Gol

Buenos días hermanos. Gracias por los comentarios de ayer. Sí, tiene un sentido ese dibujo. En la primera casa donde viví, justo en la entrada, había un suelo de tarima barnizado. Las lineas que aparecen en el cuadro son un calco de las grietas del barniz resquebrajado por el paso de los años y las pisadas de mi familia. Los colores los fui añadiendo poco a poco, un color llamaba a otro y así sucesivamente. Sí, me gusta el color azul y los colores cálidos. Como dato, diré que hasta los veinticinco años sólo pintaba, desde que era un niño, pero, no sé si por fortuna o por desgracia, entró la tele en mi vida y no pude seguir con la visión de formas y colores que tenía. Quizá, cuando se apaguen los focos, vuelva a ser el niño que piontaba.
Os dejo por aquí el artículo de hoy.

Gol

A muchos les ha pillado en fuera de juego la última internada por la banda de los obispos españoles. Los minisntros de Jesucristo en su lucha contra la eutanasia han querido apropiarse de uno de los iconos de la emotividad colectiva, el gol de Iniesta en la final del mundial de Sudáfrica. Cuando alguien utiliza símbolos o referentes que son de todos para su jugar su partido particular corre el riesgo de ser acusado de apropiación inadecuada. Es como cuando te pagas una consumición con el bote común de la cuadrilla que sobró del día anterior. Sin entrar a valorar si la eutanasia sí, o la eutanasia no, creo que la falta es de tarjeta. No sé si amarilla o roja pero de tarjeta es. Porque, que yo sepa, el mensaje de la iglesia, en los temas importantes, y este lo es, debe ser universal, es decir, que se entienda igual en Albacete y un barrio a las afueras de Toronto. Porque claro, yo me pongo en lugar de un moribundo, holandés para más señas, que se debate entre aferrarse a una vida con sufrimiento o la muerte asistida, me ponen el gol de Andrés Iniesta con ese griterío y esa exaltación de la hispanidad, y me muero de susto. Vamos, que el vídeo, depende donde se emita, puede causar el efecto contrario del que se busca. Y hoy en día con el Internet de las narices, vayan ustedes a saber, señores obispos, si no lo van a ver por accidente en un hospital de Amsterdam. Los argumentos para defender la vida no pueden estar sujetos a pasiones particulares o a colores. Además, no creo que sea una buena elección la del fútbol, ahí la esperanza de vida es muy corta, sólo son noventa minutos y si juegas contra el Barcelona, y depende quien pite, ni eso. Fíjense, que tenían un video mucho más interesante para motivar al personal en el complicado trance; el del beso de Casillas y Sara Carbonero, eso sí que es un canto a la vida como Dios manda. Aunque seas holandés errante, vendedor de tulipanes, si te ponen ese video, con ese canto al amor imparable, aunque uno de los protagonistas sea el mejor portero del mundo, te agarras a la vida y a la persona que tengas al lado por si las moscas. Pasen buen día.


Abrazo de osoooooooo

Facebook Twitter Stumbleupon Delicious More More More
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.