La voz

 

 

Por mucho empeño que luzcan Jesús Vázquez, Bisbal, Rosario, Malú y el desviador de aviones, Melendi, en apadrinar talentos de la ciudadanía, prometiéndoles un futuro lleno de galas, no hay ningún dato que indique una posible actuación más allá de la ducha de su casa. El mundo del “entretenimiento”, que es como denominan a la cultura algunos miembros del gobierno, está volviéndose inhabitable. Escasean los alimentos y vamos a terminar a taconazos, como las putas, para ver quien se sube al único escenario que quede con focos. Dicen los gobernantes que hay que reducir el gasto para salir de la crisis. La cuestión es si la salida de la que hablan está acondicionada para que pasemos todos y volvamos a ver las tinieblas, lo de “ver la luz” lo dejaremos para los constructores y los vendedores de coches. Lo más preocupante no es el robo que están cometiendo, sino la escasa sensibilidad que muestran, por ejemplo, al no permitir que las bibliotecas municipales compren libros nuevos. Pensarán: <<Si con El Quijote y la Biblia, uno ya tiene todo el saber que necesita para salir de la crisis>>. Probablemente sí, el saber universal está ya editado desde hace tiempo y no hacemos otra cosa que repetirlo una y otra vez. Pero, amigo político que me gobiernas, ya existía un gobierno anterior y tú pediste el voto para “interpretar” las leyes a tu manera y para “crear” nuevas legislaciones que te permitieran “representar” al pueblo de una manera mejor. Ya ves: querías interpretar, crear y representar, como los artistas a los que estás ahogando con la mano tozuda y la visión de un murciélago. Tu pedías tu momento de gloria, tu foco y tus aplausos, el plumaje del ego que escondías detrás de una supuesta “vocación” de servicio. Pues lo mínimos que se te puede exigir es que respetes las vocaciones de los demás. Puestos a elegir, creo que es más digno enorgullecerse y aprovecharse del talento de los artistas en los malos tiempos, que avergonzarse de ellos. A mí Paco de Lucía, por poner un ejemplo de gasto, no me entretiene: me alimenta el espíritu y me reconcilia con la humanidad, donde tú te escondes, ladrón. Pasen buen día.

 

Facebook Twitter Stumbleupon Delicious More More More
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.