Ir al contenido

La ‘hipersensiblidad electromagnética’ es tan real como la licantropía y las posesiones demoniacas

2011 julio 15

El Juzgado de lo Social número 24 de Madrid ha concedido la incapacidad permanente y absoluta a una mujer de 42 años, Minerva Palomar, por sufrir el síndrome de fatiga crónica y de hipersensibilidad electromagnética y ambiental. Y los periodistas nos hemos lanzado a decir cosas como que la hipersensibilidad electromagnética afecta a uno de cada mil españoles y que es “una patología aún no reconocida plenamente y cuyos enfermos suelen sufrir, además, la incomprensión o escepticismo de muchos médicos que desconocen su existencia”. No sé de qué estudios sale esa tasa de incidencia, que implica que casi 50.000 personas sufre el mal en España, pero sí sé que la enfermedad es tan real como la licantropía y las posesiones demoniacas, por citar sólo dos ejemplos.

La hipersensibilidad electromagnética es un supuesto mal que hace que algunas personas padezcan una gran variedad de síntomas debidos, según ellas, a la exposición a las ondas de telefonía y de instalaciones inalámbricas, las líneas de alta tensión… La primera vez que oí hablar de ella fue en mayo de 2007, a raíz de un reportaje de la BBC -Wi-Fi: a warning signal (Wi-Fi: una señal de alarma)- que alimentaba la histeria antiantenas y en el cual se defendía su existencia y que la causaban las emisiones de radiofrecuencia artificiales que nos rodean. Desde entonces, las cosas no han cambiado. Un reducidísimo grupo de médicos y los habituales vendedores de productos milagro repiten machaconamente, en cuanto tienen oportunidad, que estamos ante una epidemia silenciosa y que las ondas electromagnéticas de los móviles, el microondas y la tele provocan a mucha gente insomnio, vómitos, eczemas, mareos y un largo etcétera de síntomas incapacitantes. Los estudios científicos niegan sistemáticamente que eso sea así.

Un metaanálisis titulado “Electromagnetic hypersensitivity: a systematic review of provocation studies” (Hipersensibilidad electromagnética: una revisión sistemática de los estudios de provocación), realizado por James Rubin, Jayati Das-Munshi y Simon Wessely, investigadores del Instituto de Psiquiatría de la Universidad del Rey, de Londres, y publicado en 2005 en Psychosomatic Medicine, revista de la Sociedad Americana de Medicina Psicosomática, examinó 31 estudios hechos a 725 afectados de hipersensibilidad electromagnética y descubrió que 24 de los estudios no dieron con ninguna prueba de la existencia de la patología y que, de los 7 aparentemente favorables a su existencia, los resultados de 3 se debían a errores estadísticos, los de otros 2 eran mutuamente incompatibles y los de 2 no habían podido ser replicados por sus autores, algo básico en ciencia. Así que los autores concluyeron que esa presunta enfermedad “no está relacionada con la presencia de campos electromagnéticos”, aunque quienes dicen padecerla sufran efectos muy reales cuyas causas tendrían un origen psicosomático. En los últimos seis años, nada ha cambiado.

Hasta la Organización Mundial de la Salud (OMS), la misma cuyos expertos clasificaron en mayo los móviles como posiblemente cancerígenos sin dar ninguna prueba, mantiene, en un documento de junio pasado, que la hipersensibilidad electromagnética no tiene su origen en las ondas de radiocomunicación:

“En varios estudios se han investigado los efectos de los campos de radiofrecuencia en la actividad eléctrica cerebral, la función cognitiva, el sueño, el ritmo cardíaco y la presión arterial en voluntarios. Hasta la fecha, esos estudios parecen indicar que no hay pruebas fehacientes de que la exposición a campos de radiofrecuencia de nivel inferior a los que provocan el calentamiento de los tejidos tenga efectos perjudiciales para la salud. Además, tampoco se ha conseguido probar que exista una relación causal entre la exposición a campos electromagnéticos y ciertos síntomas notificados por los propios pacientes, fenómeno conocido como hipersensibilidad electromagnética.”

Numerosos son los casos en los que electrosensibles, como también se denominan estas personas, se sienten a morir ante una antena de telefonía instalada en un edificio que en realidad no está conectada a la red, pero ellos creen que sí. Como escribía hace cuatro años Pepe Cervera, “las enfermedades se pueden inventar, y una vez inventadas siempre hay quien acaba por sugestionarse hasta enfermar y quien se beneficia de curarlas”. La hipersensibilidad electromagnética existe únicamente en la medida en que hay gente que cree que la sufre, como pasa con las posesiones demoniacas, y se aprovechan de ella pseudocientíficos y vendedores de inútiles protectores frente a las ondas que hacen su agosto gracias, también, al periodismo irresponsable y alarmista que, ante una afirmación extraordinaria, cae rendido en brazos del charlatán de turno que le da titulares increíbles y nunca consulta con científicos de verdad porque la historia se puede ir abajo. Y, si no, que se lo pregunten a los responsables de los informativos de La Sexta que hoy han convertido en espectáculo a Minerva Palomar, una pobre mujer que vive en un infierno creado por su creencia en algo que no existe, como Satanás.

  • chacel03

    Hola Luis:
    Me he quedado perplejo al leer tus opiniones… Hablar “gratuitamente” de este tema lapidando a gente que lo está pasando muy mal, demuestra poca “madurez”. Mi madre desde Marzo está “experimentando” según tú una especie de posesión demoniaca… Lo está pasando muy mal las radiaciones electromagnéticas de una antena que está a escasos 50 metros en frente de su vivienda puede ser la causante de los problemas que tiene actualmente. Le quema la garganta y los oídos por dentro, cefaleas, no puede dormir, y está en un estado nervioso contínuo… En Suecia tienen diagnosticada esta enfermedad, y mi madre de 65 años, por sus síntomas, son relativos a esta enfermedad, que se llama hipersensibilidad electromagnética, aunque quizá los suecos son más torpes que tú y no saben de lo que hablan. Cuando llega alguien a casa de mi madre con un móvil encendido, en seguida lo sabe… ummmhhh quizá es una “hechicera” que haberlas haylas… Tú te preguntarás como puede ser eso, que sin usar el móvil pueda llegar a saberlo… pufff es como la gravedad, hasta que llegó el famoso Newton y lo explicó… Te lo voy a explicar, soy técnico en Telecomunicaciones y sé de lo que hablo…. los móviles “hablan” contínuamente con las BTS (antenas de móviles) y viceversa, lo hacen una vez cada 500ms para saber donde está localizado el teléfono, esto siempre y sin hacer o recibir llamada alguna… Cuando hablan entre móvil y BTS genera una serie de mensajes radiados por el aire entre 900-1800 Mhz (megahercios) para GSM y 2400 Mhz para UMTS. Por eso mi madre lo detecta, cuando hay una llamada entrante o saliente es cuando lo pasa peor porque la energía que desprende el móvil es muchísimo mayor de cuando está en reposo. Creéme, lo estamos pasando muy mal por el estado físico y psiquico de mi madre.
    Por último, un consejo, procura nunca hablar de lo desconocido como lo has hecho, primero por ignorancia y segundo porque el día menos pensado te verás en algún problema y no te hará gracia que gente como tú se burle de ti.
    Saludos…
    PD: “sin acritud”

  • chacel03

    Hola Luis:
    Me he quedado perplejo al leer tus opiniones… Hablar “gratuitamente” de este tema lapidando a gente que lo está pasando muy mal, demuestra poca “madurez”. Mi madre desde Marzo está “experimentando” según tú una especie de posesión demoniaca… Lo está pasando muy mal las radiaciones electromagnéticas de una antena que está a escasos 50 metros en frente de su vivienda puede ser la causante de los problemas que tiene actualmente. Le quema la garganta y los oídos por dentro, cefaleas, no puede dormir, y está en un estado nervioso contínuo… En Suecia tienen diagnosticada esta enfermedad, y mi madre de 65 años, por sus síntomas, son relativos a esta enfermedad, que se llama hipersensibilidad electromagnética, aunque quizá los suecos son más torpes que tú y no saben de lo que hablan. Cuando llega alguien a casa de mi madre con un móvil encendido, en seguida lo sabe… ummmhhh quizá es una “hechicera” que haberlas haylas… Tú te preguntarás como puede ser eso, que sin usar el móvil pueda llegar a saberlo… pufff es como la gravedad, hasta que llegó el famoso Newton y lo explicó… Te lo voy a explicar, soy técnico en Telecomunicaciones y sé de lo que hablo…. los móviles “hablan” contínuamente con las BTS (antenas de móviles) y viceversa, lo hacen una vez cada 500ms para saber donde está localizado el teléfono, esto siempre y sin hacer o recibir llamada alguna… Cuando hablan entre móvil y BTS genera una serie de mensajes radiados por el aire entre 900-1800 Mhz (megahercios) para GSM y 2400 Mhz para UMTS. Por eso mi madre lo detecta, cuando hay una llamada entrante o saliente es cuando lo pasa peor porque la energía que desprende el móvil es muchísimo mayor de cuando está en reposo. Creéme, lo estamos pasando muy mal por el estado físico y psiquico de mi madre.
    Por último, un consejo, procura nunca hablar de lo desconocido como lo has hecho, primero por ignorancia y segundo porque el día menos pensado te verás en algún problema y no te hará gracia que gente como tú se burle de ti.
    Saludos…
    PD: “sin acritud”

  • chacel03

    Por cierto, se me olvidaba, sabrás que detrás de todo esto hay un interés enorme en que nada salga a la luz… Las operadoras de telefonía manejan mucho mucho dinero y tapan lo que haga falta… y hay un ocultismo enorme sobre este tema…

  • chacel03

    Por cierto, se me olvidaba, sabrás que detrás de todo esto hay un interés enorme en que nada salga a la luz… Las operadoras de telefonía manejan mucho mucho dinero y tapan lo que haga falta… y hay un ocultismo enorme sobre este tema…

  • 9438839

    hola.
    lo cierto es que cuando separo 2 imanes grandes me duele la cabeza. me pasaba más de niño, hace tiempo que no lo noto, pero desde luego con el teléfono y similar nunca me pasa.

  • DonEufemio

    Jajaja.Que bueno!

  • Pingback: "Mujeres 'burka' españolas": fomentando la histeria electromagnética | magonia - Blog elcorreo.com

  • Pingback: 'Electrosensibles': el periodismo gilipollas e irresponsable une a TVE y 'Rebelión' | magonia - Blog elcorreo.com

  • nite_cuento

    Realmente crees que esto es un montage para vender vestidos y aparatitos? sabes cuantos venden? bien pocos ya te lo digo yo, con los beneficios no podrian sobornar a nadie para que hagan una noticia como esta, o simulen que sus hijos tienen problemas con el wifi del colegio. Te puedo confirmar que es real y que espero que ni tu ni tus hijos tengais que padecerlo. Entiendo que puedas pensar que es simplemente questión psicosomática, y puede que haya algunos casos de esos, pero eso no te da derecho a negarlos todos.

    Solo pedimos prudencia y soluciones.

    Si quieres informarte puedes buscar “Això és la vida oi?” en google o contactar con la PECCEM

elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.