Rehabilitación de la Torre medieval de Olcoz

Este pasado miércoles los ministros de Fomento y Cultura han firmado 16 convenios de colaboración con entidades locales para la recuperación del Patrimonio histórico por un valor total de 7,5 millones de euros. Los fondos son al cargo del 1 por ciento cultural y según las palabras del ministro Blanco suponen un notable esfuerzo inversor. No cabe duda. Entre los proyectos está la rehabilitación de la torre de Olcoz, mi pueblo. La subvención del proyecto de la torre guía del “balcón de Valdizarbe” es de 464.312 €. Una gran aportación para un pequeño pueblo que no llega al medio centenar de habitantes y que desarrolla una extraordinaria labor de urbanización y rehabilitación de su patrimonio medieval. Acaban de concluir las obras de la fuente románica e inicia las tareas del torreón para crear salas multiusos de carácter cultural y público.

Olcoz está situado a pocos kilómetros al sur de Pamplona en un cruce de los ejes de comunicación norte-sur en el enlace Pamplona y Tafalla-Ribera y en el eje este-oeste Sangüesa-Estella. La torre parece responder al papel de torre vigía para la transmisión de señales de información entre estos ejes. Ese papel pudo ser especialmente relevante cuando el reino navarro estuvo amenazado tanto por Aragón como por Castilla. Pero el hecho histórico más importante y documentado corresponde a la guerra de la Independencia. Los guerrilleros afines a Espoz y Mina pegaron fuego al edificio cuando albergaba tropas de élite polacas al servicio de José Bonaparte y Napoleón. Desde entonces la torre conserva sus cuatro paredes pero carece de los distintos pisos y de cubierta.

En el estudio presentado en este blog sobre las relaciones de Eunate y Olcoz relaciones de Eunate y Olcoz ya había mostrado esta fábrica. Además de mi pasión local creo que su importancia es bastante mayor de la que hasta ahora se ha venido otorgando. El cardenal Cisneros en la conquista de Navarra arrasó con casi todas las obras de carácter militar. Quedan de manera excepcional el Cerco de Artajona, el Castillo de Olite y algunas torres aisladas. Olcoz es una de las mejor conservadas. Ese mérito si está generalmente reconocido. Pero hay algo más. Esta construcción tiene una característica especial que no aparecen en otras obras semejantes. Presenta una decoración en las ventanas extraña en las construcciones defensivas sometidas al desgaste de los combates y guerras. Es una obra de vigía con algo más que una mera función militar.
Se ha venido discutiendo su origen. La presencia de saeteras con ojo de herradura llevaba a pensar en una construcción tardía bajo predominio fundamental de las armas de fuego. Ahora se sabe que ya existían en el s.XIII tal y como se aprecia en la iconografía de miniaturas de las Cantigas de Alfonso X.

Después se piensa que la obra se realizó al extenderse la moda de los palacios-fortaleza avanzado el s.XV o XVI. Esta tesis está apoyada por Juan José Martirena en su obra Navarra, castillos y palacios, y siguientes trabajos sobre ello. El mismo autor señala una constante de estas obras y es que se solían levantar sobre construcciones previas. Otros se centran en la decoración abundante que se atribuye a un gótico tardío en el llamado estilo del gótico flamígero. Quedaba la incógnita de si estos “extraños elementos” fueron añadidos en una fase posterior. No creo que sea así. Ahora se atribuye una datación más antigua, de finales del s.XIV o principios del XV.

Mi tesis sobre la torre responde al encaje en una obra de diseño global, que sí se realizó en distintas fases y periódos, en lo que llamo Conjunto de Eunate-Olcoz. Vean los post anteriores referidos a este tema. La decoración y la estructura de huecos de esta torre responde a una concepción de serie de claro carácter neopitagórico en relación con una simbología solar. Estamos ante obras que añaden mucho más que los elementos de mera utilidad funcional y cuyo significado arraiga en la cultura clásica en el entorno de las corrientes neoplatónicas. Los conceptos creativos de todo el conjunto de obras están interrelacionados, son homogéneos y se complementan.

Estamos por tanto en una corriente que hoy los estudiosos de arte presentan como Primer Renacimiento. Influencias medievales de complejo entramado que afloran en el reino de Navarra en unas circunstancias muy peculiares y que hasta ahora se han tratado de ignorar. Las pistas de estos elementos tendrían diversas fuentes: de las tradiciones celta y vasca que presentan bastantes paralelismos, residuos de las construcciones romanas, influencias arriano- visigodas con una reconocida presencia en las élites gobernantes, de las múltiples influencias del oriente medio por el trasiego de los cruzados, mezclas de las corrientes francesas en plena ebullición con el peculiar fenómeno de los trovadores que transcurren en el trazado del Camino de Santiago y la presencia que la tradición oral atribuye a judíos y árabes y en especial a sus dos corrientes de misticismo en pleno florecimiento, cabala y sufismo. Los estudios de la modernidad presentan dos características hoy inaceptables. Uno, el carácter meramente funcional de las construcciones negando el complejo sustrato de significados que anula toda capacidad de comunicación a las imágenes y que desde mi profesión no dejare de criticar. Y dos, una concepción de este encuentro cultural en términos exclusivamente de confrontación, con una obsesión en buscar los rasgos diferenciadores y excluyentes de cada una de esos paradigmas. Todo lo cristiano se ve en confrontación radical contra moros, judios, herejes…Y no se quiere ver los campos de intersección y de las influencias mutuas que dejan huella. Y esto es lo que precisamente se convierte en fuente del siguiente renacimiento, la gran eclosión cultural que los libros de historia focalizan en Italia. Esas raíces tuvieron un papel específico e influyente en la Navarra medieval. Toda este diseño de obras comienza en Sancho VI que rellena el tejido rural de la zona media con un aluvión de gentes nuevas. El atributo de Sancho el Sabio corresponde a una concepción de sabiduría medieval lejos del utilitarismo de una mera supervivencia política a la que queda reducida por los historiadores modernos. Hay mucho más. Estamos ante unas obras que merecen especial atención.
Muy buena inversión. Felicitaciones por este importante logro. Tal se pueda realizar un sueño, el Museo de la Mirada.

Facebook Twitter Stumbleupon Delicious More More More
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.