Los agentes antirumor

Algunos municipios, sobre todo en zonas “calientes” de cambio social, han empezado a formar a vigilantes de rumores, dándoles cursos para proceder. Una especie de policía de buenas prácticas de corrección humanística que trabajaría sobre todo en contra de la discriminación racial. Esta es la presentación, sin embargo resulta una práctica peligrosa pues puede irse de las manos una vez iniciada, comenzar bien, pero acabar siendo un instrumento de control social de la ideología de turno que haya conseguido hacerse con un ayuntamiento.
Los siguientes son principios de una organización contra el rumor:

-Que la comunidad se convierta en agente anti-rumor en su entorno cotidiano (familiar, social, laboral) desmontando tópicos y estereotipos para fomentar una sociedad donde la convivencia sea el eje fundamental.
-Desmontar rumores en nuestro entorno cotidiano, pero también en los medios de comunicación.
-Fomentar la participación y la implicación real de la comunidad para desmontar estereotipos y prejuicios y así favorecer la convivencia.
-Facilitar herramientas, formación e información a los agentes anti-rumor, pero también a entidades, agentes sociales que ayuden a combatir la discriminación.
-Trabajar la diversidad como eje fundamental para la construcción de nuestro modelo de convivencia.

-El agente anti-rumor es aquella persona que adquiere el compromiso de sensibilizar e intentar modificar los imaginarios y falsas concepciones existentes en torno a la comunidad de origen cultural diverso.

Quién nos iba a decir desde la legendaria obra “Psicología del rumor” de Gordon Allport y Leo Postman, que el rumor iba a ser objeto de combate en tiempos civiles. El rumor ha sido uno de los frentes en la lucha contra la propaganda enemiga en tiempos de guerra, porque su objetivo era la desmoralización.

De momento el objetivo parece loable, trabajar contra la xenofobia desde que esta aparece audible, pero el instrumento puede degenerar, sobre todo si cuenta con apoyo financiero y ya de hecho lo tiene, de manera que se pueden construir casos falaces para dotarse de halo de eficacia y rendimiento de objetivos. Se parece también demasiado a algunas prácticas totalitarias de vigilancia ciudadana en la historia del siglo XX, donde vecinos denuncian a vecinos.

Las brigadas antirumores en Internet representan la versión digital.

El mismo principio aplicado contra la libertad de expresión se ajusta perfectamente a internet y entonces estos agentes de civilidad actúan en todos los foros y comentarios a artículos políticamente incorrectos, para así reducir lo que denominan territorio salvaje de internet. No se explica de otro modo el creciente aumento de comentarios contrarios en artículos, videos de youtube, foros, que por su insistencia y preparación revelan que ya no es el usuario ocasional el que comenta, sino un verdadero sistema organizado.

Puede que a partir de ahora se considere “rumor” todo aquello que en internet vaya en contra de intereses con mucha capacidad financiera. Habrá que revisar los textos de psicología social.

Facebook Twitter Stumbleupon Delicious More More More
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.