Ir al contenido

Laboratorios homeopáticos alemanes compran a un periodista para que calumnie a un científico crítico

2012 julio 17
por Luis Alfonso Gámez

Edzard Ernst, en el palacio de Miramar, en San Sebastián. Foto: Fundación Elhuyar.Seis laboratorios homeopáticos alemanes han pagado decenas de miles de euros a un periodista por lanzar en Internet una campaña de descrédito contra Edzard Ernst, médico experto en terapias alternativas que considera que la homeopatía es un timo y critica su práctica sin concesiones. El escándalo ha salido a la luz en las páginas del diario Südedeutsche Zeitung, en un artículo titulado “Schmutzige methoden der sanften medizin” (Los trucos sucios de la medicina alternativa) de cuya existencia me he enterado esta mañana gracias al propio Ernst y cuyo contenido ha resumido Andy Lewis en The Quackometer. Los impulsores de la campaña son las firmas Deutsche Homöopathie-Union (DHU), Biologische Heilmittel Heel, Staufen Pharma, WALA Heilmittel, Weleda y Hevert, que se unieron para pagar 43.000 euros anuales al periodista Claus Fritzsche  para que escribiera en la Red artículos atacando a Ernst y los enlazara de tal modo que ganaran influencia en Google, que así podría llegar a ofrecer ese material injurioso en los primeros resultados de una búsqueda sobre el médico alemán.

Ernst, una especie de bestia negra pasa los homeópatas, puso en marcha en 1993 la cátedra de Medicina Complementaria de la Universidad de Exeter, convirtiéndose en el primer catedrático de esa disciplina en el mundo. Empezó su carrera profesional en Alemania en un hospital homeopático. “Había visto que los pacientes mejoraban con la homeopatía a pesar de que, como científico, sabía que aquello no podía funcionar. Los dos principios básicos de la homeopatía dicen que lo similar cura lo similar y que, cuanto más diluida está una sustancia, más potente es. No tienen sentido”, me contaba hace un año. Al someter esa práctica al método científico, comprobó que su éxito se basa en el efecto placebo. “La homeopatía funciona porque sus practicantes son muy empáticos, dedican tiempo a los pacientes, les intentan entender… Es como una minipsicoterapia”.

El escéptico alemán es muy activo en Internet y las redes sociales, y eso le ha convertido en el blanco de continuos ataques por la industria homeopática. Así, Lewis recuerda como Fritzsche llegó a sugerir, en un artículo publicado en una revista de los médicos homeópatas alemanes, que Ernst carece de las credenciales que dice tener. Que seis laboratorios homeopáticos alemanes hayan pagado decenas de miles de euros a un periodista sin escrúpulos para injuriar a un crítico hacia esa pseudomedicina no debería sorprender a nadie. Actitudes como la de Ernst, basadas en la ciencia y el espíritu crítico, ponen en peligro el negocio multimillonario de la venta de azúcar y agua a precio de oro. Claro que las malvadas son las farmacéuticas convencionales, no las bondadosas comercializadoras de remedios inútiles que nunca han demostrado curar nada y que destinan dinero a montar campañas injuriosas contra quienes denuncian ese fraude.

No hay comentarios aún

Los comentarios están cerrados

elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.