Empanada de col

 

Mañana, si no pasa nada seguiremos con los artículos de realización personal o psicología aplicada, puesto que hoy, como la cena de ayer quedo riquísima, opino que es más interesante compartirla con vosotros, que ponerme el disfraz de loquero.

Realmente, me complique un poco la vida con la receta de ayer, pensaba realizar la que estoy  cocinando en estos momentos, pero, sabia que en las inmensidades de mi congelador había masa congelada y pensé que no costaría mucha faena hacer algo diferente con la col, en lugar de la crema de col que estoy haciendo en estos momentos.

Como el congelador esta repleto, me aburrí de rebuscar, buscando la masa, y estoy seguro que hay varias cajas de masa, (una, seguro), de esas que se compran congeladas en el súper.

Cuando me canse de rebuscar, pensé, si me cuesta menos hacerla que buscarla, aunque hacer masa es un engorro por el motivo que manchas la cocina, pero bueno, la comprada también hay que estirarla y manchas parecido.

La cuestión es que hice una empanada gallega riquísima, que en este caso es empanada catalana (hecha en Cataluña), pero la verdad, quedo mejor de lo esperado.

Ingredientes para cuatro personas:

Para la masa:

5 cucharadas de aceite

1 sobre de levadura

200 ml de agua tibia

300 g de harina

1 cucharadita rasa de sal

Para el relleno:

4 salchichas de Frankfurt

1 cebolla pequeña

2 ajos

¼ de col

100 cl de tomate frito

1 pastilla de concentrado de carne

Aceite de oliva

Sal

Pimienta

Preparación:

En primer lugar prepararemos la masa (si no la tenemos congelada).

Como no me gusta manchar mucho, después tengo que limpiar yo, y encima si la mujer me engancha cocinando con la cocina sucia se pone insoportable… intentaremos manchar lo menos posible haciendo la masa.

Agarramos un recipiente amplio y con poca altura de pared para poder amasar con tranquilidad (quien prefiera la encimera, la verdad, se trabaja mejor, además al final, también la llenaremos de harina para estirar la masa, os la aconsejo, pero donde manda la mujer, mejor no discutir).

En ese recipiente, colocamos la harina en un montón para hacer una especie de volcán (eso, especialmente, para los que trabajéis con libertad, manchando la encimera), pero en mi recipiente lo hice igual, ya debe ser vicio…

En el centro del montón de harina hacemos un agujero, formando el típico volcán, para colocar la levadura previamente disuelta en el agua templada en su interior.

A continuación con ayuda de un tenedor o cuchara ir mezclando la harina y el agua.

Añadimos el aceite y la sal, y continuamos amasando.

Cuando empiece a estar formada la masa, cambiaremos el tenedor o la cuchara, por nuestras lindas y limpias manitas y amasaremos hasta que la masa este lista.

Si se pega mucho a nuestros dedos añadiremos harina hasta que no se nos pegue.

Cuando este elástica y no se peque a los dedos, haremos una bola con ella, dejándola en el recipiente donde la hemos amasado, tapada con un paño durante una hora como mínimo, para que suba la levadura.

Mientras prepararemos el relleno.

Colocamos una sartén grande en el fuego con aceite a fuego medio.

Pelamos y troceamos la cebolla, la introducimos en el aceite caliente.

Pelamos y troceamos los ajos, añadiéndolos a la cebolla.

Lavamos y troceamos la col, y cuando la cebolla empiece a estar tierna, la añadimos al sofrito.

Añadimos las salchichas troceadas.

Dejamos sofreír, removiendo de cuando en cuando.

Después añadimos agua a la sartén, asi como la pastilla de caldo y dejamos cocer a fuego lento, hasta que la col este bien tierna.

Ahora colocamos papel de horno (por si las moscas, no es necesario) en la bandeja de horno.

Nos arremangamos (ahora viene lo bueno) y espolvoreamos harina sobre la encimera.

Sobre esa harina, estiramos la mitad de la masa y cuando tenga la forma deseada, la colocamos sobre el papel vegetal que ya tendremos puesto sobre la bandeja de horno.

Colocamos la mitad de la masa estirada sobre el papel.

Sobre la masa colocamos la mitad del tomate frito.

Sobre el tomate frito colocamos el contenido de la sartén.

Sobre el contenido de la sartén colocamos el resto de tomate.

Estiramos el resto de masa reservada y cubrimos todo uniendo los bordes con la masa que pusimos primero.

Ahora pinchamos con un tenedor la superficie de nuestra empanada, para que respire.

Introducimos al horno a 180 grados, el tiempo depende mucho del horno (en el mio que es mas lento que el caballo del malo de las películas del oeste, tardo cosa de una hora).

Comer bien calentita.

 

 

 

 

Facebook Twitter Stumbleupon Delicious More More More

Comments are closed.

elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.