Enamorarse

 

Parece mentira como reaccionamos a determinados sentimientos, pero quizás uno de los que más destaca es el amor.

Realmente es curioso intentar comprender el motivo por el cual dos personas, en muchos casos desconocidas, se logran atraer.

En este artículo intentaremos comprender los motivos.

Ciertamente, existe el libre albedrio en las personas, por lo cual no podemos esperar enamorar una persona en concreto, pero lo curioso es que ocurre ¿Por qué?

Existen una leyes de atracción que influyen sobre las personas, se piensa que son unas ondas eléctricas que generamos y cuando se encuentran ondas electromagnéticas similares (inconscientemente), esto atrae a dos personas determinadas.

Algunos escritores definirían la ley de la atracción como “te conviertes en lo que piensas”-

Esto se aplica a que los pensamientos conscientes e inconscientes no provocan emociones, creencia, consecuencias, de hecho podríamos afirmas que los pensamientos son la causa y los sentimientos los efectos, todo esto lo comunicamos a la otra persona a través de ondas electromagnéticas inconscientemente como si fuéramos un microondas.

Según el teósofo tibetano Djwhal Khul considera que existe una ley suprema en el sistema solar.

Esta ley suprema seria la ley de atracción (entre planetas) que sirve para equilibrar otras dos leyes, una, la cual sería el polo negativo que se denomina la ley de la economía y otra que sería el polo positivo llamado ley de síntesis.

La ley de economía rige la naturaleza instintiva del hombre.

La ley de atracción rige el alma de las personas, de todos los seres vivos, en los planetas e incluso en un simple átomo o electrón.

La ley de síntesis, rige al hombre cuando ha llegado al sendero de la iniciación, aunque poco valor tiene en el actual desarrollo del hombre.

El amor es ilimitado, se pueden amar a varias personas a la vez.

El amor a pesar de ser ilimitado, también se acaba.

El amor es una compresión profunda entre ambas partes.

Realmente, el amor que conocemos, esta aderezado por celos, odios, violencias, exigencias, aburrimiento o simplemente cambiamos de persona amada.

Cuando decidimos que amamos a alguien y somos correspondidos, tenemos que recurrir a firmar un papel donde nos comprometemos a amar de por vida.

En las relaciones de pareja todos creemos tener el derecho y la obligación de señalar los defectos del otro, sin ver los propios, esto con el paso del tiempo suele ir creciendo y el amor decreciendo.

Para enamorarse, según los psicólogos, es necesario estar ambos dispuestos para que suceda.

Es mucho más probable que te enamores de alguien de tu mismo nivel social, con tus mismas creencias, con similar valor de inteligencia y con determinadas cualidades físicas, pero se desconoce que personalidades son las ideales para formar una buena pareja.

Los seudocientíficos creen que la atracción de dos personas se debe a causas hormonales que alteran el funcionamiento del cerebro.

Según descubrió Helen Fisher  cuando estamos enamorados nos aumenta la concentración de dopamina y de norepinefrina, disminuyendo nuestra serotonina.

Curiosamente estas combinaciones se asemejan a algunas enfermedades mentales como es el trastorno obsesivo compulsivo o las adicciones.

O sea que parece ser que no enamoramos, por una atracción visual, química y eléctrica resumiendo todo el artículo.

Realmente estar enamorado es una especie de enfermedad, que con el tiempo se va curando, lo que nos genera el problema de la separación y el divorcio.

O sea que fríamente, mejor no enamorarse…

En mi caso, la verdad, después de unos ocho años, opino, que vamos mejorando… que dure.

Facebook Twitter Stumbleupon Delicious More More More
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.