Skip to content

La Homilía del funeral de Estado

2014 abril 2
por José Ignacio Calleja

La Homilía del funeral de Estado

 

          Su estilo literario es rancio donde lo haya. En teología de la Salvación en Jesucristo, es artificiosa en la mayoría de sus citas bíblicas. Su interpretación está traída varias veces por los pelos. Su estilo de panegírico del finado, ya no se acepta en la Iglesia. Y en lo social,  representa una forma de ver la vida social española y sus carencias “cristianas”, respetable como opinión personal en su boca. No pienso así y, si lo hiciera, no es lo que yo elegiría ese día. Como opinión particular, respetable. No representa a la Iglesia. Una opinión de un Cardenal. No estoy de acuerdo, pero es su opinión. Si no gusta, que no se organice un funeral de Estado. En eso estoy de acuerdo.

 

          Y en cuanto a los conceptos, pues mírese la lista y que me digan qué tal le sentará oírlos en una homilía a un nacionalista no español. Y el añadido de que puede volver una guerra civil, una opinión particular. ¿En una homilía? Nunca. ¿Puede dar opiniones tan particulares en un acto de la Iglesia? No. Estoy seguro de que en un texto de los Obispos, esta afirmación hoy no sale. Y él lo sabe, y sería honesto obrar en consecuencia.

 

          Citas de la homilía para ser escuchadas con oídos nacionalistas, y a ver cómo suenan:

 

al servicio de España

Iglesia en España

¡Es la plegaria de España!

la geografía patria

los españoles

también por España

Mirando al bien de España

los españoles

aquella España

quería superar para siempre la guerra civil: los hechos y las actitudes que la causaron y que la pueden causar.

católicos de esta España

(los católicos) con el pueblo al que pertenecen!

La historia del alma de España

vuelva a florecer en España

Eucaristía… y por España.

 

          Quisiera insistir, se trata de escucharlo con cabeza de nacionalista no español y en una homilía. Ya sé aquello de que “no vayan”, o “son españoles, les guste o no”, o “España es un valor moral primordial”. No, con oídos de nacionalista no español, y en una homilía. Pues eso. Y lo de que “la guerra civil” que se puede repetir, ¡es un Cardenal en una Homilía y no puede decir su opinión particular, o advertir que habla a título particular, y ni así! Una vez hecho, busquemos el valor positivo de la advertencia.

 

          Eso sí, tampoco me parece lo más grave del caso. Si hay un Funeral de Estado, en estas condiciones, “peccata minuta”. Saludos cordiales.

 

 

El nacionalismo, ¡qué mal se lleva con la solidaridad!

2014 marzo 30
por José Ignacio Calleja

 

!

 

“Creemos en Europa como la casa común en la que todos los pueblos y todas las naciones tengamos nuestros propio espacio, nuestra propia habitación, sin que tengamos que vivir de alquiler y sometidos a un propietario que, por no dejarnos, no nos deja ni cambiar las cortinas”…,”Pedimos una Europa que piense más en las personas“… “que rescaten a las personas con el mismo interés con el que antes rescataron a los bancos”, proclamaba hoy Andoni Ortúzar en la ya inminente campaña electoral al Parlamento Europeo.

 

Cuando entro en casa, pienso un poco, y me pregunto si ellos le dan una vuelta a sus palabras. Quiero decir que, si yo pienso en las personas, a lo mejor no puedo pensar de mi pueblo como vengo haciéndolo, a lo mejor lo que pido para mi pueblo hace sufrir a otras personas, a lo mejor… Pero claro, ya lo entiendo, se refiere a las personas de “mi” pueblo, y se sobreentiende que los demás harán lo propio; da por hecho que las situaciones de partida para las personas y los pueblos son análogas, y si no, que cada palo aguante su vela.

 

Los nacionalismos constituidos en Estado, y los nacionalismos con aspiración de constituirse en Estado, argumentan igual. Todo es por el bien de las personas, pero eso sí, las mías, las de mi naciónsi hay otras, será su problema -no nos incumbe-; les deseamos lo mejor, pero no conmigo ni con lo mío. Y por supuesto, para ser más libres, más eficientes y más solidarios. Lo primero y lo segundo, es posible; lo tercero, no. No hay nadie que busque la constitución de su nación como Estado, para ser más solidario con los demás; y menos con los que tiene cerca. Las cosas como son. Soy realista y hasta cierto punto lo entiendo. Pero de ahí a creerme lo de la lucha nacional por solidaridad con las personas, no. Con las mías, y si acaso. ¡Qué mal se lleva el nacionalismo con la solidaridad y cuánto se esfuerza en negarlo!

 

 

En Alsasua, las mujeres de COVITE tenían razón

2014 marzo 17
por José Ignacio Calleja

                

 

            La dignidad tuvo en Alsasua nombres de mujer. Consuelo Ordóñez, Laura Martín y Conchi Fernández se plantaron ante la Casa de Cultura, donde se celebraba el último acto del “entorno” de ETA: traer a casa a «los ciudadanos que han huido por razones políticas». Sin estridencias. Con unos carteles en los que les exigían que colaborasen con la Justicia para esclarecer los más de trescientos asesinatos de ETA que no han sido juzgados y para que repudiasen el inmenso e injusto daños causado hasta ayer mismo.

            Pues lo debo decir. Estas mujeres tenían razón y obraron con plena dignidad. Es que no hay ninguna contradicción entre el empeño reconciliador de la Iglesia -que yo defiendo- y esta verdad como un templo en cuanto a la memoria y la justicia. No es todo lo que hay que decir, pero esto hay que decirlo; reconocer y repudiar el inmenso e injusto daño causado por ETA es vital y definitivo.

11-M en Madrid: el recuerdo de diez años

2014 marzo 8
por José Ignacio Calleja

 

 

 

            Corren los días y ya está aquí el décimo aniversario del atentado del 11M en Madrid. Se van a oír maravillas de sus personas y la vida seguirá. Si se dicen palabras extraordinarias en su homenaje, parece que nos refugiamos en una épica algo huera; y si no se grita, sentimos que el silencio pueda interpretarse como olvido de las víctimas e ingratitud. Por tanto, hablen sus más cercanos, los que más las amaron, y que ellos pongan letra y alma a lo que recuerdan y nos reclaman. Aquí está nuestra compañía para hacernos cargo y cargar con ello.

 

            Cuando me pregunto qué hacía yo ese día y a esa hora, escuchaba la radio, como cada mañana, y supuse que había sido ETA. Por entonces, muchos vivíamos con el corazón en un puño, soportando un goteo cruel de muertes y heridos. La verdad que lo de Madrid era un atentado desmedido, pero cabía pensar que ETA lo hiciera. Yo sabía que, en su locura y barbarie, calculaban muy bien el alcance de sus actos; sabía que nunca arriesgaban más allá de lo que “su” gente en el País Vasco podía “aceptar“; así que no entendía por qué habían roto todos los límites en tan perversa estrategia, pero los creía capaces. La locura ideológica  es un camino sin retorno cuando se hace vida social y terrorismo. Los creía capaces.

 

            Después, dos horas después, salí de clase y escuché en la radio a Arnaldo Otegui, y supe que no había sido ETA. Cuando Otegui condenaba el atentado, ya supe que no había sido ETA. No iba a hacerlo, y menos tan rotundo, si no tuviera información precisa de ETA de que “nosotros no hemos sido“. Todavía Otegui no se había desmarcado en público de la estrategia violenta de ETA y, de hecho, todos entendíamos que era su portavoz civil.

 

            Que no fuera ETA, para muchos vascos fue un alivio; para mí fue un alivio; cuando lo supe, me abracé a un compañero; era como si nos hubiéramos librado de una culpa colectiva; creo que llorábamos; es difícil que esto lo entienda cualquiera; el dolor por las victimas, sin embargo, fue el mismo. Una huella indeleble en la memoria personal, que el tiempo siempre va limando. Por eso recuerdo hoy tan sinceramente a las familias de los que murieron y a los que sobrevivieron lisiados, porque no pocas veces, y a medida que pasaban los 11M, se habrán sentido solos. Y porque así suele crecer el olvido con las víctimas de lo peor de la vida. Las tengo cerca.

 

            Se dice que los humanos somos seres de memoria, y sí, pero también seres que olvidamos el mal ajeno. Tal vez para poder vivir en paz con nosotros mismos. Tal vez. ¡Qué nos perdonen las víctimas del 11M, y todas las víctimas de lo peor del ser humano, pero siempre las hemos querido. Nunca las hemos olvidado!

José Luis Bilbao, en el reino de Heidi

2014 febrero 24
por José Ignacio Calleja

  

He podido leer que el Diputado General de Bizkaia, José Luis Bilbao, ha manifestado su envidia por los escoceses, en relación al reconocimiento británico de su derecho a decidir; obviamente, por no ser este el caso de los vascos en España.

 

           Como lo comprendo casi todo y estamos acostumbrados a la grandilocuencia de este político, no le he dado mayor importancia. Además, en la mente de un nacionalista, es lógico que este sea un querer prioritario en su vida pública, por no decir el primero. Más aún, aunque me moleste reconocerlo, este es su sueño primordial en toda circunstancia.

           ¿Por qué me molesta reconocerlo? Tiene que estar uno a cubierto de muchas contingencias en la vida para –en plena crisis y con necesidades de primer orden sin cubrir en muchos vascos que me rodean y con los que hago vida- el político último y más responsable de atender a esa gente en Bizkaia, vuelva al derecho a decidir como una preocupación de primer orden en su vida.

 

           Me molesta mucho la gente que en esas posiciones de poder –y reclamando lo que es legítimo- no añade una y mil veces que le preocupa y da envidia ¡antes y más! terminar justamente con la exclusión de los más vulnerables. Hay vascos que están  al límite, que solo la solidaridad de gente cercana los lleva hasta fin de mes, que no pueden adquirir ni lo imprescindible para los niños… hablo de calefacción, hablo de material escolar, hablo de ropa, hablo de una ayuda extraescolar, hablo de gafas… hablo de lo más elemental… Pero estos politicos siguen en su máxima responsabilidad, envidiando el derecho a decidir. Yo me moriría recortando ayudas sociales de emergencia, y dándole a la karraka política.

 

           Y voy a ser duro en este post en un blog perdido, donde solo algunos amigos llegarán hasta aquí. Si algo reprocho a las asociaciones de víctimas del terrorismo, es que no han dicho una palabra de denuncia y solidaridad con nadie que no sea su causa. Yo les expreso la mía sin reservas morales ni políticas. No considero la ideología política para respaldar su derecho a memoria, dignidad y justicia de forma inequívoca y plena. Pero eso de que en la vida social, laboral y política de este país, cada grupo maltratado se junte para defender su causa en justicia, y corte de manera absoluta con cualquier reconocimiento de causa ajena, me duele.

 

           Ya sé que lo de las víctimas es distinto a todo lo demás -porque como escribe muy bien Savater- lo son por causa del terrorismo contra sus personas y su libertad, y no de una injusticia de la democracia. Pero defiendo que todos los grupos sociales están obligados a reconocer y denunciar que aceptan como propio el sufrimiento de los más vulnerables a manos de cualquier injusticia social; venga esta inequidad de las personas, venga de las estructuras más infumables; y que reclaman justicia elemental para esas causas. Es que, si no, hay un punto de egoísmo extremo en la defensa de cada causa social justa, y ya no es lo mismo. La credibilidad también se quiebra por aquí.

 

           Pero yo hablaba del político José Luis Bilbao, – y otros tantos en la política y en las responsabilidades sociales- que viven en el mundo particular de  Marco y Heidi, socapa de coherencia nacionalista (o religiosa) o de la ideología que sea.

Tragedia en Ceuta, que somos todos

2014 febrero 19
por José Ignacio Calleja

 

 

Me sorprende que haya dudas entre gente de Iglesia, sobre si hay que hablar o no del desastre humanitario de Ceuta –se dice- “con lo difícil que es resolverlo” Si el motivo del silencio es que la Iglesia no sabe qué hacer o que lo que sabe, no se atreve a hacerlo, que lo diga. Pero callar, nunca. Humildes, siempre. Sinceros, siempre. Con la verdad de lo que uno hace o no hace, siempre, pero ¿callar? ¿De dónde sale este catolicismo que reclama callar porque la política es una gestión realista de las cosas, o porque tampoco uno hace demasiado para evitar estos desastres humanitarios?

            ¿Cómo que callar? Hablar bien alto y adquirir los compromisos que podamos, o reconocer las traiciones que cometemos, pero ¿callar? La gente que esto reclama no lee el Evangelio. No me avergüenzo de ser pecador –ante todo- sino de callarme ante el pecado social para que no se note el mío. ¡Por favor, qué es esto! Hay que hablar, y denunciar, y aclarar, y ver dónde están las causas, y exigir su remedio, y adquirir compromisos, … y si no es posible la política de otro modo, irse. Nadie está obligado a estar en los aledaños del terror. ¿Quito estas dos últimas palabras? No.

            Pero es que hay formas de dar pasos, y Europa lo sabe, y España sabe que Europa lo sabe, y lo sabe Marruecos,… alguien habrá de exigir pasos y medidas, y esos somos nosotros, los ciudadanos de Europa por delante. Por el camino que vamos,… que si “esto es difícil”, esto “es imposible”, y “tú menos”, y “no hay para todos”, y “pobres gobernantes”…. oremos ante el Santísimo Sacramento del altar por el eterno descanso de los finados y para que termine el hambre en el mundo, Padrenuestro. No me pilláis por esa religión alienante donde las haya. Nadie quiere ir ya por ahí en la fe y con los ojos tapados. Dicho con respeto a la conciencia de todos, siempre.

El “timo” de ENDESA y las Otras

2014 febrero 16
por José Ignacio Calleja

 

CARTA DE ENDESA A USUARIO Y RESPUESTA DE ESTE: MERECE LA PENA

 

I. PRIMERA CARTA DE AMOR :

 

 

“Estimado señor:

Endesa Distribucion va a proceder próximamente a la sustitución de su contador de electricidad por uno nuevo que dispone de capacidad de Telegestión, en cumplimiento de la normativa vigente (RD 1110/2007 de 24 de agosto y Orden TC/3860/2007 de 28 de diciembre). El nuevo sistema de Telegestión permitirá entre otras funciones la lectura a distancia de su consumo. A lo largo del próximo trimestre, un operario autorizado por Endesa sustituirá el contador que usted tiene actualmente instalado. Si su contador se encuentra en el cuarto de contadores o es accesible desde el exterior de su vivienda, no será necesario que usted esté presente. En caso contrario, el operario se pondrá en contacto con usted para poder realizar el cambio de contador.  

El coste de la sustitución correrá a cargo de Endesa y usted sólo tendrá que abonar una cantidad en concepto de Derechos de Enganche, que según se establece en la legislación actual asciende a 9,04 euros. Por otra parte, el coste mensual de alquiler del contador a aplicar será de 0,81 euros.  

Si necesita cualquier aclaración sobre esta sustitución o desea realizar alguna consulta, puede contactar con nosotros dirigiéndose al Teléfono de Atención de Endesa Distribución Eléctrica 902 509 600. Estaremos encantados de atenderle.  

Agradeciendo de antemano su colaboración, reciba un cordial saludo”.  

 

II. Respuesta. Segunda carta de amor

“Estimados señores de Endesa Distribución:

He recibido su amable carta de fecha indeterminada (porque no la ponen) en la que me comunican una serie de hechos consumados basados, naturalmente, en que ustedes como monopolio hacen siempre lo que les sale de los electrones y a nosotros, como miembros de la honorable manada de borregos forzosamente consumidores, nos queda la única opción gozosa de pagar.  

 

Les dirijo esta carta porque en el texto que me han enviado, como a otros muchos miles de consumidores, supongo, existen algunas cuestiones que me han sumido en un estado de estupor, catatonia y asombro. O dicho de otra forma, que me han fundido ustedes los plomos.  

Porque vamos a ver. Me dicen ustedes amablemente que van a proceder a cambiarme “mi” contador de electricidad. Una cuestión bastante curiosa porque resulta que en el desglose de la factura que les pago a ustedes todos los meses les abono una cantidad en concepto de alquiler de contador. Y digo yo, ¿cómo es posible que les haya pagado un alquiler por algo que  era mío? ¿Habrán incurrido ustedes, mi querido monopolio, en un involuntario y pequeño error por el que me han estado cobrando indebidamente una modesta pero significativa cantidad a lo largo de los últimos años?  

Sigo adelante con la carta y observo que me cuentan ustedes que el nuevo contador permite la lectura a distancia (es decir, más gente al paro, me temo, maldita tecnología) lo cual, como fácilmente comprenderán, a los usuarios nos la refanfinfla. Dicho de otra manera, que me da igual que lean ustedes el contador a medio metro o desde las quintas chimbambas, a condición de que las lecturas sean las reales.  

 

Añaden que el coste de la sustitución -en cumplimiento de la normativa legal- correrá a cargo de Endesa. Y digo yo que faltaría más que nos cobraran a nosotros por algo que ni hemos pedido ni maldita la falta que nos hace. O sea, que les agradezco la información aunque me resulte irrelevante. Lo que me llena de asombro es que me indiquen que “solo” tendré que abonar “una cantidad en concepto de derechos de enganche que según la legislación actual asciende a 9,04 euros”. Vamos a ver, querido monopolio, ¿cómo nos van a cobrar a los usuarios un reenganche de un desenganche que ni hemos pedido, ni hemos contratado? Porque digo yo que porque a ustedes les salga del flujo de electrones cambiar los contadores, como les podría dar por cambiar esas divertidas torretas eléctricas de colorines con las que generosamente nos han adornado las autopistas para mejorar nuestra imagen turística, ¿a mí qué me cuentan? Eso del derecho de enganche, que debe ser un asunto más complejo que el derecho romano, es un devengo que se produce cuando un usuario se da de alta en la red por primera vez o lo vuelve a hacer después de que le hayan cortado la luz por impago. ¿Pero cómo le pueden cobrar enganche a un consumidor que no se ha desenganchado, que está al corriente de sus pagos y que tiene un contrato vigente con ustedes para el suministro en unas condiciones pactadas?    

Es que si tenemos en cuenta que tienen ustedes, un suponer, 600.000 usuarios en Canariasa casi diez euros por barba, se van a embolsar así como quien no quiere la cosa unos seis millones de euros, que hay meses que no los gana uno, créanme, aunque sea expresidente de Gobierno y además de llevarse 80.000 del ala al año limpios de polvo (aunque no me consta que de paja) cobren por hacer de lobby para algunas de las grandes empresas españolas.  

 

Lo que ya me descalabra completamente es que añadan -supongo que intentando convertir la carta en un relato kafkiano- que el coste mensual del alquiler del contador a aplicar (un lapsus sintáctico porque en todo caso querrán decir ustedes ·el costo mensual a aplicar del alquiler del contador…·) será de 0,81 euros. A veeeeerrr. Si el contador es mío ¿me van a pagar ustedes 0,81 euros mensuales? ¿O será que realmente el contador es de quien es -es decir, de ustedes- y amablemente me comunican que me van a cobrar esa módica cantidad mensual?. Y si es de ustedes, ¿por qué principian hablando de “mi” contador

 

Queridos amigos del monopolio. No se líen. El contador es de ustedesLo era antes y lo es ahora. Por eso me cobraban antes el alquiler y me lo van a cobrar ahora. Y lo cambian ustedes por imperativo legalcon lo que esa pretensión de cobrarles diez euros a los usuarios me parece sencillamente que es sacar las patas del tiesto y echarle un poco de morro al asunto. Sobre todo porque lo que realmente se callan en su amable carta -en las cartas, como en la vida,es más importante lo que se calla que lo que se cuenta- es que el nuevo contador tecnológicamente avanzado que nos están cascando por decisión unilateral les va a permitir a sus señorías detectar a aquellos usuarios -viviendas, oficinas, bares, restaurantes y otros- que están consumiendo ligeramente por encima de la potencia contratada. O dicho de otra manera, que aquellos consumidores que tienen con ustedes un contrato de potencia de 5 kw y resulta que de media están consumiendo un poco por encima -que como bien saben son un porrón- van a tener que pagarles esa energía extra con un sustancioso recargo y, de propina, estarán obligados a realizar un nuevo contrato de mayor potencia. Es decir, que con esos nuevos contadores van a detectar ustedes los pequeños sobreconsumos que ahora se les escapan, van a cobrarlos con banderillas y van a hacer el negocio redondo aumentando el rango de potencia de los contratos. Ustedes lo saben. Yo lo sé. Los usuarios no lo sabían.  

 

Resulta descorazonador que mientras hacen ustedes todo esto, la gente que se supone que representa los intereses de los ciudadanos sigan discutiendo del sexo de los galgos y los podencos. Si esto fuera un libre mercado, allá penas porque estarían ejerciendo con toda legitimidad sus derechos como empresa y los usuarios estarían en condiciones de elegir. Como resulta que tienen ustedes el monopolio real de la distribución no estamos hablando de un mercado libre y las reglas del juego deben ser distintas. Desde luego no deberían pasar porque ustedes hagan lo que les salga del forro de los cajones de los electrones y a los usuarios, forzosos, no les quede otra que tragar.

 

Les agradezco su amable y distorsionada información en torno a sus planes para apretarnos un poco más los bolsillos, les recomiendo encarecidamente que su grupo de producción compre energías renovables de los nuevos parques eólicos del Cabildo de Tenerife (y de paso quesos, vino, yogures, piensos, vacas… o jugarse incluso unas perritas en los casinos de la casa) y les aseguro que como se les ocurra cobrarme diez euros por un reenganche que no he pedido,pienso acudir a la Organización de Consumidores y Usuarios para que no me hagan ni puñetero caso, perder el tiempo, frustrarme y pensar una vez más que estamos indefensos ante los monopolios, los mercados intervenidos y los ineptos que se suponen que tienen que defendernos.

 

Reciban un cordial saludo.

 

III. Y una objeción desesperada

PD. El número de información al que me indican en la carta que debo llamar (el 902 509 600 de Atención al Cliente de Endesa Distribución Eléctrica) es un call center -como dicen los modernos- que está en Madrid (me gustaría que creen puestos de trabajo donde yo pago, no sé si me entienden). Te atiende primero un sistema robotizado y luego una amable persona que solo acierta a repetir el manual de la compañía que viene a ser: “Le entendemos, pero le vamos a cobrar. Esto es lo que hay”. Ah. Y el número es de tarificación especial, de pago, con lo cual además de esperar, preguntar y no tener respuesta, también terminamos pagandoPor cierto, por mucho que me he leído las disposiciones legales que citan en su carta -y otras- sobre el cambio en los equipos de medidas básicos, por ninguna parte he visto otra interpretación que la de que son ustedes los que deben instalarlos y pagar el coste de la instalación.

 

QUE EMPIECE A CIRCULAR AHORA.

 

Días de niebla y plomo. (Ensayo novelado)

2014 febrero 10
por José Ignacio Calleja

 

He colgado en Bubok.es el texto al que me refiero más abajo. Es un ensayo novelado que escribí este verano. En Bubok.es, se puede descargar en pdf y gratis. Os pongo el enlace completo.

Lo hago con mucho pudor y, siempre, con respeto de quienes se dedican a esto.

Un cordial y agradecido saludo

 José Ignacio Calleja

 

 

 

El enlace directo para la lectura de tu libro es el siguiente: http://www.bubok.es/comprar/Dias-de-niebla-y-plomo/id=231074. Puedes compartirlo entre tus amigos, familia, conocidos, contactos… por e-mail y a través de las redes sociales.

El serial de ETA en los comunicados de cada sábado

2014 febrero 9
por José Ignacio Calleja

 

            Sábado, 8 de febrero, día festivo, día de comunicado. ETA nos pone tarea. Es como un puzzle. Unos detalles por aquí que Gara nos cuenta en su edición digital, alguna declaración pronunciada con desgana por políticos pillados a contrapelo, y la gente a lo suyo. Mañana en papel, el texto completo. O ¿ha sido hoy? De veras que es un lío. Parece un serial. Ya no sé qué capítulo toca o si es reposición.

 

            Es difícil saber a cuántos les interesa que ETA haya sacado otro comunicado, o lo vaya a sacar mañana, – ya no me aclaro -, o si este precede a uno próximo más importante, – como decía Egibar -. Comprendo que a las víctimas se les revuelvan las tripas. A mí también, pero sigo a ver si esto puede terminar de una vez. Aquí mucha gente está por leer los comunicados y darle una salida al “proceso”. O bajar la persiana con orden, que dicen otros. El problema es la dignidad y la justicia en esto mismo. Y por el momento, ETA pasa olímpicamente de esos principios. Yo estoy convencido de que la razón mayor no es “chulería o no chulería”, sino los votos de la izquierda aberzale. ETA los considera suyos. Es lo que hay, y a partir de aquí, lo demás. ¿Lo son? Seguramente. En el límite, sí. Sabe muy bien que no está sola: no la van a abandonar los suyos, ni sus contrarios van a descuidar cómo termina esto. Hay mucho voto en juego.

 

            De verdad que es muy difícil decir si este modo de proceder a cámara lenta de la política en torno a ETA es necesario o no. Hay que estar al día en eso de la resolución de conflictos para entender la lógica del tema. Visto moralmente no tiene un pase. Es más sucio que el agua de fregar en una ferrería. Repugna a cualquier estómago medianamente sensible. Y como dicen que la resolución de conflictos tiene su diccionario, pues tampoco puedo negar el pan y la sal a quienes a ello se entregan con celo. Me gustaría que fuera sin interés político de partido, pero esto es como decirle a los niños que razonen por qué no es bueno un profesor exigente, y que lo hagan sin interés particular. (Es lo que pienso de algún prohombre de la Iglesia, que lo hace sin intereses políticos. A la medida de los humanos, claro. ¿Acierta? Por lo menos, debemos escucharle en serio. Yo lo hago).

 

            Y en cuanto a qué piensa la gente vasca sobre el serial de comunicados y sobre el final de ETA en cuanto tal, es difícil decirlo con seguridad absoluta; no es lo mismo verlo desde un  barrio obrero de Vitoria o San Sebastián que desde otro de la costa vasca, pongo por caso. Entonces, las generalizaciones son equívocas. Supongo que a la gente que acudió a la última manifestación en Bilbao por los “derechos” de los presos, – perdón, que para muchos era por los derechos y libertades democráticos en cuanto tal -, también la serie de comunicados de ETA tendrá su cosa.

 

            Yo estoy aprendiendo a leer entre líneas y eufemismos, y ya veo que lo que significan, no es exactamente lo que dicen; y lo que adelantan que quizá harían, si lo ven conveniente, es que lo están haciendo ya y por necesidad. Muy complicado, la verdad. Pero conozco verdaderos exégetas del tema.

 

            Lo que sí queda claro es que ETA, – las personas de ETA -, hablan ya como un grupo político democrático más. ¡Qué barbaridad! Y cuentan con que los demás les demos cancha y mesa para iniciar un amplio proceso de diálogo en “todo el territorio vasco” con todos agentes sociales y todos los ciudadanos que deseen consolidar la paz  y defender lo que se pacte en “Euskal Herria” con “una sola voz y con firmeza” en Madrid y en París. ¡Qué barbaridad, con ellos en medio!

 

 

            Esto de que alguien, ETA, se presente y hable como un sujeto político democrático, después de matar a 900 personas, y sin pasar por las urnas de la soberanía popular, es infumable. Lo digo por si alguien se lo quiere recordar. Y no me parece menos exigible quedarse fuera de la representación política democrática quienes hayan sido condenados por delitos de sangre. No es mucho pedir. Es el mínimo político de la decencia personal. Una cosa es el acercamiento de los presos y los beneficios penitenciarios que les correspondan – lo veo justo-, y otra muy distinta no tener deberes de justicia para con nadie. Los tienen y nos los deben.

 

J. Ignacio Calleja

Vitoria-Gasteiz

Pero, ¿qué gente rige el fútbol?

2014 enero 25
por José Ignacio Calleja

  

 El pasado 4 de diciembre de 2011 el programa de Jordi Ébole, “Salvados”,emitió un reportaje sobre la actual situación del fútbol español. El deporte rey no atraviesa uno de sus mejores momentos, y ya hay quien ha bautizado esta etapa como ‘La Burbuja del Fútbol”, comparándolo con la burbuja inmobiliaria y la actual crisis económica.

          La pregunta que todos nos hacemos es, ¿han gastado los clubes más de lo que podían pagar? ¿Va a quebrar el actual modelo deportivo como han quebrado las constructoras y las inmobiliarias? La deuda del fútbol, ¿se va a poder pagar?

Hagamos un resumen de los datos que emitió “Salvados” el 4 de diciembre:

  • Hay 23 equipos en concurso de acreedores en Europa, y 22 de ellos son españoles.
  • Entre todos los equipos de Primera División deben 3.500 millones de euros, que si los sumamos ala Segunda División,la Segunda By la Tercera, ascienden hasta los 6.000 millones.
  • Según lo que dijo José María Gay de Liébana, economista especializado en fútbol, en el programa de Jordi Ébole, “esta deuda no se va a poder pagar”.

Pero, si no se va a poder pagar… ¿Qué va a ocurrir con el fútbol español?

          Dos años después, escribe Pepa Bueno a propósito de la dimisión del presidente del Barça, por el monumental “engaño” en el fichaje de un futbolista (Neymar) hace, todavía, unos meses: el fútbol “es un mundo que parece creerse, además, al margen de las reglas que rigen para el resto de españoles. Sólo así se explica que casi todos los presidentes de clubes profesionales hayan pedido el indulto para José María del Nido, expresidente del Sevilla, condenado por malversación de fondos públicos. Un condena confirmada por el Tribunal Supremo. ¿Pero quiénes se creen que son?”.

          Pues eso. Para pensarlo. Claro que si fuera la primera vez.