Ir al contenido

“La medicina alternativa no es medicina”, dice el biofísico Félix Goñi

2012 enero 20

El biofísico Félix Goñi, camino de clase, en los pasillos de la Facultad de Ciencia y Tecnología de la Universidad del País Vasco. Foto: Ignacio Pérez.

Félix Goñi es un apasionado de la ciencia, la cocina, la música y la vida en general. El director de la Unidad de Biofísica de la Universidad del País Vasco y del Consejo Superior de Investigaciones Científicas reflexiona en esta entrevista sobre el mundo en que vivimos y el rechazo a los avances de la ciencia por parte de una sociedad científicodependiente.

-Hay gente que piensa que cualquier tiempo pasado fue mejor.

-A pesar de lo que dice Jorge Manrique, cualquier tiempo pasado no fue mejor. Lo que pasa es que tenemos en la memoria un filtro maravilloso que hace que olvidemos las cosas malas y recordemos solo las buenas. Por eso, cuando rememoramos la escuela, no recordamos los castigos ni el aburrimiento, sino la sensación de que todo estaba por aprender, de inocencia…

-Siempre lo bueno.

-Sí. Cuando recordamos cualquier éxito personal o profesional, no nos acordamos de lo que nos costó alcanzarlo ni de las veces que no lo conseguimos. Y con la comida pasa lo mismo. Las de la niñez, las recordamos como las mejores. Se nos olvida que las intoxicaciones alimentarias eran entonces extraordinariamente frecuentes. Cuando ahora hay una, sale en el periódico.

-Esa idea de que antes todo sabía mejor y era más saludable es muy común.

-Desde luego, no se come como antes. Ahora, comemos mucho mejor y más sano que nunca. Todos los alimentos que llegan a nuestra mesa han pasado por un montón de controles que antes no existían. La comida es infinitamente más sana y, curiosamente, también es mucho más barata. El porcentaje del presupuesto familiar que se dedica a la comida es mucho menor que hace 50 años porque los alimentos se han abaratado en comparación con el coste de la vida.

-Pero ¿y el sabor?

-Tenemos alimentos más baratos y mejores; pero, claro, en esta vida nada es gratis. ¿Qué prefieres, comer tomates en plena sazón durante uno o dos meses de tu huerta, o de la del vecino, o comer unos tomates aceptables durante todo el año con solo ir al súper? Hay que elegir. Sin ser yo un diplodocus, me acuerdo de cuando solo había tomates en verano. Además, esa agricultura de antes daría de comer a una fracción de la Humanidad, y lo que queremos -lo que yo quiero- es que comamos todos.

-Somos 7.000 millones.

-Somos 7.000 millones, y la Tierra puede producir alimentos para 7.000 millones; pero no puede producir alimentos tipo gourmet para 7.000 millones. Hay hambre porque hay injusticia. Hace cien años en Bilbao -como en Viena y en París-, moría en el primer año de vida un bebé de cada cinco. Ahora, mueren tres de cada mil. En general, cualquier tiempo pasado fue peor. Si fue mejor, lo fue solo para unos pocos privilegiados; pero yo quiero que la vida sea mejor para todos.

La antivacunación

-Ahora, hay padres que se niegan a vacunar a sus hijos porque dicen que les puede hacer más mal que bien.

-¿Por qué hace cien años moría un niño de cada cinco y ahora tres de cada mil? Primero, porque entonces no había alternativa a la lactancia materna y, si la madre no tenía leche, solo cabía buscar un ama de cría -lo que no estaba al alcance de todos los bolsillos- o el bebé moría de inanición. Segundo, por las enfermedades infecciosas. ¿Por qué ha descendido tan espectacularmente la mortalidad infantil? Por la alimentación artificial y por las vacunas y otras normas higiénicas.

-Sin embargo, hay padres que rechazan las vacunas.

-Eso se debe, a la vez, a la ignorancia y al egoísmo.

-¿Por qué al egoísmo?

-Porque, si yo no vacuno a mi hijo en una sociedad de personas vacunadas, casi con toda seguridad no le va a pasar nada ya que hay una probabilidad muy baja de que alguien le contagie. Claro que puede ocurrir que una infección, que al niño vacunado le produzca una enfermedad leve y pasajera, al no vacunado le provoque una grave. La idea de que las vacunas son peligrosas es ridícula y tiene su origen en la ignorancia. Algunos padres han leído que ciertas vacunas pueden suponer ciertos riesgos. Otra característica de nuestra sociedad es que queremos vivir sin riesgos, pero la vida sin riesgo es imposible. No existe. Aunque te quedes en la cama sin moverte toda la vida, existe el riesgo de que te caiga el techo encima. Es un riesgo pequeño, pero está ahí.

-¿Y el de las vacunas?

-Con las vacunas, el riesgo de complicaciones para el niño es infinitamente menor que el que conlleva no vacunarle. Los padres deberían saberlo, porque esto se enseña en la escuela.

-Hay niños que mueren en Occidente de sarampión, paperas y rubéola, enfermedades que pueden evitarse con la triple vírica.

-Aunque sea raro, el niño no vacunado corre un riesgo que puede ser mortal. La antivacunación es, por fortuna, una corriente minoritaria; pero igual, antes de que pase demasiado tiempo, las autoridades tienen que empezar a hacer campañas como las de los años 40 y 50.

-Tuve un compañero en el cole que sufrió la polio y llevaba hierros en las piernas.

-Claro. Y ahora no hay niños con hierros porque la polio prácticamente ha desaparecido gracias a la vacuna. Y, por esa misma razón, tampoco hay gente con la cara picada de viruela.

Ondas y salud

El biofísico Félix Goñi, en un laboratorio de la Facultad de Ciencia y Tecnología de la Universidad del País Vasco. Foto: Ignacio Pérez.-La medicina científica nos ha ayudado a derrotar esas y otras enfermedades y, sin embargo, hay quienes la desprecian en favor de la mal llamada alternativa.

-Es un síntoma más de una característica generalizada de nuestra sociedad, que inconscientemente utiliza de manera masiva la ciencia y la tecnología, pero muchas veces las rechaza de manera consciente. Estamos todo el día pegados al móvil y, al mismo tiempo, diciendo que las ondas de radiofrecuencia producen cáncer.

-Pero no lo hacen.

-Obviamente, no. Después de más de 30 años de estudios, no se ha podido concluir que las ondas de telefonía produzcan cáncer. Nuestra sociedad es una sociedad de nuevos ricos y tiene caprichos rarísimos, y uno es que somos totalmente dependientes de la tecnología y, a la vez, no nos fiamos de la tecnología.

-Usted estudió medicina.

-Sí, medicina y cirugía.

-Hay médicos que son homeópatas, acupuntores…

-Sí, sí. Y hay varias razones para ello: una, que más cornadas da el hambre; otra, que los médicos tienen una formación científica muy limitada y, probablemente, hay algunos que creen en esas cosas; y la tercera es, y es muy importante, que el 60% de los pacientes que va a una consulta de medicina interna no tiene ninguna lesión física demostrable. Dicho de otro modo, tienen el mal en la cabeza, creen que están enfermos, y hay que atenderles.

-Y les basta con el placebo.

-Hombre, cuando uno no tiene un lesión orgánica, da lo mismo tomar agua bendita que homeopatía o cualquier otra cosa: se cura por sugestión. Eso lo han sabido los médicos siempre.

-Pero hay quien muere por elegir esas prácticas y renunciar a tratamientos científicamente probados contra el cáncer y otros males.

-Cuando uno lleva a tal extremo de la necedad, tiene consecuencias terribles. Por fortuna, la mayoría de la gente no es tan tonta ni tan loca cuando le diagnostican una enfermedad grave y se olvida de las medicinas alternativas, que en realidad son pseudomedicinas que tratan falsamente a, muchas veces, falsos enfermos. Lo que no cura la medicina académica no lo cura la pseudomedicina. Si hay gente que no lo entiende, qué le vamos hacer. Vivimos en una sociedad libre en la que podemos equivocarnos incluso con trágicas consecuencias.

-Hasta las autoridades sanitarias llaman a estas prácticas medicinas complementarias, ¿no es un error llamarlas así? Da la impresión de que sirven para algo.

-Las medicinas alternativas no son medicinas. La medicina es la académica, la pública, la que te recetan en el ambulatorio. Como nuevos ricos que somos, seguimos confundiendo lo caro con lo bueno, y hay cosas que son gratuitas y son las mejores. Entiendo que, como la gente ha dejado de creer en las virtudes del agua bendita y de Lourdes, hay quien busca otras cosas no racionales que, por alguna razón, son socialmente más respetadas.

Publicado originalmente en el suplemento Ciencia del diario El Correo.

  • Trus

    Pues a quedado redona la entrevista. Un poco de sentido común entre tanta magufada viene bien.

  • Adamski

    “-Cuando uno lleva a tal extremo de la necedad, tiene consecuencias terribles. Por fortuna, la mayoría de la gente no es tan tonta ni tan loca cuando le diagnostican una enfermedad grave y se olvida de las medicinas alternativas, que en realidad son pseudomedicinas que tratan falsamente a, muchas veces, falsos enfermos. Lo que no cura la medicina académica no lo cura la pseudomedicina. Si hay gente que no lo entiende, qué le vamos hacer. Vivimos en una sociedad libre en la que podemos equivocarnos incluso con trágicas consecuencias.”

    Excelente respuesta. La mayor parte de la gente es sensata, algo que los pseudoescépticos fanatizados no pueden alcanzar a entender y por eso siguen con su prédica iluminista como si la gran parte de la población estuviera compuesta por tarados. Y, de últimas, como dice atinadamente Goñi, si alguien quiere tratarse un cáncer con el homeópata de turno o tomarse un lítro de ácido nítrico o pegarse un tiro en la cabeza es una decisión soberana y cada cual con su cuerpo hace lo que se le dé la gana sin necesidad de que venga un pedante a dar leccciones de ética o moral.

  • Parsley Reloaded

    Lo que sea, incluso darle la razón a alguien que dice que las “medicinas alternativas” son un timo, con tal de ponernos a parir, ni que sea reinterpretando libremente sus palabras ¿No, miserable troll?

    Que la mayoría de la gente acuda a la medicina de verdad cuando tienen problemas de verdad no hace menos necesaria la labor escéptica para evitar incluso los casos de los que se creen que todo se puede curar con pases mágicos y pociones mágicas, incluso el cáncer. Sin mencionar el dinero que se ahorraría esa mayoría más bien sensata si llegara a entender que ni siquiera para dolencias leves hace falta tirar el dinero en chorradas, porque se acabarán curando solas igualmente. Pero a ti los pocos casos de gente profundamente ignorada y engañada te importan un pepino ¿verdad? que se jodan y se mueran, todo sea para callarles la boca a estos “pedantes”, aunque digan la verdad…

  • Adamski

    Parsley, si será absurdo tu pensamiento, que hasta te has tomado en serio eso de que hay una “labor escéptica”. Eso pasa con las personas fantaizadas, se ciegan y creen estar haciéndole un bien a la humanidad y llevando en alto quién sabe que ridícula antorcha del pesnamiento elevado cuando lo único que hacen es alimentar su ego, y acá lo tienen todos bastante gordo.
    Por otra parte no reinterpreté nada, las palabras están claras: “Vivimos en una sociedad libre en la que podemos equivocarnos incluso con trágicas consecuencias”.
    Y te digo la verdad, los casos de las personas engañadas por timadores en el tema de la salud, sí me importan, en otros temas me importan un carajo. Si un astrólogo te saca tres cuartos para decirte el futuro problema tuyo, cada cual gasta su dinero como quiere, más timadores (y a lo grande) hay en la city y en la bolsa y nadie parece escandalizarse aquí, donde sólo se persigue a los ladrones de gallinas.

    Por otro lado veo que libremente me llamas “miserable troll” y nadie te censura. Ya voy entendiendo la mecánica de este blog.

  • Trus

    “Ya voy entendiendo la mecánica de este blog. ”

    Dios te guarde el entendimiento, por que yo no me entero de nada, pero imagino que aglutinar opinión entorno a una postura es el reflejo último de la labor periodística, que coincidirás en que si existe. Por otra parte no veo que tiene de malo hablar de ética o moral, si es que existe alguna diferencia, porque imagino también que esa empatía tuya para con los timados en cuestiones de salud, y posterior agravio con otro tipo de timados, vendrá de alguna parte, digo yo.

  • Parsley Reloaded

    “Por otro lado veo que libremente me llamas “miserable troll” y nadie te censura. Ya voy entendiendo la mecánica de este blog.”

    Antes lo dices, y antes me lo borran. No, si al final “Censureitor” será un troll también…

  • Suzudo

    Este comentario me hace imaginar la siguiente situación:

    El que alguien pida que la gente tenga derecho a que le vendan una caja de madera-plástico con enchufes tamaño televisor de 40 pulgadas con un cristal delante pero lleno de tierra en lugar de circutería. El derecho a que le digan que es un televisor empaquetado como el que le acaban de mostrar en el escaparate. El derecho a que le cobren lo mismo y que funciona perfectamente estando en perfecto estado. El derecho a que no le avisen ni un momento que le están dando gato por liebre, el derecho a no tener garantía y reirse en su cara si luego se quejara. Y es libertad suya el disfrutar de ese trato y ya la mayor parte de personas cuando mueve un televisor se da al momento cuenta si es algo lleno de tierra o tiene visos de ser un televisor 40′

    Evidentemente ese derecho no existe porque el engañar a alguien, el usar la mentira no es defender la libertad del estafado a ser estafado sino todo lo contrario, el eliminar su libertad siendo al mentira y el engaño una agresión real contra la libertad.

    Una cosa es que la persona supiera lo que hay ahí y quisiera comprar una caja llena de tierra con aspecto de televisor y otra el defender el derecho a ser engañado, a que se le mienta. O sea a un supuesto derecho a ser obligado a hacer una cosa en contra de su voluntad porque esa persona no ha tomado libremente esa opción. Tomó la de comprar un televisor de 40′ igual al de un estante en perfecto estado y eso es así porque se le mintió en todo momento para hacerle creer que era eso mismo y no una caja llena de tierra

    Y en esto cosiste lo que se discute. Si se dice la información real o se está mintiendo y engañando a la gente. Si la gente va al astrólogo a divertirse sabiendo que es lectura fría o a lo que sea o está siendo estafado mediante mentiras y engaños y lo que realmente elige libremente tener NO ES lo que se le da sino que se le ha dado OTRA COSA y se ha usado la mentira y el engaño

    no hay más.

    Esta ciberbitácora como otras de escepticismo lo que hacen es informar y decir que tal cosa es eso y funciona así etc.

    El exigir que la gente tenga libertad no de solicitar unos servicios conociendo a lo que va sino a ser estafada engañándola para que crea (que son los que verdaderamente elige no lo que recibe) recibir otros de los que realmente se le ofrecen y decir que eso es libertad. Como exigir la libertad de tener esclavos o la libertad de venderse como esclavo si se quiere. Es de una bajeza moral tal que me es absolutamente incalificable. Desde luego a alguien con tan nula moralidad no le dejo ni aparcar el automóvil y si le ponen un brazalete con GPS mejor para el resto de la humanidad ¿alguien se fiaría de alguien así si le sirve una bebida en un bar? A saber que le mete y luego tal vez afirme que se ha de tener la libertad de que alguien te envenene de forma casual… ¡qué horripilante! Me parece que un simple gato tiene una moral infinitamente superior… O sea..

  • Faraday

    @Suzudo

    Tienes razón, vivimos en sociedad,

    afortunadamente por ej. ahora los imprudentes que se aventuren en la montaña cuando las autoridades e instituciones han desaconsejado hacerlo deberán pagar los costes del rescate.

    No, en sociedad no puedes hacer lo que te apetezca, porque puedes perjudicar a alguien más o estar enfermo, es una noción de “libertad” egoísta y estúpida.

  • http://www.facebook.com/people/Razonhable-Razon/100003175987786 Razonhable Razon

    Hay mucho fraude con que las plantas son medicinales. Las plantas en muchos casos son alimentos que contribuyen a la buena nutrición y por tanto a una buena salud. Por ejemplo la planta MORINGA que se come.
    http://razonhable.blogspot.com/2012/01/moringa-vs-hambre-mundial.html

  • Suzudo

    **No, en sociedad no puedes hacer lo que te apetezca, ** eso ¿quien lo ha defendido?

  • Adamski

    Suzudo, dejá de inventar cosas que yo no he dicho. Bien has enredado todo hasta llevar la discusión al terrreno… ¡de la esclavitud! Es decir, lo que has hecho muy hábilmente es equipararme a un traficante de personas. Pero sobre los estafadores de la City… ni mu, ¿no? ¿A que hasta que simpatizas con esos tíos?

    Parsley Reloaded
    “Antes lo dices, y antes me lo borran. No, si al final “Censureitor” será un troll también…”

    No te quejes Parsley, a mí me han cesnsurado primero y muchás más veces que a vos. El criterio del censor, como ocurrre siempre con estos actos detestables, siempre es arbitrario.
    Yo creo que fue como para decir, “¿vieron que ecuánimes somos que hasta a los escépticos censuramos y no sólo a los magufos?” Esa es la lectura adecuada para mí.

  • Suzudo

    **
    Suzudo, dejá de inventar cosas que yo no he dicho. Bien has enredado todo hasta llevar la discusión al terrreno… ¡de la esclavitud! Es decir, lo que has hecho muy hábilmente es equipararme a un traficante de personas. Pero sobre los estafadores de la City… ni mu, ¿no? ¿A que hasta que simpatizas con esos tíos?
    ***
    No he inventado, lo he puesto en su sitio y he hecho analogías para se viera mejor el valor de lo dicho al cambiar el sujeto.

    ***
    Pero sobre los estafadores de la City… ni mu, ¿no?
    ***
    Y a los de ETA ni mu ¿no?

    ***
    ¿A que hasta que simpatizas con esos tíos?
    ***

    Algunos intentando inventarse cosas para tirar balones fuera se retratan al dejarse llevar por sus neuras

    Se siente pero para trolleos infantiles prueba a robar caramelos en un colegio a ver…

  • Persona

    No, no te ha comparado con un traficante de esclavos, te ha dicho simplemente que por mucho que uno se ofrezca a ser esclavo de otro esto no convierte la posesión de esclavos legal, ni mucho menos ética. A mi me parece una buena analogía sobre esa supuesta voluntad propia a ser estafado.

    Ahora bien, por otro lado parece ser que:

    – Si Gámez denuncia A y B, entonces es que por defecto defiende B.
    – Si por defecto B parece correcto, A también lo es.

    O sea, todos a estafar y el último que apague la luz. Pues nada, quejarse es gratis…

    Sun salud☼.

  • Persona

    Corrección, donde pone:

    - Si Gámez denuncia A y B

    debería poner_

    - Si Gámez denuncia A y noB

    Sun salud☼.

elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.