Registro akásico

Ciertamente muchos de vosotros no tendréis la menor idea de lo que os presento en este artículo, cuando os escribo “Registro akásico”, por lo cual comenzaremos el artículo explicando que es eso de registro akásico.

Akásico es una palabra, acuñada por la teósofa británica Annie Bésant (1.847-1.933), cuyo significado es una traducción de una antiguo idioma indio, el sánscrito cuyo significado es éter.

Según la Wikipedia la definición de registro akásico la define como;

“Especie de memoria de todo lo acontecido desde el principio de los tiempos que está registrada en el éter.

En el éter están almacenado todo lo acontecido desde el principio de los tiempos y todos los conocimientos del universo”.

Los registros akásicos, son unos archivos místicos, los cuales contienen todo el conocimiento transcendental, conteniendo la historia del cosmos, la información de las almas existentes y que han existido.

La primera mención del registro akásico conocida, la podemos encontrar en el libro “La sabiduría antigua (1.898)”, publicado por la ocultista británica Annie Bésant.

Según Annie Bésant, los maestros antiguos creían que existían unos registros escritos en una realidad incorpórea (una especie de gran enciclopedia u ordenador que contiene los datos de todo el universo), siempre según Annie, estos antiguos maestros pertenecerían a comunidades tan dispares como los caldeos, los chinos, los cristianos, los druidas, los egipcios, los griegos, los hebreos, los himalayos, los hindúes, los mayas, los moros, los persas, incluso los tibetanos, aunque a pesar de afirmar que todas estas culturas creían en los registros akásicos, no ha aportado ninguna prueba documental de que esto sea cierto.

Año 1.913, el teósofo, también británico Charles Webster Leadbeater (1.854-1.934), en su libro “Man: How, Whence, and Whither?” nos cuenta sus experiencias analizando el éter, donde nos cuenta la historia de la Atlántida, así como otras civilizaciones desaparecidas, al igual que afirma que en el siglo XVII la Tierra estará alimentada por energía atómica.

Annie Bésant, afirma que solo pueden acceder a estos registros personas con ciertos dones espirituales (chamanes o médiums), los cuales pueden acceder a estos registros mediante el sueño lúcido, la proyección astral o cualquier otra experiencia espiritual fuera del cuerpo.

El acceso a estos registros tiene una cierta polémica, mientras Anne Bésant afirma que es necesario poseer un don especial, otros afirman que cualquier individuo puede acceder a estos datos siempre que sea capaz de alterar su consciencia, bien por medios naturales, como también por métodos artificiales, como podrían ser determinadas drogas.

Tanto la religión cristiana como la hinduista no admiten estos registros akásicos, al igual que la comunidad científica, puesto que no existe ninguna evidencia verificable de la existencia de estos registros.

 

Facebook Twitter Stumbleupon Delicious More More More

Comments are closed.

elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.