¡Macua, tú sí que no estás a la altura!

Muy buenas noches a todos.

Pensaba que jamás volvería a escribir en este blog, pero mi orgullo me obliga a ello. Lo primero, decir que nunca más volveré a votar a Fernando García Macua. Sus declaraciones este sábado me parecen una falta de respeto para todos aquellos que pasamos sueño y frío por ver a nuestro equipo en Anoeta. Visto lo visto, muy poco le importa esa gente. Muy poco no, ¡nada!

Lo único que le importa al señor Macua -me ha costado mucho darme cuenta- son sus compromisos institucionales y contractuales con sponsors cuya aportación económica anual es indispensable” para la entidad. Parece ser que para nuestro presidente, la aportación económica de sus socios no parece indispensable. Y tampoco parece indispensable que estos socios pasen la noche en la calle (algunos desde las 22.00 horas), con temperaturas rozando los 0ºC y con granizadas incluidas. A él sólo le importan esos ‘compromisos’, que le dan la ‘pasta’ para seguir ahí en el trono.

Pues bien, mi voto -aunque anecdótico- no lo tendrá. El Athletic ha actuado mal y tarde. Desde el martes sabíamos que la Real iba a enviar 600 entradas al club rojiblanco. ¿Tan complicado era informar el miércoles o el jueves a última hora que de esas 600 entradas sólo 160 iban a ir a parar a los socios? Pues parece que sí.

Para nuestro presidente, es mejor dejar a la gente pasar toda la noche a la intempetie que dar la cara. ¿Nadie le informó que a las 22.00 horas había seguidores junto a la taquilla? ¿Nadie le informó que a las 7.30 horas estaban unas 600 personas (sólo 80 iban a conseguir su doble localidad) haciendo cola? ¿Tanto le costaba abrir las taquillas antes (a las 10.30 horas se abrieron) sabiendo que la inmensa mayoría de esos 600, o más, se iba a quedar sin su ‘premio’ de 40 euros, llámese entrada? ¿Ni el propio Caparrós -el técnico pasó allí a las 9.00 horas- tuvo compasión de esa gente?

Para usted, todo eso sólo fue un “error”. Un “error”, visto lo visto, fue votarle. Con gestos como éstos y limitándose a denunciar los “intentos de agresión” a sus directivos -cosa que denuncio tajántemente- se queda más ancho que largo. Sólo le pido que ojalá disfrute desde el palco de Anoeta -calentito y con todos los canapés que le ofrezcan- de un triunfo de nuestro equipo, pero sepa que su imagen ha quedado seriamente dañada, al menos para mí.

Seguramente a usted, este simple post le importe un carajo, pero sus declaraciones -tras más de 24 horas de reflexión- me han llegado al alma, ese alma que estuvo de madrugada en la puerta 33, pasando frío y sueño. Poco le importa, verdad? ¿Y esa gente que estuvo desde las 6, las 5, las 4, las 3, las 2, la 1 de la mañana…? ¿Un “error”? Asúmelo “con naturalidad”.

Muchas gracias, señor Macua.

Demasiado bombo para tan poco cambio

La ‘nueva’ camiseta del Athletic ya está aquí. Pongo nueva entre comillas porque sinceramente poco cambia con respecto a la de la temporada pasada. Y comparando una y otra, puedo concluir que me gusta más la anterior que la hoy presentada en el atrio de la Alhóndiga.

De un primer vistazo, la única variación destacable que observo es el cuello de la misma, que coge el estilo de un polo. Otros retoques que aprecio son que el logo de Umbro pasa a ser blanco en lugar de negro; que la raya donde se sitúa el escudo es roja y no blanca; o que en la parte trasera desparece el adorno rojo que atravesaba toda la camiseta.

Aun así, y a diferencia de lo opinado por algunos, no me parece para nada fea la elástica de Umbro. Y es que si me gustaba la de hace un año es lógico que me agrade la actual. Eso sí, creo que se ha dado demasiado bombo para tan poco cambio. La política de marketing tendrá la culpa, digo yo.

Pero si de eso se trataba, de vender más, yo hubiera apostado por sacar una segunda o tercera equipación más revolucionaria porque, en mi opinión, a los que ya tienen la rojiblanca del pasado año, como es mi caso, no creo que les atraiga comprar una prácticamente similar. Y repito, la camiseta en sí me gusta mucho.

¡AUPA ATHLETIC!

‘Vaya Semanita’ en el Athletic

Quien pensara que con el final de la competición el Athletic iba a dejar de ser actualidad estaba equivocado. De hecho, esta semana el club rojiblanco ha dado más juego que cualquier otra del resto del año. Y no, precisamente, por sus dos jugadores convocados por la selección para el Mundial, sino por temas meramente extradeportivos.

Comenzamos el lunes con la resaca de la polémica foto de Yeste desnudo en Menorca. El revuelo causado por la instantánea fue monumental, hasta el punto de que la plantilla del Athletic emitió la tarde de ese mismo día un comunicado en el que anunciaba el boicot a EL CORREO por la imagen publicada. La medida de los jugadores se resumía en no ofrecer entrevistas personales a este medio por un tiempo indefinido.

Si la foto ya había fundido Internet el sábado, esta decisión de la plantilla rojiblanca sacó humo a los ordenadores el martes. La noticia alcanzó las 35.000 páginas vistas –una barbaridad-, siendo comentada por cientos de internautas. Muchos de ellos se posicionaban a favor de la medida, pero otros muchos no entendían la postura adoptada por los leones.

Parecía que los malos rollos tenían ya su cupo cumplido. Más aún después de que el miércoles se colocara la primera piedra del nuevo San Mamés y se conociera a primera hora de la tarde la contratación de Igor Martínez hasta 2013. Pero lo que debería haber sido una buena noticia, se ha convertido en una situación un tanto rocambolesca.

El jueves, el ya ex jugador del Alavés, ofrecía una rueda de prensa en Vitoria para despedirse de su afición. Esta comparecencia, según ha llegado a mis oídos, no gustó nada en Ibaigane. Y menos aún, supongo, que el futbolista posara con la camiseta albiazul. Con todo, el agente del futbolista anunció que el viernes iba a ser la presentación de Igor Martínez.

Pero esta presentación jamás se dio. Al menos, como el club nos tiene acostumbrados. A media tarde del jueves, el departamento de prensa del Athletic no tenía constancia de ninguna presentación, al contrario de lo que había comunicado el representante del jugador. Ya el viernes por la tarde, en la web oficial del club aparecía Igor Martínez posando con la camiseta del Athletic junto a Macua y rubricando su contrato. Había sido un acto privado sin los medios de comunicación, algo realmente extraño.

La semana rojiblanca, sin embargo, nos iba a dar un nuevo capítulo de ‘humor’. Era el reservado al programa de ETB-2 ‘Vaya Semanita’. En uno de sus ‘sketch’ se parodiaba la política de fichajes del Athletic en Pamplona y se dejaba esta perla: “Joder cómo corre, parece Gurpegui cuando le daba a la nandrolona”. De nuevo, ya estaba montada. Malestar en el Athletic, llamadas a ETB, vídeo ‘censurado’ en la web de la televisión pública vasca, vídeo eliminado hasta de YouTube

En fin, que como dirían en Barcelona, el Athletic es ‘Més que un club’…

PD: ¿Haría lo mismo el Athletic con ‘amigos’ como José Ramón De la Morena de la SER? Ese sí que nos ha dado palos…

La polémica foto de Yeste

Fue el tema de conversación el sábado. Yeste había anunciado el día antes su marcha del Athletic y EL CORREO plasmaba su adiós en la portada. Pero más que la noticia, lo que más llamó la atención fue la imagen que ilustraba la información. En la fotografía, captada por Ignacio Pérez en Menorca –allí se disputaba el partido de homenaje a Etxeberria-, se observaba al basauritarra tumbado en la cubierta de un barco completamente desnudo.

Las opiniones que me llegaron sobre el asunto fueron de lo más variopintas. Algunos lo veían bien; otros pensaban que EL CORREO jamás debería abrir con una imagen de ese tipo; otros consideraban que la fotografía vulneraba el derecho a la intimidad del jugador… En mi opinión, la elección fue todo un acierto. Y os explico mis razones.

Yeste buscó esa foto. Él, más que nadie, sabía que los objetivos estaban puestos en su persona después de que se confirmara su final rojiblanco. Además, el basauritarra era consciente de que los medios bilbaínos se encontraban en Menorca para cubrir el homenaje al ‘gallo’. Así las cosas, se daban todos los ingredientes para que Yeste fuera captado y él quería que fuera así: desnudo y dando la impresión de que se la pelaba el hecho de dejar el Athletic. “Una imagen vale más que mil palabras”, me comenta mi compañero Iñaki (el mismo que hace una semana me regalaba una taza del ’10′).

Y tiene toda la razón. Fran era el único miembro de la tripulación que se encontraba en paños menores, circunstancia que me hace creer que buscaba la instantánea. Por ello, no creo que tenga el derecho de mosquearse, como muchos opinan. La duda es si se vulnera la intimidad. Desconozco el marco legal, pero tomando como referencia otros casos de personajes públicos, entiendo que la imagen entra dentro de la legalidad.

Sobre la conveniencia o no de que la fotografía aparezca en un medio como EL CORREO, mi posición es clara. Al no tratarse de una imagen vulgar ni dañina para la vista, el periódico aprovechó acertadamente la exclusiva para ilustrar la información. En mi opinión, era noticia de portada y foto de portada.

Colorín colorado…

Hace ya prácticamente un mes de mi último post. Mucho tiempo, ¿verdad? Mucho tiempo para que mi perspectiva sobre el futuro del Athletic haya cambiado radicalmente. Cinco partidos sin ganar desde el 4-1 ante el Almería -tres de ellos en San Mamés- han hecho que las esperanzas europeas se hayan esfumado. Y eso que aún quedan dos partidos y sólo un punto nos separa de la sexta plaza.

Pero, como apunta Jon Agiriano en su crónica de hoy, el Athletic no da más de sí. Y yo comparto su opinión. Los rojiblancos han llegado al final de temporada hundidos física y mentalmente. Y el partido de ayer ante el Málaga (1-1) es un claro ejemplo de ello. Incapaces de crear jugadas con sentido -una constante en este equipo-, los de Caparrós se limitaron a enviar pelotazos arriba, tanto cuando estaba Llorente como después, cuando fue sustituido.

Lo cierto es que la falta de ideas, de lo cual me he contagiado, es una realidad. El Athletic, tristemente, no juega a nada. Por eso, lo más recomendable es dar carpetazo a la temporada y no volver a caer en la tentación de ilusionarnos con Europa. Más si cabe con la visita al Madrid de CR9 a la vuelta de la esquina.

Llegará el momento de hacer balance pero eso vendrá más adelante. Vamos a esperar a los partidos del Bernabéu y ante el Deportivo para sacar las últimas conclusiones.

¡AUPA ATHLETIC!

Así da gusto

Quien pensara que esta jornada el espectáculo iba a estar en el Bernabéu se equivocaba. Y es que ha sido en San Mamés donde se ha visto la mejor versión futbolística, encarnada en unos jugadores del Athletic hoy brillantes. Destacar el extraordinario partido realizado por Javi Martínez, Toquero y Gabilondo, piezas claves en el contundente triunfo de los de Caparrós sobre el Almería (4-1).

Ya desde muy pronto se vio que el encuentro tenía claro color rojiblanco. Las llegadas de los bilbaínos a la portería defendida por Alves eran constantes. Y ya en el minuto 5 Gurpegui había hecho temblar la madera con un remate de cabeza a centro de Gabilondo. A continuación fue Llorente el que puso en apuros al guardameta visitante, lo que hacía presagiar que el gol no tardaría mucho en llegar.

Y así fue. Era el minuto 13 cuando Javi Martínez inauguraba el marcador tras rematar de cabeza un saque de esquina botado por Gabilondo. Precisamente el guipuzcoano tuvo en sus botas el 2-0 tras una trabajada jugada de ‘TQ2′ o ‘GT2′ (como me comenta Gontzal), pero incomprensiblemente envió el esférico fuera. Pese a todo Igor pudo desquitarse de su error pasada la media hora de juego con un tanto marca de la casa, de esos que solemos denominar golazos.

El choque estaba encarrilado, pero el Athletic quería más. “¡Beste bat, beste bat!”, gritaba la parroquia rojiblanca. Fue Llorente el que estuvo más cerca de incrementar la ventaja antes del descanso. Sin embargo, la maldición de los penaltis reapareció por ‘La Catedral’. Una falta dentro del área sobre Toquero llevó al ’9′ a los once metros. Su disparo, malo por cierto, lo atajó sin dificultades Alves, haciendo regresar los no tan viejos fantasmas. Ya mucho antes Clos Gómez debía haber señalado una pena máxima por una clara mano de Acasiete, pero visto lo visto…

El inicio del segundo tiempo fue eléctrico. En un abrir y cerrar de ojos el Athletic había dado carpetazo al encuentro con otros dos tantos. El primero, de Javi Martínez, antológico. Fue un gol de auténtico ‘crack’. El navarro se fabricó una auténtica obra maestra en el área del Almería que acabó en el 3-0. La pañolada con la que lo festejó San Mamés lo dice todo.

Todavía se comentaba el brillante gol de Javi, cuando llegó el cuarto. Toquero, pletórico, sirvió desde la banda a Llorente para que éste enviara el balón a las mallas. El campo era una fiesta y aún quedaban 40 minutos por delante. Sin embargo, fue el Almería el que en ese tiempo logró maquillar un poco el resultado. El tanto de Piatti, en cambio, no deslució las atronadoras ovaciones a Gabilondo, Toquero y Javi Martínez.

Muy diferente fue el recibimiento a Yeste, inmerso en su cada vez más difícil proceso de renovación. Se llegaron a escuchar silbidos hacia el de Basauri, al que se le vio como enfadado, negándose incluso a sacar un córner. Pero hoy no era día para malas caras, sino todo lo contrario. El Athletic sigue con sus opciones europeas intactas y esa es la buena noticia.

¡AUPA ATHLETIC!

Un Athletic fallón

Otra vez la maldición de los penaltis. Otra vez que se quedan puntos en el camino. Otra vez las lamentaciones por las oportunidades perdidas. El Athletic se ha dejado dos puntos en Gijón. Ése es el resumen de un partido en el que los de Caparrós han sido incapaces de batir al guardameta del Sporting Juan Pablo, el gran salvador hoy de su equipo.

Llegaban los leones a tierras asturianas con la intención de certificar sus aspiraciones europeas. Y bien que lo podían haber hecho de no ser por la falta de puntería. Porque ocasiones ha habido, y muchas. Pero hoy no era el día. Ni Javi Martínez, ni Susaeta, ni Gabilondo, ni Llorente, ni Muniain… Todas las acciones de ataque del Athletic han acabado en saco roto.

La más dolorosa de todas ellas, la del penalti fallado por Gabilondo. ¡Qué suplicio! Toquero había robado la cartera a la defensa del Sporting para provocar una pena máxima que, una vez más, desaprovechamos. Es el cuarto penalti que desperdiciamos de los siete que nos han señalado en Liga. El porcentaje es para echarse a llorar.

Ahí se esfumaron buena parte de las opciones del triunfo, pero no todas. Es con lo que me quedo, con un Athletic que buscó la victoria hasta el pitido final, algo que no ocurrió por ejemplo en Sevilla. Algo positivo hay que sacar en días como hoy.

¡AUPA ATHLETIC!

Ari, ari, ari… Toquero, lehendakari!!!

No es la primera vez, ni creo que será la última. Toquero, ese gladiador vestido de futbolista, ha vuelto a levantar al público de San Mamés de sus asientos. Lo ha hecho con una actuación memorable, firmando los dos goles que sellaban la victoria del Athletic sobre el Valladolid, y peleando hasta la extenuación. Sus gemelos, por ejemplo, casi acaban en su garganta tras la paliza que se ha pegado el gasteiztarra.

Empezó, sin embargo, espeso el Athletic ante un equipo pucelano que se afanaba en presionar con acierto la salida de juego de los rojiblancos. Así transcurrió el primer cuarto del partido. Los de Caparrós no conseguían llegar con peligro al área rival, mientras que la presión de los de Onésimo seguía resultando muy eficaz. Así, hasta el minuto 25. Falta lateral que saca Gabilondo para que remate Llorente prácticamente a bocajarro. La acción del ’9′ encuentra la respuesta de Villar, que envía el balón a córner. El saque de esquina, de nuevo bien sacado por Gabilondo, es cabeceado a la red por Toquero, que sube el 1-0 al marcador.

Hasta ese momento los de Caparrós apenas habían dispuesto de ocasiones claras. Pero fue llegar el primer gol y ver como el esquema del Valladolid se venía abajo. Estar en puestos de descenso pesa lo suyo. En cambio, cuando tu posición es más desahogada, todo es más sencillo. Tanto que apenas diez minutos después el Athletic había cerrado el partido con un nuevo gol de Toquero, que aprovechó una dejada de Llorente para batir por bajo y con clase a Justo Villar, el mismo portero que el miércoles defendió el marco de Paraguay.

La quinta victoria consecutiva en ‘La Catedral’ estaba en el bolsillo antes del descanso y así se sentía entre la masa social. En otros tiempos, habría tocado sufrir en el segundo tiempo. Hoy, en cambio, no. Tal era la seguridad en el triunfo que Caparrós se permitió el lujo de dar descanso a Llorente. En su lugar entró Muniain, al que más tarde le acompañaría Iñigo Pérez, sustituto de un Susaeta no muy acertado.

La mayor ovación de la tarde, no obstante, llegó con el tercer y último cambio. El reconocimiento fue para Gabilondo tras el gran partido realizado. Anda fino últimamente Igor y eso es de agradecer porque nadie se acordó de Yeste. La tarde, muy fría por cierto, terminó sin más goles, aunque la cuenta podría haberse incrementado, pero ya habrá otras ocasiones. De momento seguimos de lleno en la lucha por Europa. Séptimos con 40 puntos a falta de 13 jornadas. Ahí es nada.

¡AUPA ATHLETIC!

Una renovación justa

No seré yo el que defienda a Caparrós ni su estilo de juego, pero considero que su renovación por un año es justa, al menos, teniendo en cuenta los resultados obtenidos. Para explicar mi postura veo necesario echar la vista atrás unas temporadas. Tras la marcha de Valverde, el Athletic entró en caída libre, con el riesgo del descenso muy, pero que muy, presente.

Mendilibar, Clemente, Sarriugarte y Mané fueron los inquilinos del banquillo rojiblanco en la etapa más negra que el club recuerda. En la mente de todos siguen los dramáticos partidos ante el Levante (última jornada de la Liga 2006/07) o frente al Zaragoza (aquel que se ganó por la mínima con un gol de Yeste tras filigrana de Llorente en línea de fondo ’2005/06′). Fueron dos años de auténtico calvario.

Llegó entonces el cambio. Macua tomó el mando del club y su primera decisión fue traer a Caparrós, una medida que fue aplaudida por todos. Su fama de técnico serio y, a la vez, defensivo era bienvenida en un equipo que hacía aguas por todas partes. Se fichó a muchos jugadores. El tiempo ha demostrado que ni la mitad valían la pena, pero era necesario devolver la ilusión a la masa social.

El hecho es que en el primer año, el Athletic logró su objetivo: no pasar los apuros de campañas anteriores. Lo logró sin un fútbol espectacular, pero con partidos reseñables como el 5-1 al Valencia de Villa en San Mamés.

El año de la Copa

Su segunda temporada al frente de los leones fue la de la final de Copa. Este técnico, se quiera o no, devolvió la ilusión a todo un pueblo. La gente volvió a sentir el Athletic desde dentro y eso no hay dinero que lo pague. Apostó por el torneo del K.O. y nos llevó a Mestalla. En Valencia nos encontramos con el mejor equipo de la historia y el título se lo quedó el Barça. Pero 25 años después estábamos ahí. La Liga quedó en un segundo plano y a punto estuvo de costarnos caro. ¿Qué hubiera pasado si los suplentes no hubieran ganado al Betis en aquel partido justo antes de la final? Mejor no pensarlo.

Y llegó la 2009/2010. Haber jugado la final de Copa nos permitió disputar la Liga Europa, pero también nos obligó a adelantar la pretemporada. El Athletic empezó a competir en pleno mes de julio. En las fases previas, los de Caparrós ofrecieron una paupérrima imagen, pero lograron el objetivo. Otra vez resultados.

El equipo se presentó en septiembre con tres frentes abiertos: Liga, Copa y Liga Europa. En el principal, la Liga, el equipo ha respondido. En la Copa se fracasó al caer ante el Rayo. Y en la competición europea se alcanzaron los 1/16 de final, siendo eliminados por el Anderlecht tras un penoso partido en Bruselas.

Yo he sido el primer crítico con el juego del equipo, pero haciendo balance creo que ‘Jokin’, como todos le llamábamos en sus comienzos, se ha ganado la renovación. No entiendo, sin embargo, que él la haya aceptado después de aquellas declaraciones en las que afirmaba que “tres años en el banquillo del Athletic queman mucho”. En fin. Que más vale lo malo conocido que…

¡AUPA ATHLETIC!

¿Para qué este amistoso?

Me dirigía ayer en el metro a San Mamés con mi portátil a cuestas dispuesto a contar en directo el amistoso Athletic-Paraguay. Ya en el trayecto pude comprobar que el partido era especial. El público que iba a poblar las gradas de ‘La Catedral’ era diferente al del resto de días. La gran mayoría de los aficionados eran niños y niñas, que ataviados con sus bufandas y camisetas se dirigían ilusionados al estadio.

Acompañados por sus aitas y amas, así como por sus entrenadores, los chavales -el verdadero futuro de este club- se frotaban los ojos para ver a sus ídolos: Llorente, Iraizoz, Javi Martínez, Toquero… Pero lo que ellos no se esperaban es que ninguno de los titulares en Sevilla iba a estar sobre el césped. “¡Vaya decepción!”, lamentaban algunos.

Comparación con Euskadi

Y yo comparto su decepción. Si se decide programar este amistoso es para algo. ¿Hubiera entendido alguien que el Athletic enviara a sus suplentes a jugar con Euskadi en el caso de que se hubiera celebrado el partido en Navidad? No me cabe la menor duda, de que se hubiera liado la marimorena.

Entonces, ¿por qué ayer el Athletic decidió optar por los suplentes y canteranos? El amistoso de Paraguay trataba de sustituir al compromiso navideño de la selección vasca, y en esa cita siempre estaban los mejores, independientemente de la carga de partidos, como argumentó ayer Caparrós. Pero no culpo sólo al entrenador. En mi opinión, creo que el club debería haber tomado cartas en el asunto. Pero como dice hoy Agiriano, “ya se sabe que nada de eso importa”.

Tampoco que enfrente se tuviera a una selección mundialista que llegó a Bilbao con todas sus estrellas para dar mayor prestigio al partido. Y lo cierto es que el encuentro fue un bodrio. Espero, al menos, que el fútbol vizcaíno salga beneficiado económicamente, aunque permítanme que lo dude.

¿Beneficios?

Para empezar la Diputación había adquirido 10.000 entradas para repartir entre los clubes y centros escolares, de modo que de esa parte el beneficio es 0. Nos queda entonces los otros 15.000 aficionados que acudieron a San Mamés. Pero no nos tenemos que olvidar que Paraguay no ha venido gratis. Y que abrir el estadio, pues cuesta lo suyo. Además, si tenemos en cuenta que el encuentro no se televisó… el beneficio real supongo que será mínimo.

Entonces, me vuelvo a preguntar: ¿para qué este amistoso? Para rodar a los menos habituales podríamos haber vuelto a jugar contra el Eibar, ese equipo de Segunda B que no hace mucho nos endosó un sonrojante 4-1. Creo que generar tanta expectación ha resultado, a la postre, contraproducente para todos. Aun así…

¡AUPA ATHLETIC!

elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.