Ir al contenido

El Parlamento británico pide al Servicio Nacional de Salud que no financie la homeopatía por inefectiva

2010 febrero 22
por Luis Alfonso Gámez
El Comité de Ciencia y Tecnología de la Cámara de los Comunes urge, en un informe publicado hoy tras varios meses de investigación, al Servicio Nacional de Salud (NHS) británico a que deje de financiar la homeopatía porque “no existe ninguna prueba de que funcione más allá del placebo“. La comisión parlamentaria pide, además, a la Agencia Reguladora de Medicamentos y Productos Sanitarios (MHRA) que impida que las etiquetas de los productos homeopáticos incluyan afirmaciones sobre su uso médico sin que su eficacia haya sido demostrada. “Como no son medicinas, los productos homeopáticos no deberían tener licencia de la MHRA”, dice la nota de prensa.

Los diputados advierten del contrasentido de la política gubernamental respecto a la homeopatía, dado que, aunque el Ejecutivo reconoce que no existen pruebas de su efectividad más allá del placebo y que sus principios resultan implausibles desde el punto de vista científico, no tiene intención de que el NHS deje de financiarla, como ocurre desde 1948. Según el comité, la homeopatía es un placebo y el Gobierno debería tomar medidas en ese sentido.

“El Gobierno se muestra renuente a la hora de abordar la idoneidad y la ética de la prescripción de placebo a los pacientes, algo que generalmente se basa en algún grado de engaño al paciente. La prescripción de placebo no es compatible con una elección informada por parte del paciente -algo que el Gobierno consiera es muy importante-, ya que implica que los pacientes no tienen toda la información necesaria para hacer una elección consciente. Más allá de cuestiones éticas y de la integridad de la relación médico-paciente, la prescripción de placebo es mala medicina. Su efecto es poco fiable e impredecible, y no puede constituir la única base de cualquier tratamiento en el NHS”, sentencia el comité. Los parlamentarios consideran “inaceptable que la MHRA otorgue licencias a productos placebo -en este caso, azúcar en pastillas- porque les concede así un cierto estatus de medicamento. Incluso si las afirmaciones médicas en las etiquetas se prohíben, la licencia de la MHRA por sí sola da credibilidad a un producto”.

elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.