Ir al contenido

Quitar el frío

2013 septiembre 4
por Eduardo Angulo Pinedo

Llegará el mal tiempo. Lloverá, hara frío y echaremos en falta un sol amigable y calentito. Y resulta que el cine tiene algo que ver con esto de quitar el frío. Veamos. Los que van al cine no lo hacen por igual en todas las estaciones y este comportamiento ya lo conocen, claro está, las productoras. Así, en Estados Unidos, tal como nos cuentan Jiewen Hong y Yacheng Sun, de las universidades de Ciencia y Tecnología de Hong Kong y de Colorado en Boulder, respectivamente, la temporada se basa en los estrenos de las grandes fiestas, es decir, de Navidad, Acción de Gracias, de la Independencia, de San Valentín,… Pero nuestros autores destacan que no existen estudios sobre la estacionalidad en el cine teniendo en cuenta otros factores como, por ejemplo, la temperatura. Y, en segundo lugar, tampoco se ha investigado a fondo si la estacionalidad varía según los géneros cinematográficos. Por todo ello, proponen una investigación sobre las preferencias de los espectadores en relación con la temperatura y con las películas románticas.

Primero trabajan con 53 universitarios, de ellos 28 mujeres, a los que se les pide, en una encuesta, que puntúen, de 1 a 7, una serie de 12 películas de diferentes géneros, románticas, de acción, thriller y comedias, a la vez que toman unos una taza de té caliente y otros un vaso de té con hielo. En la última pregunta de la encuesta se les pide que puntúen si tienen frío o calor y cuánto. Los voluntarios del té con hielo y que sienten más frío puntúan las películas románticas con una media de 4.57, frente a los que toman la taza de té y no sienten frío que lo hacen con una media de 3.80. No ocurre lo mismo con las películas de los otros géneros cinematográficos.

En un segundo experimento, Hong y Sun manipulan la temperatura de la habitación en la que los voluntarios responden a las encuestas. Entonces, los estudiantes con frío declaran que pagarían, por ver una película romántica, más dinero y con más interés que por las películas de otros géneros. Lo mismo ocurre si hay que pagar por alquilar una película para verla online y, de nuevo, hay más interés y dinero por ver una película romántica si se siente frío. Y, curiosamente, si calentamos la habitación, el interés por el romanticismo disminuye y acaba desapareciendo y, por tanto, igualando las películas de este género con el resto.

Los autores sugieren que amor y calor están de algún modo relacionados y, de esta manera, si tenemos frío buscamos el romance, o sea, que el frío físico nos hace buscar el calor psicológico.

 

*Hong, J. & Y. Sun. 2012. Warm it up with love: The effect of physical coldness on liking of romance movies. Journal of Consumer Research 39: DOI:10.1086/662613

elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.