Ir al contenido

La ayuda del mirón

2016 junio 24
por Eduardo Angulo Pinedo

Si uno se ve en un problema y necesita la ayuda de quien pase por allí, la ayuda del mirón se puede decir, siempre queda la duda de si la ayuda llegará o no. Por tanto, el compromiso y la ayuda del mirón son conductas a investigar. Nicolas Guéguen, nuestro psicólogo bretón de la Universidad del Sur de Bretaña en Lorient, también se pregunta por este comportamiento tan variable y monta un experimento para conocer lo que influye en la conducta del mirón.

Trabajan con 76 voluntarios, con 32 mujeres y edad de 20 a 30 años. Los eligen porque están sentados solos en algún bar del centro de una ciudad de la Bretaña francesa. Dos investigadores, hombres y de 20 años de edad, serán la víctima del delito y el delincuente. La víctima llega al bar y se sienta en una mesa cercana a la que ocupa el voluntario, que no sabe que lo es, al que van a investigar su conducta de mirón y de ayuda a la víctima. El investigador lleva un maletín que deja en el suelo junto a su mesa. Al poco tiempo se levanta, le pregunta al voluntario la hora, le da las gracias con una sonrisa y se va olvidando el maletín en el suelo. Esto se hace con la mitad de los voluntarios; parta la otra mitad, que es el grupo de control, el investigador se va sin más, sin preguntar la hora y no entra en contacto con el voluntario ni siquiera con la mirada. Poco después llega el segundo investigador, el que hace de ladrón. Mira alrededor durante unos 10 segundos, coge el maletín y se va.

Pues bien, el 84% de los voluntarios que han dado la hora a la víctima interviene de alguna manera para que el ladrón no se lleve el maletín. Da un aviso, pregunta al ladrón si el maletín es suyo o, incluso, no le deja marchar. Y esto solo lo hace el 47% de los voluntarios a los que la víctima no ha pedido la hora. Por tanto, el trato previo con la víctima, aunque parezca mínimo, facilita la prestación de ayuda si se necesita.

Siempre ayudan más las mujeres, con o sin contacto previo. Lo hace el 94% de las mujeres frente al 76% de los hombres si han dado la hora, y el 53% de las mujeres frente al 43% de los hombres si no lo ha habido.

 

*Guéguen, N. y 3 colaboradores. 2016. The foot-in-the-door technique, crime, and the responsive bystander: A field experiment. Crime Prevention and Community Safety 18: 60-68.

elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.