Ir al contenido

El 63% de los estadounidenses cree en alguna conspiración política

2013 febrero 7
por Luis Alfonso Gámez

El 63% de los votantes registrados en Estados Unidos cree en alguna conspiración política, segun una encuesta hecha por la Universidad Fairleigh Dickinson en la cual se preguntó a 815 personas sobre cuatro conspiraciones. El sondeo revela que los republicanos (75% cree en, al menos, un complot) son más conspiranoicos que los demócratas (56%) y que, aunque en general, cuanto más informada esta la gente, menos tiende a creer en conspiraciones, entre los republicanos sucede lo contrario. “Hay varias posibles explicaciones para esto. Podría ser que los republicanos más proclives a creer en conspiraciones buscarán más información o que la información que algunos republicanos busquen tienda a reforzar esos mitos”, ha indicado Dan Cassino, profesor de Ciencias Políticas en la institución académica y analista del sondeo, en una nota informativa. Los autores advierten, además, de que la creencia en complots políticas tiende a reducirse cuanto mayor es el nivel educativo y que la población joven negra es más crédula que la blanca.

La teoría de la conspiración más popular de las cuatro sobre las que se consulto es la que sostiene que Barack Obama oculta información sobre sus orígenes, algo que cree el 36% de los participantes, porcentaje que asciende al 64% entre los republicanos y cae al 16% entre los demócratas. Sospecha que el presidente no es sincero el 42% de los blancos, por sólo el 17% de los negros. Cassino piensa que el éxito de esta teoría se debe a que se habla de ella en los medios estadounidenses frecuentemente. “La gente tiende a creer que, donde hay humo, hay fuego. Así que, cuanto más humo ve, más propensa es a creer que está pasando algo”.

Los ataques del 11-S

El 25% de los votantes sospecha que George W. Bush tenía conocimiento previo de los ataques del 11-S, porcentaje que asciende al 36% entre los demócratas y es del 12% entre los republicanos. Además, más de la mitad (59%) de los negros abraza esa idea, frente a sólo un 17% de los blancos. La cuarta parte de la población parece, por tanto, inmune a que la conspiración del 11-S haya sido desmontada pieza a pieza. “El movimiento por la verdad [así se llaman los conspiranoicos sobre los atentados de 2001] está vivo y coleando en Estados Unidos, y va a ser cada vez más fuerte según los recuerdos de los hechos se difuminen”, apunta Cassino. Siempre he creído que algo así está pasando con la creencia en que los alunizajes fueron un montaje, que crece con el paso del tiempo quizá porque quienes vivieron aquello cada vez son menos.

Cuando se trata del posible amaño electoral, las simpatías partidistas resultan determinantes. El 23% de los votantes cree que Bush hizo trampas en los comicios de 2004, porcentaje que llega al 37% entre los demócratas y al 51% entre los negros, mientras que es del 9% entre los republicanos y al 16% entre los blancos. En el caso de las últimas elecciones, Obama cometió fraude para el 20% de los votantes, siendo los más creyentes en eso los republicanos (36%) y los blancos (22%), y los menos los demócratas y los negros, colectivos en los que sólo 4 de cada 100 consultados piensa que hubo irregularidades.

La encuesta se realizó por teléfono entre el 10 el 16 del pasado diciembre a 815 votantes registrados elegidos por azar. El nivel de confianza es del 95% con un margen de error de +/-3,4%, más grande para los diferentes subgrupos, indican los autores en la ficha metodológica.

No hay comentarios aún

Los comentarios están cerrados

elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.