Blogs

Anje Ribera

Música callada

The Bee Gees – Too Much Heaven (Demasiado cielo)

1979, sin duda, fue el año de mayor esplendor en la historia de The Bee Gees. Tras una carrera que se acercaba a su segundo decenio y el aldabonazo que supuso la banda sonora del ‘Fiebre del sábado noche’, los britanicoaustralianos cerraron los setenta de la mejor manera posible: en la cúspide del pop mundial. El álbum ‘Spirits Having Flown’ volvió a llevar al trío al número uno, posición que tambien alcanzaron los singles ‘Tragedy’, ‘Love You Inside Out’ y ‘Too Much Heaven’.

De esta última canción hablaremos hoy. ‘Too Much Heaven’ llegó al numero uno estadounidense a comienzos de aquel año que cerró la década de los setenta, concretamente en enero, y se apalancó en esa posición durante muchas semanas. También alcanzó el puesto más alto de la escala de éxitos en Canadá, Italia, Noruega, Suecia, España, Sudáfrica, Nueva Zelanda, Brasil y Argentina, aunque algo más tarde.

Sus ventas fueron estratósfericas en un período en el que reinaba la música disco. Sin embargo, hablamos de una balada, de esas canciones que valen para cualquier época creativa. Romanticismo internacional tan incomparable como incontestable que garantiza la llegada al corazón a través de voces en falsete dotadas de una afinación casi insultante.

bee-gees-demasiado-ciel

La creación de Barry y Maurice Gibb está a la altura de los mejores clásicos del pop. De hecho ya puede ser calificado como tal tras conseguir aunar una poética composición de gran calidad, una refinada producción y una talentosa interpretación de casi cinco minutos de duración a cargo de los hermanos.

Editada por la discográfica RSO de Robert Stigwood, ‘Too Much Heaven’ constituyó asimismo la aportación de The Bee Gees al filantrópico proyecto de ‘Music For Unicef Fund’, destinado a recoger dinero para Unicef mediante un concierto que tuvo lugar en Nueva York el 9 de enero de 1979. Fue retransmitido por televisión a todo el mundo. Algunas fechas más tarde llegó la publicación en un disco titulado ‘Music For Unicef’ de los temas aportados por diferentes artistas de forma altruista. Junto a los hermanos de nuestras antípodas participaron Abba, Rod Stewart, Olivia Newton-John, Andy Gibb o Kool and the Gang, entre otros. Ese año fue declarado Año Internacional del Niño por Naciones Unidas.

La canción recaudó más de siete millones de dólares. El entonces secretario general de la ONU, Kurt Waldheim, agradeció aquella “extraordinaria y generosa iniciativa”. The Bee Gees también fueron invitados a la Casa Blanca, donde les recibió el presidente Jimmy Carter, quien, aunque confesó que no era un fan de la música disco, conocía la calidad de la canción gracias a su hija Amy, gran aficionada a este estilo.

En un principio, la composición iba a formar parte de la banda sonora de la película ‘Moment by Moment’ de John Travolta, con el que coincidieron en ‘Fiebre del sábado noche’, pero finalmente la escasa calidad de la producción cinematográfica hizo que los Gibb y Stigwood cambiaran de opinión. Sin duda, acertaron.

La estructura de la canción es en principio sencilla. Su valor lo aporta la producción de Albhy Galuten y Karl Richardson y en una melodía sublime, ideal para una balada. Con un arranque suave a base de la sección de viento – a cargo de varios miembros de la legendaria banda Chicago, en concreto Lee Loughnane, James Pankow y Walter Parazaider- y el apoyo del bajo y la batería, se da paso a las voces del trío fraternal. Posteriormente se personan guitarra, teclados y otros instrumentos de cuerda para darle un toque de blues. La banda originaria de Manchester hizó así un guiño al rhythm and blues.

Todo ello tuvo como escenario los estudios Criteria de Miami en 1978. Allí coincidieron con sus respectivos discos del momento The Bee Gees y Chicago, posibilitándose un intercambio que llevó a los australianos a realizar coros en la canción ‘Little Miss Lovin’ del álbum ‘Hot Streets’ de la mítica banda norteamericana.

LETRA

‘Too Much Heaven’, traducida en España como ‘Demasiado cielo’ y en algún país sudamericano como ‘Todo el paraíso’, nos habla de desamor. Especula sobre la dificultad de alcanzar el paraíso a través del amor. Sólo puede lograrse si se encuentra a personas que hagan que ese sentimiento supremo fluya y posibilite que el verano sea eterno, sin lluvia (lágrimas).

Nadie obtiene todo el paraíso
es muy difícil conseguirlo
estoy esperando en la fila
nadie obtiene demasiado amor ya
es como una montaña tan alta
y tan difícil de escalar

Oh, tú y yo chica
tenemos tanto amor guardado
y fluye a través de ti, y fluye a través de mí
y te amo muchísimo más
y mi amor… puedo ver más allá que todo
lo que somos es para siempre, nunca morirá
amar es una cosa tan maravillosa
oh tú haces de mi mundo un día de verano
eres justo un sueño que se esfuma

Nadie obtiene todo el paraíso
es muy difícil conseguirlo
estoy esperando en la fila
nadie obtiene demasiado amor ya
es como una montaña tan alta
y tan difícil de escalar

Tú y yo chica
tenemos una carretera hacia el cielo
podemos aislarnos de la noche y del día
y de las lágrimas que teníamos por llorar
Tú eres mi vida
puedo ver un nuevo mañana
todo lo que somos nunca morirá
amar es una cosa tan hermosa
cuando estás conmigo la luz hace
que todos vean nuestro precioso amor

Nadie obtiene todo el paraíso
es muy difícil conseguirlo
estoy esperando en la fila
nadie obtiene demasiado amor ya
es como una montaña tan alta
y tan difícil de escalar

Amar es tan maravilloso
tú haces de mi mundo un día de verano
eres un sueño que se desvanece

Nadie obtiene todo el paraíso
es muy difícil conseguirlo
estoy esperando en la fila
nadie obtiene demasiado amor ya
es como una montaña tan alta
y tan difícil de escalar
nadie consigue todo el amor
es tan ancho como un río y tan difícil de atravesar

Nadie consigue demasiado paraíso
es mucho más difícil de obtener, estoy esperando en la línea
nadie consigue demasiado amor
está tan alto como una montaña y difícil de escalar

Oh, tú y yo nena tenemos mucho amor guardado
y fluye dentro de ti y fluye dentro de mí
y te amo mucho más que mi vida.

Puedo ver más allá del ‘por siempre’
todo lo que somos nunca morirá
amar es una cosa tan hermosa

Oh, haces de mi mundo un día de verano
¿eres tu un sueño que se desvanece?

Tú y yo Nena tenemos una autopista al cielo
Podemos dar la espalda a la noche y al día
y a las lágrimas que teníamos que llorar, tú eres mi vida

Puedo ver un nuevo mañana
todo lo que somos nunca morirá
amar es una cosa tan hermosa
xuando estás conmigo, la luz arriba
hace que todos vean nuestro precioso amor

Amar es una cosa tan hermosa
haces de mi mundo un día de verano
¿eres tu un sueño que se desvanece?

VERSIONES

EIFFEL 65, trío electrónico italiano especializado en música eurodance, optó por realizar su propia interpretación de ‘Too Much Heaven’ en 1999.

Un año antes, el ghanés NANA ABROKWA, criado en Alemania, también aportó su visión a la canción de The Bee Gees.

La banda alemana HI-SPIRIT, formada por Matthias Wehrstedt, Normen Schmidt, Thomas Gesell y Willi Grossmann, modernizó en 1996 la composición de los hermanos Gibb.

CLAUDETTE MILLER AND THE EBONY SISTERS incorporaron ritmos reggae al tema en 1979.

Fueron innumerables las versiones orquestales. He aquí la de PAUL MAURIAT, datada también en 1979.

BIOGRAFIA
Son muchos los que dudan si THE BEE GEES son británicos o australianos. Musicalmente pueden ser considerados de ambas nacionalidades, pero lo cierto es que Barry, Robin y Maurice Gibb nacieron en Reino Unido, aunque su familia emigró al estado-continente a finales de los cincuenta, cuando ellos eran unos niños.

Nada más llegar formaron un grupo infantil que desde 1958 actuaba con regularidad en un circuito automovilístico. Allí les descubrió Bill Gates, propietario del óvalo que evidentemente nada tenía nada que ver con el fundador de Microsoft, y los puso en contacto con la discográfica local Festival, en la que grabaron sus primeros discos, en formato single. Obtuvieron un relativo éxito.

Ello les animó a volver a Inglaterra en 1967. De inmediato hicieron llegar a manos de Brian Epstein, mánager de The Beatles, varias maquetas. Este puso a The Bee Gees -por entonces un quinteto tras la incorporación del batería Colin Peterson y el guitarrista Vince Melouney-, en manos de Robert Stigwood y de la discográfica Polydor.

Su primer sencillo en las islas fue la magnífica ‘New York Mining Disaster 1941’, que alcanzó el número doce de las listas. Le siguieron una serie de grandes temas como ‘Massachusetts’, ‘Words’, ‘World’, ‘I Started A Joke’, ‘I’ve got a message to you’, ‘First of may’….

DOCU_GRUPO -

Pero llegaron los problemas. Primero se marchó Melouney. Luego Peterson demandó a los hermanos Gibb por los derechos del nombre y finalmente hasta Robin intento lanzarse en solitario con la exitosa canción ‘Saved by the bell’.

Con la llegada de los setenta los hermanos se reconciliaron y volvieron al hit parade como trío con ‘How Can You Mend A Broken Heart?’, que fue número uno en Estados Unidos, aunque un absoluto fracaso en Gran Bretaña. Fue un espejismo que abrió un período negro en el que probaron con el soul sin conseguir apenas repercusión.

Desde 1975 apostaron por la música disco con ‘Jive talkin’ y se convirtieron en profetas con el apoteosis de la banda sonora de ‘Fiebre Del Sábado Noche’ (1977), que incluía tres números uno como ‘How Deep Is Your Love’, ‘Stayin’ Alive’ y ‘Night Fever’ y que vendió más de treinta millones de copias en todo el mundo.

En el siguiente disco, ‘Spirits Having Flow’, otros tres temas -la analizada ‘Too Much Heaven’, ‘Tragedy’ y ‘Love You Inside Out’- alcanzaron la cima de nuevo. Fue su momento más algido (1977-1979), cuando incluso compusieron para muchas estrellas del momento como Barbra Streisand (‘Woman In Love’).

Pero la música disco decayó en los ochenta y con ellos The Bee Gees, que se dedicaron más a proyectos en solitario. Las sucesiva muertes de Maurice y Robin Gibb acabaron con el trío fraternal. Barry Gibb, ya mayor, se ha dedicado durante los ultimos años a ofrecer conciertos donde la melancolía es el principal ingrediente.

Temas

Abba, Albhy Galuten, Amy Carter, Andy Gibb, Barry, Bill Gates, Chicago, Claudette Miller and The Ebony Sisters, Colin Peterson, Criteria, Eiffel 65, Hi-Spirit, James Pankow, Jimmy Carter, John Travolta, Karl Richardson, Kool & The Gang, Kurt Waldheim, Lee Loughnane, Maurice y Robin Gibb, Nana Abrokwa, Olivia Newton-John, Paul Mauriat, Polydor, Robert Stigwood, Rod Stewart, RSO, The Beatles, UNICEF, Vince Melouney, Walter Parazaider, ‘Fiebre del sábado noche’

Canciones para escuchar a oscuras - Por Anje Ribera

Sobre el autor

julio 2018
MTWTFSS
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

ENTRADAS

julio 2018
MTWTFSS
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031