2050

Buenos días parroquia, por aquí dejo el artículo de hoy. Un abrazo de oso





2050

No sé si estaremos comiendo as uvas ese año, si tendremos pelo, o ganas de celebrarlo, pero es el año donde se depositan los sueños para que no estorben en el día a día sin que, por otra parte, se pierdan en el infinito y se antojen inalcanzables. Suena lo suficientemente lejos como para que no incomode y tan cercano como para concienciar. Además, todos conocemos a alguien que llegará hasta la mitad de este siglo, yo mismo no descarto aproximarme, y sin tener que beberme un yogur todas las mañanas, a pelo, como nuestro abuelos. Pues eso, en 2050 ya no habrá coches de gasolina por las ciudades, por lo menos, eso auguran los expertos en la materia. Las ciudades parecerán scalextric gigantes plagadas de vehículos eléctricos, se supone que silenciosos y no contaminantes. Ante este panorama, a uno le surgen varias preguntas a nivel de barra de bar, vamos que seguramente ya están respondidas en congresos, tratados y programas de ciencia y tecnología de la radio, o de la tele mañanera, pero me apetece formularlas para llenar su cabeza de ruido y evitar así que piense en el niño chino que pesa sesenta kilos a los tres años, o en el ataúd forofo de Colombia. Y es que el mundo está sin guión. Al lío: ¿Serán suficientes los pantanos y los molinos de viento para generar la energía eléctrica suficiente para abastecer a los millones de vehículos que tendrán que cargarse cada día? ¿Cuántas centrales nucleares más tendremos que poner en el mapa? ¿Llegaremos a ver carreras de Fórmula uno con coches eléctricos? ¿Los adictos al ruido de los circuitos tendrán el síndrome de abstinencia? ¿Se continuará parando en boxes para que recambien las baterías dos veces por carrera dándole al Lobato de turno la oportunidad para que nos aleccione sobre las estrategias de los pilotos? ¿Llegaremos a conocer los aviones eléctricos? ¿Se montaría usted en un avión eléctrico un día de tormenta cualquiera? ¿Aumentarán los atropellos al no escuchar el ruido del motor del coche que se aproxima? ¿Se gastaría usted los buenos miles de euros que cuesta una Harley Davidson que sonará, casi con toda seguridad, como el torno de un dentista? Pasen buen día.

Facebook Twitter Stumbleupon Delicious More More More
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.