Japón

Buenos días hermandad, en mi firme propósito de resucitar este espacio, que nunca ha estado muerto, gracias a los cuidados de algunas personas, aquí estoy, dando la brasa mañanera.

Os dejo el artículo de hoy que no puede hablar de otra cosa que de la COSA. Joder que azotes da la vida.

Japón

Si es que parece que los japoneses lo auguraban cuando diseñaron su bandera; un gran punto rojo encendido en el centro de una superficie blanca. No hay metáfora más certera de lo que les está sucediendo estos días. Como cuando un niño saca su cubo de los juguetes y los esparce en la alfombra del salón antes de ordenar el caos con el juego, así está el Japón que nos llega por los informativos. Barcos mezclados con trenes descarrilados, casas dadas la vuelta y un amasijo de piezas que ya ni se sabe a qué pertenecían. Allí, los rebeldes no han sido los otros ciudadanos oprimidos, como en el norte de África; ha sido una tiritona de la tierra, que ni es tan firme como se presume, ni es siempre refugio salvo de la ira del mar, como parece. Y que se quede ahí la catástrofe y no salte por los aires ese vientre macabro de la central nuclear que mantiene en vilo a las redacciones de informativos de todo el mundo. Curiosamente, es el agua del mismo mar, paradójicamente “pacífico”, que ha arrasado la costa, es la que están empleando para enfríar los reactores nucleares y que la cosa se calme, si es que todavía es posible. Esperemos que sí. De ahora en adelante, las agencias inmobiliarias deberán pensarse seriamente el concepto publicitario de <<primera línea de playa>> para animar al comprador. Probablemente, a la vista de lo sucedido en aquellas latitudes, es mucho más sugerente: <<casa en lo alto de una loma y con vistas al mar>>, para poder grabar la ola con el móvil desde el balcón. Por supuesto, también deberíamos desterrar de nuestro catálogo de frases hechas la, ahora, inoportuna: <<tierra trágame>>, por motivos obvios y un cierto respeto. Cada vez más se impone un <<qué me quede como estoy>>, aunque ese <<estar>> lleve consigo una gotera en el tejado, un dolor de muelas y una mala inversión en la “Nueva Ruinasa”. Hablando de estos pájaros, por cierto, ¿a la tercera será la vencida, no? Que serán de misa diaria, mucho hijo y sacramento a tutiplé, pero confunden el bíblico “sudor de la frente” con “el sudor del de enfrente”, que es parecido, pero no igual. Pasen buen día.

ABRAZO DE OSO QUE SALE DEL LETARGO

Facebook Twitter Stumbleupon Delicious More More More
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.