino>>. Porque a diferencia de los de Bilbao, que nunca superarán el aforo de San Mamés multiplicado por diez –esto es una primicia que les doy-, los chinos no tienen ningún tipo de norma al respecto. Vamos, que lejos de tener un cupo como los Testigos de Jehová, son una multiplicación constante. Y ahora que hemos descubierto que pueden nacer en cualquier latitud, tienen muchos más boletos para acabar siendo los únicos pobladores del planeta, eso sí, siempre con el permiso de los de Bilbao, que aunque menos numerosos, pueden llegar a ser una superpotencia si se lo proponen. Pasen buen día.

En la feria

Buenos días hermanas, hermanos. ¿Como va la vida? Yo me bajé de la última noria y ,ahora, paseo por el parque de atracciones con una manzana de caramelo en la mano, buscando la nueva atracción con la que sentir vértigo, miedo y emociones fuertes.

Eso sí, de vez en cuando me paro en una caseta y pruebo suerte con los artículos. Aquí dejo uno. Besos y abrazos.

Expaña

“¡Vaya par de dos!”. Podría ser perfectamente el título de la historia si fuese reflejada en el cine, o “Tal para cual, muy a su pesar”. En las últimas hornadas de periódicos y programas de televisión, coincidiendo con esta moda de reestrenos y versiones de épocas pasadas, nos vuelven a deleitar los viejos roqueros González y Aznar. Todo país es esclavo de su historia y de sus personajes, y cuando éstos deciden no quedarse en su renglón del tiempo que les tocó protagonizarla, la esclavitud se vuelve más evidente. Uno, desde la inocencia que le anima seguir creyendo en los sistemas, piensa que ese sueldo vitalicio que les queda a los expresidentes, muy generoso por cierto, es para que se retiren a sus aposentos, o a sus alcobas, y no cuenten los secretos de estado y las marrullerías que les tocó presenciar, o protagonizar. Vamos, que se queden de “abuelos de la vida pública”, y al igual que ocurre en las familias, que echen una mano a sus hijos con los recados y los nietos, nada más. El problema, cada vez más frecuente, es que los abuelos, en general, se ven todavía con brío, y si a esto le añadimos ingredientes como el tiempo libre y un ego desmesurado, el resultado es: pasar a la acción. ¿Y qué más quieren los cientos de medios de comunicación y aularios, foros, congresos y demás circos que hemos montado, que carne, au que sea vieja, para los leones?

Y a diferencia de los abuelos del clan familiar, que por un pacto no escrito, se sabe que llevarán los secretos a la tumba, o a el esparcido de cenizas, con estos dinosaurios siempre se tienen dudas. Porque no se resisten a ver la partida desde la barrera y se sientan a jugar algunas bazas para comprobar su estado de forma. Y claro, los ases en la manga pesan más que la prudencia, y en ocasiones, se les escapa un guiño que delata que llevan buena jugada. ¿Se habrán acogido a la ley que retasa la edad de dar la murga? En fin, que visto lo visto propongo cambiar el nombre a este tinglado; ¿qué tal “Expaña”? Pasen buen día y atiendan los bonsáis ahora que no tienen tiempo, porque luego, a la vejez, dará pereza. Eso, o abdominales a discreción.

Feliz año

Feliz año hermanos. Porque hoy empieza el año de verdad; sin un duro en el bolsillo; con los michelines desbordándose por encima de todas las cinturas; sin poder fumar un cigarrito de consuelo en tu bar preferido; hoy es un lunes, y lo demás son tonterías. ¿Quién dijo miedo?


Os dejo el artículo de hoy y un saludo apasionado


El sueño

Todos hemos oído en más de una ocasión eso del “sueño americano”, fue uno de los eslóganes más recurrentes del siglo veinte. El producto a vender, lógicamente, era el gran imperio estadounidense, donde todo es posible para cualquier persona allí nacida, o por aquellos aduaneros y sus controles aceptada. Hoy en día, si nos atenemos a las dichosas noticias, el sueño sigue siendo posible, también las pesadillas, más abundantes de lo que quisieran los Obama y compañía; porque los tiroteos, en el país de las oportunidades, también son posibles, están al alcance de cualquier descerebrado, por armas que no quede. Pero volvamos al sueño que es lunes y no hace falta incidir en las negruras. El último y sonado, nunca mejor dicho, lo ha vivido Ted Williams, el vagabundo que estaba equivocando su profesión en un semáforo. Este señor fue descubierto por un buen americano con principios y llevado directamente al mundo de las audiencias pagadas. La voz que tiene el amigo Ted no dejó indiferente al jurado popular de Youtube que aceleró el ingreso del vagabundo en el club de los que pueden llegar a dar limosna. Por si no la han escuchado, la voz es impresionante. Este hecho feliz nos ha dejado varias reflexiones para que rumiemos los que tenemos tiempo. Como veníamos

sospechando algunos, existen voces de pobre y voces de rico, es el motivo por el cual muchos famosos banqueros y empresarios de nuestro país nunca hablan en público, porque se delatarían dejando en evidencia que están ocupando el puesto de muchos vagabundos. No voy a dar nombres, basta con revisar los botines que todos estamos pensando. En honor a la verdad hay que decir que la cara del vagabundo era de banquero también, de esas que dan miedo hasta de lejos. Otra enseñanza que no podemos desaprovechar de lo sucedido en Ohio es que, quizá, deberíamos prestar más atención a la gente que, aparentemente, no tienen nada, incluso, aunque tengan mala voz, puede que tengan buenas intenciones, o simplemente, una historia que compartir; hay pesadillas que compartidas se pueden convertir en sueños llevaderos. Pasen un buen día.

A por el rosco

Vamos, hermanas, hermanos, esta semana hay que empezarla con alegría, a sabiendas de que, casi con toda seguridad, hasta el más desafortunado, se va a poder comer un rosco. Es un hecho insólito en nuestras vidas, un capricho del destino.
Y luego dicen que los reyes no existen…
POR AQUI DEJO EL ARTICULO DE HOY

Nacer

Del año que se fue me quedo con muchas imágenes para el recuerdo y el comentario, pero hoy, ya metidos en la harina del año once, rescato una que me sorprendió sobremanera por lo representativo de los tiempos que nos ha tocado vivir. Tiempos fronterizos y crepusculares, nos encontramos ante un paisaje que, todavía, no acertamos a atisbar, pero que se intuye árido a ratos. La imagen a la que me refiero es una escena que mi imaginación a creado a imagen y semejanza de las informaciones que iban llegando el primer día del año recién estrenado. Como es costumbre, cada uno de enero, las radios, en esa gran labor de acompañarnos en la resaca de la primera mañana del calendario, nos informan de los primeros nacimientos del año; esos bebés que vienen con un afán de protagonismo y a la caza del titular de la prensa local. Pero claro, en esta ocasión, la prisa por nacer el primero, era sinónimo de ruina, porque los famosos “cheques bebé” caducaban con las doce campanadas, como la historia de la cenicienta. Como decía antes, me imagino las escenas que se habrán vivido en muchos paritorios con la presión de los dos mil quinientos euros en el ambiente: <<Doctor, usted ha visto que ha nacido a menos un minuto, eh! Porque ese reloj de la pared está adelantado, se lo digo yo>>. <<¿Qué ha sido niño o niña? –Ha sido un pufo, porque ha nacido a las doce y diez>>. Lo cierto es que era demasiada responsabilidad para los niños que estaban en la rampa de salida. Seguramente, alguna de esas criaturas, tendrá que oír mas de una vez, a lo largo de su vida, frases del tipo: <<Cállate tú, que si hubieras nacido una hora antes, no nos habrían embargado el piso>>. Pobrecitos. Para vuestro consuelo, queridos neonatos, os diré que, probablemente, entre vosotros ya se encuentre el ser humano que vivirá más de ciento cincuenta años, o doscientos. Porque sin humos en los parques infantiles, ni en los bares, y con todas las prohibiciones que irán firmando los galantes de nuestra libertad, morirse en Europa va a convertirse en una tarea difícil. A no ser que sea por aburrimiento, o por un empacho de soja. Pasen buen día.

Chin-chin

Hermandad, buenos días. OS DESEO UN FELIZ CAMBIO DE AÑO. SIEMPRE PONEMOS ALGO DE ESPERANZA EN ESTE PASO, ASI QUE ESPERO QUE NO OS DEFRAUDE.

Hoy he mandado al diario un artículo que no verá la luz, se les ha olvidado comunicarme a tiempo que no tenía que escribirlo. Aquí os lo dejo, como rareza.

Chin-chin

Brindo por ustedes, querida lectora, querido lector, cómplices, aunque sea de reojo, de este intruso aspirante a ser su bufón, con cascabeles si hiciera falta. Hemos llegado hasta el último día del dos mil diez, no habrá sido una odisea espacial, como aventuraba la película, pero, sin duda que ha sido una odisea especial para cada uno de nosotros. Quien más quien menos habrá tenido que enfrentarse a las travesías de los desiertos que esconden los calendarios, que aparecen de la noche a la mañana y le pillan a uno sin cantimplora. Muchas veces, el tránsito se realiza en riguroso silencio y sin poder compartirlo con nadie. Todos hemos tenido sustos, dolorcillos que no apetecen y sombras de todo tipo merodeando por los recodos de la imaginación. Nos han venido a visitar acreedores de tiempos felices, fantasmas egoístas y diablos varios con buen aspecto y mal aliento. No todos los análisis habrán acabado en “está usted hecho un chaval”, ni todos los medicamentos habrán tenido sabor mentolado. Seguramente, ahora mismo, borraríamos varios gigas de comentarios absurdos que hemos hecho y que no han servido para nada bueno. Si volviéramos a leer los mensajes de móvil y los e-mails que hemos escrito a lo largo del año, no firmaríamos ni la mitad. El más santo de los santos habrá metido la pata hasta la ingle en más de una ocasión; cuanto más un servidor, que se lo digan a mis amigos los paleontólogos –disculpad amigos-. De entre todas las crisis que hay en el bombo de los premios; la de todos; la de los cuarenta; la de cada década; la de identidad; la de valores; alguna nos habrá tocado, si no son más de una. No estamos todos los que éramos, ha habido paradas en las que no han vuelto todos los viajeros al tren. El espejo se empeña en llevarnos la contraria, nos refleja con un criterio muy subjetivo y carente de toda sensibilidad. Para más incomodidades, hoy tendremos que decidir si desvirgamos la nueva agenda con Anne o con Sara y compañía; qué frenesí. Nos han quitado lo bailado y lo que está por fumar. A pesar de todo, estamos vivos. Feliz año once. Pero antes, pasen buen día.


Un abrazo de osoooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo

Entre turrones

Buenos días hermanos, aquí dejo el artículo de hoy. Luego me paso.

Añicos

Esto se acaba, amigos – que nadie se escandalice, me refería al año - nos quedan cuatro noches prejubiladas y la última, la de los petardos, en el más amplio sentido de la palabra. Durante estos días postreros, los diarios, revistas y programas de radio y televisión nos ofrecen su menú “resumen degustación” de lo que ha sido el dos mil diez, que casi todos dan por concluido a falta, quizá, de alguna buena noticia que pudiera sorprendernos. En este cometido de condensar el año en añicos, los medios de comunicación suelen enterrar el hacha de guerra y coinciden bastante en las fotos del calendario final, el que ahora vemos a posteriori, relleno de historias que ocurrieron contradiciendo o bendiciendo nuestros anhelos de la Nochevieja pasada. Hay de todo; éxitos y fracasos. Este año, los deportistas se han portado bien con los redactores encargados de hacer este trabajo de síntesis histórica; han sido contundentes para lo bueno y para lo malo. En las luces: campeones del mundo de fútbol; resurrección de Nadal; renovación del crédito para Fernando Alonso y Gasol que sigue sumando triples. En las sombras: Contadores de historias de filetes envenenados y demasiados obstáculos en las carreras de atletismo. La crisis se ha portado bien a nivel informativo, no ha dejado de generar interés y promete volver ser una de las damas de la escena en los estrenos del año nuevo. No faltan, en los resúmenes a todo color, imágenes de las catástrofes naturales y de las guerras enquistadas que han servido para recordarnos, un año más, que algunos vivimos muy bien y que debemos pensárnoslo dos veces antes de ejercer nuestro derecho a queja. Ha sido un año muy generoso con la industria del cine, hay dos historias que pronto veremos encarnadas por actores, la de los mineros chilenos y la de Julian Assange, el fundador de Wikileaks. Pero, una vez más, los recicladores de emociones se han olvidado de los más importantes, los que sostenemos el sistema: usted y yo, espectadores de este circo romano de pago, granos de audiencia misionera que sólo podemos aspirar a contagiarnos de Gripe C, o D. Pasen buen día.

Feliz Navidad-Eguberrion

Buenos días hermanas, hermanos. Os deseo unas fiestas que sirvan para algo bueno; si es descanso, pues descanso; si es felicidad, pues tampoco está de más.

Yo he acabado un año complicado, lleno de trabajo, y de mucho trabajo de ese que, en ocasiones, da el propio trabajo, ya me entendéis. En esta nueva circunstancia en la que me encuentro, uno de mis nobles propósitos es volver a ser quien fui, ese pelma de post diario aderezado con un vídeo maltrecho que aspiraba a ser un skethc.
GRACIAS A LOS QUE HABÉIS MANTENIDO ESTE BLOG VIVO CON VUESTROS COMENTARIOS, EN ESPECIAL, SI SE ME PERMITE, A MARI LUZ.
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.