Cadenas rotas

Cuando el Sol se ocultó una niebla entró por la ventana,

una oscuridad obscena encendió las llamas y el fuego fue guardián de las palabras.

Cuando el Sol voló dieron lugar las horas más largas del año,

silencios entrecortados,

risas apagadas y juegos rotos, cuando el Sol voló.

Las nubes traían respuestas consigo pero… ¿Alguien recuerda las preguntas?

Quizá fueron lanzadas hace años, siglos o milenios

y hoy vuelven con este nuevo año que comienza.

Muchos fueron los que, persistentes, descifraban el enigma

que entre risas dormía de día.

Destellos de una luz fueron lanzados

y hoy a gritos vuelan, ya lejos de aquellas jaulas doradas.

¿Dónde está la libertad?

El viento la trae de nuevo.

¿Quién mira la libertad?

Todos.

¿Quién la deja entrar?

Quien la ama.

 

Cuando el Sol voló todos miraron al suelo,

lanzaron el grito al aire y ataron bien sus máscaras.

Se encerraron de nuevo en sus cavernas,

guardianas y seguras.

Dejaron ser seducidos por la luz de una caja de colores con cable y antena y…

El cuento siguió,

las cadenas quedaron atadas,

las alas encerradas

y la llave al alcance de todos,

a la vista de todos.

 

¿Cuáles eran las preguntas?

¿Cómo eran las respuestas?

¿Alguien quiere coger las llaves?

 

Un nuevo suspiro nace.

Esperanza, creo que se llama,

al alcance de todos,

porque lo imposible es posible cuando salimos de la caverna…

a la espera de un nuevo amanecer.

 

Facebook Twitter Stumbleupon Delicious More More More
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.