Contracción mental

Al igual que cuando la rama de un árbol se seca y esta se empequeñece endureciendose al secarse, se vuelve frágil y resquebradiza, lo mismo le ocurre a nuestra mente.

Nuestra mente debe estar abierta, ser flexible, jugosa, abierta psíquicamente para adaptarse a las diversas circunstancias de la vida.

Si dejamos que nuestra mente se seque, terminara refugiada en multitud de autodefensas psicológicas engañándose a la vez a ella y a nosotros.

Nuestro intelecto es como el agua, mientras el agua fluye es sangre nueva que genera vida por donde pasa, si se queda estancada terminara por oler mal y pudrirse, si nuestra mente no la ejercitamos utilizandola, razonando y pensando, poco a poco cada vez funcionara más lento, hasta que prácticamente solo funcione en automático.

Un ejemplo extremo, también podría ser la demencia senil, conforme las personas nos vamos haciendo mayores, nuestros hijos crecen, enviudecemos, nos jubilamos, etc, en estas ocasiones la mente puede darse el caso que se acomode y se haga vaga, llegue a infravalorarnos y sus neuronas se oxiden hasta el punto de perder la memoria, olvidar lo aprendido, en definitiva, algo parecido como formatear parte del disco duro de un viejísimo ordenador, donde los programas nuevos difícilmente tendrán cabida por necesitar muchos recursos de los cuales yo no dispone ni el ordenador, ni el disco duro, pues en el caso de la demencia senil, el disco duro seria la mente del paciente y el ordenador en sí, el paciente.

De hecho una de las mejores prevenciones contra la demencia senil, es que el paciente tenga su mente ocupada en algo, se mantenga activa en alguna actividad bien sea física o mental.

Ciertamente, a más profundizo en los problemas de la mente, mas alucino de lo compleja que es, pero curiosamente, al montón de problemas que la mente genera, básicamente las soluciones son simples y generalizadas, simplemente con observar la situación, razonar y actuar en consecuencia, la mayoría de psicólogos y psiquiatras se morirían de hambre.

El gran problema de la mente, es que las personas actuamos por impulsos, sin pensar, ni razonar, nos dejamos llevar por la corriente de la vida, las prisas de la sociedad, los sentimientos, las acciones de las personas y cosas que nos rodean, si pensáramos y analizáramos  las circunstancias que nos hacer reaccionar, viviríamos mucho más felices y cómodos.

Cuando nuestra mente tiene miedos, hostilidades u odios, nuestra mente se contrae creando infinidad de problemas en la mente, pero cuando nuestra mente se llena de adaptabilidad, confianza, inteligencia, generosidad, benevolencia y compasión, nuestra mente se crece expandiéndose.

 

Facebook Twitter Stumbleupon Delicious More More More

Comments are closed.

elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.