Ir al contenido

Elvis Presley – Love me tender

2012 junio 7
por Anje Ribera

‘Love me tender’ es una mítica canción romántica que nos ofreció la aterciopelada voz de Elvis Presley en 1956, dentro de la banda sonora de una película con igual título ambientada en el período que siguió a la Guerra de Secesión y que tiene como argumento un duelo sentimental entre dos hermanos enamorados de la misma mujer.

Basada en una melodía del siglo XIX, ‘Love me tender’ fue un éxito inmediato, para alcanzar el número uno en escasos días. Esta edulcorada declaración de amor es una versión del tema ‘Aura Lea’, balada compuesta por W.W. Fosdick (letra) y George R. Poulton (música)  en 1861 para la contienda civil estadounidense. Posteriormente fue utilizada en la academia militar norteamericana West Point.

La letra fue sustituida, pero la melodía es prácticamente la misma. De cualquier manera, la adaptación no deja de ser una obra de arte que no ha dejado de conmovernos en su más de medio siglo de vida.

Elvis interpretó esta canción por primera vez en el ‘Ed Sullivan Show’, poco antes de la salida al mercado del single y del estreno de la película. La repercusión fue tal que al día siguiente su compañía de discos ya había recibido un millón de pedidos, convirtiéndose en disco de oro incluso antes de su lanzamiento.

Ámame tiernamente,
Ámame dulcemente,
Nunca me dejes ir
Has completado mi vida

Y te amo tanto
Ámame tiernamente,
Ámame fielmente
Cumple todos mis sueños
Porque querida mía te amo,
Y siempre lo haré

Ámame tiernamente,
Ámame por mucho tiempo,
Llévame a tu corazón
Porque es ahí donde pertenezco
Y nunca nos separaremos

Ámame tiernamente
Ámame querida
Dime que eres mía
Yo seré tuyo a través de los años
Hasta el fin de los días

Cuando por fin mis sueños se realicen
Querida esto sé
Que la Felicidad te seguirá
Por donde tu vayas

‘Love me tender’ es una de las canciones más versionadas de la historia moderna, pero ninguna de las revisiones ha logrado igualar la voz del ‘Rey del rock’.

ELVIS CON FRANK SINATRA

NORAH JONES

ELVIS Y THALIA
Las nuevas tecnologías han logrado unir la voz de Elvis con la de la cantante mexicana para el álbum de homenaje ‘Viva Elvis-The Album’

También se han atrevido con ‘Love me tender’, entre otros, artistas como Jeem Gambatese & Mark Price, Kenny Rogers, Carnie Wilson, Leslie King, Percy Sledge, Linda Ronstadt, Nana Mouskori, Daniel O’Donnel, TCP Band, Brian Dullaghan, Brandi Carlie, Giuletta Sprint, King Jr XL Graceland, Della Reese, Richard Chamberlain, Percy Sledge, B.B. King, Muslim Magomaev, Ricky Nelson, Engelbert Humperdinck, James Brown, Tony Bennett, Johnny Mathis, Mick Ronson, Vytautas Juozapaitis, Annette Peacocko, Scatman John o hasta el mismísimo Bruce Springsteen.

En Euskadi Ainhoa Arteta se aventuró a dar su pincelada a este clásico.

Hablar de Elvis Presley es una osadía a la que no me atrevo. Sólo decir que fue, es y será el rey del rock. Muchos le han imitado, otros le han emulado y casi todos le han tenido como referencia, pero nadie ha conseguido acercársele.

Su voz inconfundible, su magnetismo animal, su belleza física… y así podemos seguir enumerando miles de razones que explicarían su monarquía. Ni siquiera la imagen deteriorada que ofreció durante sus últimos años de vida han conseguido empañar a aquel joven cantante que rompió todos los moldes, que luchó contra todas las censuras y que supo encarnar como nadie el cantante que todos hubieran querido ser.

Su obra, vigente por mucho que pasen los años, no tienen parangón. Cada vez que se reedita alguno de sus discos es un número uno. Elvis no ha muerto, decía Calamaro. El rey todavía tiene puesta la corona.

elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.