Ir al contenido

Radio Euskadi promociona a un charlatán curalotodo que vende remedios contra el cáncer y el sida

2010 noviembre 15
por Luis Alfonso Gámez
No había oído hablar de Leonardo Carvajal Posada hasta ayer. Supe de su existencia gracias a un amigo físico que le escuchó a primera hora de la mañana en Radio Euskadi, donde le entrevistaron en el programa Hágase la luz. Asegura haber descubierto la causa de todas las enfermedades, la solución al calentamiento global y una nueva teoría de la evolución de las especies, y fue entrevistado en la radio pública vasca como si todo lo que dice tuviera algún sentido, como si se tratara de un auténtico científico y no de un vendedor de crecepelos, pulseras magnéticas o alargadores de pene. Que es lo que es: nuestro protagonista tiene tanto de científico como Chiquito de la Calzada, y sus hallazgos son tan reales como el bálsamo de Fierabrás.

Carvajal Posada dice que ha descubierto que la causa de todas las enfermedades es “el desequilibrio magnético de las células” y que, por tanto, si lo recuperamos mediante la lllamada repolarización magnética celular, podemos curarnos hasta de cáncer y sida en fases terminales. Es algo por lo que ya le han aplaudido en Discovery DSalud, la revista española cuyo director sostiene que el VIH no es la causa del sida y que el cáncer no es una enfermedad, sino un mecanismo de defensa del cuerpo, entre otros disparates. El problema es que todo lo que afirma este colombiano sin formación científica -es economista- no sólo carece de sentido, sino que, además, puede infundir falsas esperanzas en enfermos con trágicas consecuencias. “Es más que una tomadura de pelo. Estamos ante un peligroso fraude porque puede haber quien piense que este hombre cura cosas que, en realidad, no puede curar. El principal peligro es que haya enfermos que dejen los tratamientos y confíen en estos remedios“, lamenta un biólogo vasco.

Un negocio redondo

Todos los compuestos para recuperar la salud magnética celular que ha inventado y comercializa a través de su empresa Carvajal Posada son ¡complementos nutricionales!, productos que no tienen pasar ensayos clínicos y demostrar su efectividad. Uno de ellos lo venden en España los Laboratorios Taxon -dedicados a la venta de complementos alimenticios- y lo recetan discípulos del médico Ryke Geer Hamer. Sus componentes son vitamina A, B1, B2, B3, B6, C, D3 y E, selenio, zinc y magnesio; se llama Remagcell y cuestan 100 euros los 480 mililitros. El negocio es redondo gracias a la frivolidad de medios de comunicación como El Colombiano que han llegado a decir que los hallazgos de nuestro protagonista salvan a “pacientes terminales de cáncer y sida”, algo de lo que se hace eco orgullosamente la web de su empresa. “Si Leonardo Carvajal Posada supiera realmente curar el cáncer, tendría trabajos en revistas de medicina y no es así”, me comentaba indignado hace unas horas el físico que me alertó de la noticia. Por cierto, la entrevista radiofónica tiene su origen en su participación en el V Congreso Internacional de Medicinas Naturales, celebrado en Madrid entre el 15 y el 17 de octubre, en el que se habló de cosas como la medicina del alma, las flores de Bach, la acupuntura, la bilocación cuántica…

No hace falta pararse analizar su discurso para concluir que estamos ante uno de esos sabios que de vez en cuando escriben a los medios de comunicación diciendo que han descubierto la Teoría del Todo, dónde se confundió Einstein o que estamos emparentados con las sirenas y “en las lagunas marítimas surgieron las primeras sociedades humanas”. Carvajal Posada es uno de esos investigadores incomprendidos que han dado en la cocina de casa con lo que decenas de miles de científicos persiguen en avanzadísimos laboratorios de todo el mundo, avanzando poco a poco. Tiene una empanada mental de mucho cuidado y un discurso lleno de jerga científica mezclada sin sentido que puede confundir al lego, pero no a un científico ni a alguien con un mínimo de cultura. Por si la cura del cáncer no fuera un logro suficiente, añade que ha dado con la solución al cambio climático y descubierto “una nueva teoría de la evolución de las especies”, y cree en el influjo de la Luna.

Lo mínimo que debería preguntarse ante algo así cualquier periodista es: ¿cómo es posible que alguien haya descubierto todo lo que dice haber descubierto este hombre?, ¿por qué no he sabido antes de él?, ¿qué hacen nuestros responsables sanitarios gastando millones de euros en costosos tratamientos contra el cáncer el sida y otras enfermedades?, ¿qué piensan en nuestras universidades de los hallazgos de Carvajal Posada? Nada de esto se preguntaron en Radio Euskadi, donde hicieron publicidad gratuita a los disparates de este hombre. Me parece una grave irresponsabilidad, y más cuando se habla de dolencias como el cáncer y el sida, promocionar remedios milagrosos a través de un medio de comunicación público. ¿Qué piensan en el Departamento de Sanidad del Gobierno vasco de que Radio Euskadi promocione a charlatanes curalotodo como solución a la que pueden recurrir los enfermos de cáncer?

Yo les dejo aquí el audio de su lamentable intervención en la radio pública vasca:

  • Martha C. Sànchez

    DR CARVAJAL POR FAVOR DEME SU CORREO NECESITO EL RPC QUE USTED CREO
    laferka@hotmail.com estoy en Barranquilla, Yo si creo en Usted y lo que descubrio, llevo 4 anos leyendo sobre medicina oriental y todo lo que dice tiene sentido.

  • Rene P

    Tú y tus hermanos son auténticos virus, y la sintergética es un cáncer que se propaga impune entre las mentes débiles y crédulas. Conozco a gente que ha caido en vuestra farsa. Sois patéticos, de verdad. Aprovechad mientras os dure.

elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.