Estoy cansado

 

 

Mi amiga Julia, de la cual hace años no tengo noticias suya, a parte de esos correos que generalmente nos vamos reenviando entre unos y otros, en este caso me ha enviado este correo donde hay unas frases que considero interesantes, las cuales os iré comentando una a una, atribuidas a un actor cómico estadounidense ,cuyo nombre prefiero omitir.

Los textos en negrita son los que expresan la opinión de este actor.

 

El escrito comienza así:

 

 

TENGO 76 AÑOS Y ESTOY CANSADO…

 

 

Un brillante actor y comediante, un hombre sin escuela pero educado y autodidacta, quizás más lúcido que muchos.

Esto debería ser de lectura obligatoria para cada hombre, mujer y niño en Jamaica, el Reino Unido, Estados Unidos de América, Canadá, Australia, Nueva Zelanda y todo el mundo …
“Tengo 76 y estoy cansado”

Tengo 76.

Excepto por un breve período en los años 50, cuando yo estaba haciendo mi Servicio Nacional, he trabajado duro desde que tenía 17.
A excepción de algunos graves problemas de salud, trabaje semanas de 50 horas, y no llame a nadie para decir que
estaba enfermo en casi 40 años.

Hice un salario razonable, pero no heredé mi trabajo o mis ingresos, y he trabajado muy duro para llegar a donde estoy.
Y teniendo en cuenta el desastre de la economía, parece que haber ahorrado para mi jubilación no fue mala idea.

Y estoy cansado.

Muy cansado.

Yo, Jorge, el que os escribe, tengo 50, me faltan 26 para estar cansado.

Empecé a trabajar a los 14 años de mozo de almacén, mas tarde trabaje en una fábrica de acuarios, que mas tarde fabricaba armarios de baño, después repartí objetos de regalo, grifos y artículos varios por toda España, con un camión, vino una crisis y fui al paro, en el tiempo que estuve en el paro estudie radio y televisión y electrónica industrial, trabaje de aprendiz de mecánico de coches, encontré trabajo para poner tejados de Uralita en naves industriales, monte armarios de cocina, puse tuberías de Uralita y polietileno para alimentar de agua a varias ciudades, trabaje de subcontrata para distintas empresas químicas, envase jabones líquidos, actualmente trabajo reparando ascensores, e invierto en bolsa, también, (aunque este es un trabajo no remunerado) os castigo con estos artículos… y no estoy cansado.

Lo de los artículos, más que trabajo es una afición, como lo es pintar cuadros, escribir un libro que tengo casi terminado, tener gallinas y conejos en casa, árboles frutales, una muy mal cuidada huerta, me gusta cocinar, etc… y sigo sin estar cansado, será que en los 26 años que faltan me cansare.
Estoy cansado de que me digan que tengo que “repartir la riqueza” a las personas que no tienen mi ética de trabajo.

Estoy cansado de escuchar que el gobierno tomará el dinero que ganaba, por la fuerza si es necesario, y dárselo a la gente demasiado perezosa para ganarlo.

Estoy cansado de que me digan que el Islam es una “religión de paz”, cuando todos los días puedo leer decenas de historias de hombres musulmanes que matan a sus hermanas, esposas e hijas por el “honor” de la familia; de disturbios musulmanes por algunas leves ofensas; de asesinatos por musulmanes a cristianos, porque no son “creyentes”.
Todo en nombre de Alá, porque el Corán se los indica.

 

Es cierto que lo de repartir la riqueza atesorada con nuestro esfuerzo, es muy bonito decirlo, y hasta queda bien, en un caso determinado se puede ayudar a un amigo, aunque cuando haces un préstamo casi mejor hacer un regalo, en muchas ocasiones pierdes lo prestado y el amigo, aquí podría escribir el nombre de algún “ex-amigo” deudor, pero no merece la pena…

El estado nos cose a impuestos, especialmente los que simplemente cobramos una nómina, los que ganan mucho dinero poco pagan, suelen tener instrumentos legales y dinero para pagar asesoramiento de cómo pagar poco, nada o incluso cobrar subvenciones, pobrecitos…

El tema de la religión… mejor no digo nada, simplemente os enlazo a mi artículo “Buscando la verdad de la religión”.

Solo un pequeño apunte, este famoso actor ataca el Islam… pero también debería recordar las Santas Cruzadas, la Santa Inquisición…


Estoy cansado de que me digan que debo bajar mi nivel de vida para luchar contra el calentamiento global, a pesar que a nadie se le permitió debatir.

 

El tema del calentamiento global, está muy visto, los principales países contaminantes son los que menos aportan, la gran industria, especialmente las petroleras, les interesa la supremacía del petróleo, entonces como otras muchas cosas, sirve este tema a los intereses de unos pocos.

¿Entiende alguien la relación de Greenpeace con los Rockefeller?

Estoy cansado de que me digan que los adictos a las drogas tienen una enfermedad, y que yo debo ayudar a apoyarlos y tratarlos, pagar por el daño que hacen.

 

¿Fue esto causado por un germen gigante que salió corriendo de un callejón oscuro, y los agarró, y les hizo meter ese polvo blanco dentro de sus narices o introducirse una aguja en su brazo, mientras trataban de combatir al germen?

 

Ciertamente las drogas son una lacra de la sociedad, pero la droga no es solo el polvo blanco, también lo es el alcohol, el tabaco, hasta podemos incluir las bebidas de cola, el té, el café…

Quizás si las drogas no movieran ingentes cantidades de dinero, no serían lo que son, curiosamente las drogas prohibidas son las que más dinero mueven ¿por qué será?

Estoy cansado de escuchar ricos deportistas, artistas y políticos de todas partes hablando de errores inocentes, errores estúpidos o errores juveniles, cuando todos sabemos que piensan que su único error fue ser atrapado.

 

Pues si han cometido errores y han sido atrapados tendrán que apechugar con su responsabilidad, aunque si tienen un colchón de dinero, su responsabilidad será menor ¿por qué será?

Estoy realmente cansado que la gente no tome responsabilidad por sus vidas y sus acciones.

 

Pues yo no estoy cansado de que la gente sea responsable o no, el que he de ser responsable he de ser yo, cada uno hace su camino andando, según la senda que hace con su caminar por la vida, le suele ir en la vida.

No olvidemos que muchos pobres son más ricos que muchos ricos.

También estoy cansado y harto de ver a los hombres y mujeres jóvenes en la adolescencia y a principios de los 20 llenarse de tatuajes en la cara y rellenarse de hierros, logrando ellos mismos de esta forma, quedarse sin un empleo, para luego reclamarle mi dinero de impuestos al Gobierno por estar desempleados.

 

Aunque no soy partidario de pendientes, ni tatuajes, quien los quiera llevar que los lleve, es su cuerpo y su deseo.

¿Por qué han de despedir a alguien por un tatuaje o un pendiente?


Sí, estoy malditamente cansado.
Pero, también estoy contento de tener 76,
Porque, mayormente, no voy a tener que ver el mundo que estas personas están haciendo.
Sinceramente lo lamento por mi nieta y sus hijos.
Gracias a Dios que estoy en el camino de salida y no en el camino entrada.

 

Pues a mis 50 años yo no estoy cansado.

Estoy contento de mis 50 años por todo lo vivido, lo bueno y lo malo.

Ciertamente en el mundo hay muchas cosas que deberían cambiar, en lugar de alegrarnos de marcharnos, arreglémoslas simplemente.

Poco le importa a este hombre sus hijos y nieta… da gracias a su “Dios” por marcharse, así se salva él de esta vida, olvidando que lo mejor que tiene en esta vida, justamente, es su vida.

De hecho, en este escrito venia el nombre del actor cómico estadounidense, nombre que omito, puesto que dudo que esta persona piense así, pero seguro que mas de algún animalito (con perdón de los animales), desgraciadamente, si que piensa así.

 

 

 

Facebook Twitter Stumbleupon Delicious More More More

Comments are closed.

elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.