Sony apuesta por las 3D

La penúltima frontera. Hace poco, Sony desvelaba sus planes para un futuro inmediato que pasa, cómo no, por las tres dimensiones. Tan seguros están sus directivos por la tecnología de moda que aseguran que uno de cada cuatro grandes televisores vendidos en 2010 soportará la reproducción de imágenes en 3D. De hecho, se compara la introducción de esta tecnología en el ocio doméstico al impacto que tuvo en su momento la llegada de la televisión en color. Si ellos lo dicen…. No sé pero creo que la gente no está dispuesta a cambiar de televisor cada año. Primero, fueron las pantallas planas léase LCD y Plasma para después pasar a las HD, Full HD, LED y ahora 3D. Vamos, que tengo la televisión desde hace un año y tengo la sensación de que ya se me ha quedado vieja. Reflexiones personales aparte, la multinacional nipona lanzará en junio la primera televisión adaptada a esta tecnología. Pues ya era hora, porque Samsung y Philips , entre otras, ya lo están haciendo desde hace meses. Eso sí, lo que pretende Sony es utilizar la PS3 como reclamo para la gente vuelva a gastarse sus dinerillos en una tele nueva. En ese sentido, los usuarios de esta consola han descargado la actualización para poder jugar en tres dimensiones, una cifra que ascenderá a los dos millones a finales de año. Desde Japón, se asegura que “la experiencia en 3D va a engrandecer los juegos”, que serán más atractivos y gozarán de un realismo del que hoy carecen. Puede ser. Pero Avatar, el primer juego que se me viene a la memoria compatible con las 3D, es bastante mediocre, siendo amable. Eso sí, la culpa no la tiene la tecnología en sí, que es lo mejor de este título, sino “cosillas sin importancia” como el argumento o la jugabilidad.


A estas alturas de la película, estoy seguro que las 3D se van a imponer en la industria de los videojuegos como lo está haciendo en la audiovisual. Eso sí, tengo miedo de que las desarrolladoras empiecen a dar más importancia al aspecto estético que al jugable como está pasando en el cine. Por otra parte, no sé si pasarte más de dos horas con la mirada fija en una pantalla con estas gafas especiales puede pasarte factura de algún modo. Como mínimo, muchas personas tendrán casi asegurado un fuerte dolor de cabeza, que es lo está pasando ahora mismo cuando termina la proyección de un largometraje. De hecho, me parecen mucho más interesantes las imágenes tridimensionales que no necesitan de ninguna gafa especial para verlas. Dicen que este sistema se terminará imponiendo, pero ahora esta todavía en mantillas. No sé qué decir. Mi impresión es que cuando consigan que compremos los actuales televisores en 3D, sacarán al mercado los de la siguiente generación. Y vuelta a empezar. De momento, Sony ha presentado la HX 800, de 40 pulgadas, que costará 1.800 euros e incluirá la descarga gratuita de una película y cuatro juegos en ·3D: Wipeout, Super Stardust, Motor Storm Pacific Rift y Pain para PlayStation 3. Eso sí, hay que recordar que las gafas de la multinacional nipona son incompatibles con las de otras marcas. Vamos, tenemos otra guerra de sistemas como la que se vivió con los reproductores de alta definición. Por cierto, Sony ganó la contienda aprovechando precisamente la PS3 para popularizar el Blu-Ray y ahora pretende hacer lo propio con las 3D. ¿Tendrá éxito? Seguiremos informando porque esto va para largo…

Un millón de iPad’s en un mes

Aún a riesgo de llegar a empachar al personal con tanto post sobre Apple , no puedo dejar de expresar mi opinión sobre el millón de iPad’s vendidos por la empresa de la gran manzana sólo en EE UU, y hay que remarcar lo de sólo en EE UU, en un mes. Pues menos mal que los tecnoanalistas tenían muchas dudas de cómo recibirían los consumidores a un dispositivo que no incorporaba ninguna novedad reseñable respecto al iPod Touch, aparte de su gran pantalla. Para que nos hagamos una idea, la DS Lite vendió en Japón poco más de medio millón de unidades en el mismo periodo de tiempo en el momento de su lanzamiento. Alguien dirá que no son dispositivos ni mercados comparables. Puede ser, pero lo de la tableta de Steve Jobs hay que empezar a considerarlo un fenómeno social sólo comparable al surgimiento del iPhone. De hecho, el ritmo de venta de las ‘súpertabletas’ duplica al del teléfono lanzado en 2007. Y este dato si es de lo más comparable. El caso es que este éxito repercutirá, y mucho, en el despegue definitivo de esta plataforma dentro de la industria de los videojuegos. Vamos, que a estas horas todas las grandes desarrolladoras, salvo EA que ha hecho los deberes desde hace bastante tiempo, deben de estar haciendo conversiones de sus títulos a toda prisa para este nuevo nicho de mercado que todavía sigue sin incluir a los compradores del resto de países. Al parecer, la tablet llegará a España en verano según los últimos rumores. Veremos. ¿Y qué pasa con Nintendo y Sony ? A estas alturas de la película deberán de estar temblando por mucho que digan que esta historia de Apple no va con ellos. Ya. Cuando los usuarios prefieran gastarse sus dineros en la Apple Store en vez de en sus tiendas virtuales o en los grandes almacenes, a lo mejor ya es demasiado tarde. La solución pasa por ofrecer productos de mayor calidad, tanto gráfica como jugable, y a precios realmente competitivos. Ése es el futuro para el sector ciberlúdico más portable. Lo que está claro es que Apple va a marcar una nueva era. También en los videojuegos. Y para terminar, un vídeo para demostrar que hasta a los gatos les gusta el iPad.

El iPhone como pad del iPad

Hace unos días, dije que al iPad le faltaba un mando físico para ser considerado una amenaza potencial para las consolas portátiles tradicionales. Y es que eso de que tengamos que sacrificar parte de la superficie jugable para toquetear botones táctiles sigo sin verlo demasiado claro, aunque tengo que reconocer que es un sistema que garantiza más fiabilidad de lo que pensaba en un principio. Pues bien, ha aparecido un vídeo que demuestra cómo se puede manejar un juego diseñado para la tablet de Apple utilizando nada más y nada menos que un iPhone como pad. Así, como suena. De esta forma, podemos dejar el marco tranquilamente encima de la mesa y jugar desde la distancia. El sistema, aparentemente funciona, aunque para ello tengas forzosamente que tener un iPhone. Ningún problema. Estoy convencido de que la mayoría de las personas que se han comprado el nuevo gadget de Steve Jobs ya cuenta con el teléfono de la gran manzana entre sus enseres. Eso sí, lo malo de este matrimonio de conveniencia entre ambos dispositivos es que la batería del móvil ha de estar bien cargada para soportar unas cuantas horas de juego. Habría que saber de cuanto tiempo estamos hablando antes de recurrir al socorrido cable para recargar la batería, lo que haría perder varios puntos al invento. Pero bueno, podéis ver el resultado en este vídeo, en el que dos jugadores se entretienen con Pad Racer, un scalextric virtual, y decidir si merece la pena jugar con el mando más caro de toda la historia. Por lo menos, podemos llamar por teléfono con él.

Del GT a las carreras de la vida real

Todos los días se aprende algo. Desconocía la existencia de la GT Academy 2010, un centro de enseñanza estilo Operación Triunfo integrado por los mejores jugadores del Gran Turismo. Su objetivo es facilitarles el salto de las carreras virtuales a las de verdad. Así, como suena. Dos finalistas, Jordan Tresson de Francia y el italiano Luca Lorenzini, pilotaban el sábado un 370Z en el Britcar Production Series. Son los supervivientes de un evento que atrajo a más de 1,2 millones de competidores de 17 países. La prueba definitiva será una sesión cara a cara en Silverstone a finales de esta semana y el premio para el ganador es una carrera completamente patrocinada de la Copa European GT4 esta temporada por gentileza de Sony y Nissan . El concurso está siendo supervisado por el popular creador de la saga automovilística, Kazunori Yamauchi en un intento por demostrar que más que un simple juego de coches su creación es un auténtico simulador virtual que puede producir pilotos de verdad, algo que, con todos los respetos, no me creo por motivos tan obvios que no merece la pena explicarlos. Pero bueno, el marketing de la multinacional nipona parece no tener límites, aunque no recomiendo a ningún especialista de este juego repetir sus hazañas consoleras en la vida real. En este caso, no creo que estos dos pilotos virtuales tengan mucho éxito frente a un volante de verdad, pero cosas más raras han pasado. A estas alturas de la película, no descarto nada y si uno puede aprender a volar utilizando un ordenador, puede que tengamos a un Schumacher en ciernes. Eso sí, ganar carreras es otra cosa. Por muchas horas que pases al frente del GT.

Alicia en el país de la DS

No he visto la nueva película de Tim Burton , pero todo parece indicar que no es ninguna maravilla. Perdón por el chiste fácil. El caso es que, como suele ser habitual en los últimos tiempos, los filmes tienen una especie de segunda oportunidad en sus adaptaciones ciberlúdicas. Normalmente, no suelen ser demasiado potables pero, en esta ocasión, la versión para la DS de Alicia en el país de las maravillas cumple con creces lo que se puede esperar de estos productos que normalmente sólo tienen como objetivo incrementar los ingresos de las productoras cinematográficas con productos bastante mediocres. En vez de optar por cumplir el expediente, Etranges Libellules y Disney Interactive nos presentan un juego de lo más trabajado con unos escenarios que recrean al más puro estilo cartoon el particular y siniestro universo del director norteamericano combinado con lo que nos describe Lewis Carroll en su nada inocente cuento infantil. Un trabajo artístico que, por otra parte, no suele ser habitual en la portátil de Nintendo y que sirve para configurar un extenso mapeado de zonas entrelazadas entre sí que permiten al jugador moverse entre ellas como pez en el agua. El argumento del juego es el mismo que el del filme. Nuestra ahora joven Alicia vuelve al mundo mágico 13 años después de visitarlo por primera vez. Sus habitantes buscan desesperadamente a una heroína que, según el Oráculo, vencerá al monstruoso Galimatazo y derrocará a la malvada Reina Roja. Para ello, deberá buscar la espada y la armadura necesarias para acabar con la bestia y, durante su búsqueda, es donde Alicia se reencontrará con viejos amigos, algunos de ellos jugables, como los gemelos Tweedle Dee y Tweedle Dum, el conejo McTwisp, la oruga Absolem, el gato Chesire o el Sombrerero Loco. Un auténtico cuento interactivo magistralmente narrado pantalla a pantalla.


Y es que, a pesar de esta basado en la película, el juego de Disney tiene su propio guión con unos diálogos de lo más divertidos. Algunos dicen que mucho más que los del filme de Burton, algo extraño teniendo en cuenta su filmografía. Por lo demás, nos encontramos ante el típico arcade de plataformas tan habitual en la portable de Nintendo, aunque con unos interesantes toques de aventura gráfica. Llama la atención su sistema de control exclusivamente táctil como si de un iPhone se tratara. Dependiendo del lugar de la pantalla que apretemos con nuestro lápiz, Alicia o los protagonistas secundarios, cada uno con sus propias características jugables, realizarán determinados movimientos como saltar, golpear o correr de un lado a otro. Y así, durante ocho horas que es lo que más o menos nos costará acabar el juego. En ese sentido, es una pena que Alicia en el país de las maravillas se quede a medio camino, ya que no está dirigido al público infantil, pero resulta muy sencillo para los adultos como lo demuestra la baja dificultad de sus puzzles. El hecho de no poner la cosa demasiado complicada hace muy repetitivo el manejo del stylus en los combates y los momentos más plataformeros. De hecho, las fases más interesantes son las últimas y para entonces más de uno habrá dejado de lado este título por puro aburrimiento, por lo que no podrá disfrutarlas. Por eso, recomendamos tener paciencia y llegar hasta el final para deleitarnos con una de las mejores adaptaciones lúdicas de una producción cinematográfica y que, como no podía ser de otra forma, incluye una estupenda banda sonora. Un conjunto jugable digno del mismísimo Tim Burton.

‘Heavy rain’ vende un millón de copias en cinco semanas

Luego dicen que la industria de los videojuegos está en crisis. Heavy rain, la aventura gráfica más mediática de los últimos tiempos, ha vendido más de un millón de copias desde que saliera al mercado la última semana de febrero. Casi nada. Aquí veo recompensado el esfuerzo mercadotécnico de Sony a la hora de vender este juego para la PS3 como si fuera un psicothriller interactivo donde la complejidad de su argumento se une a una innegable puesta en escena cien por cien cinematográfica. Recordemos que esta producción de Quantic Dream es una aventura gráfica dramática en la que cuatro personajes han de encontrar a un niño secuestrado por un asesino en serie antes de que decida matarlo. Lo mejor de este juego es que nuestras decisiones serán vitales a la hora de llevar a buen puerto nuestras pesquisas. Para ello, deberemos ayudar a un padre traumatizado, una periodista insomne, un agente del FBI enganchado a las drogas y un investigador privado dolido por cómo le ha tratado la vida a explorar cada escenario, recreado con gran detalle, y dialogar con el resto de personajes que nos proporcionarán las ansiadas pistas para poder terminar con esta pesadilla. Y es que este título ha estado especialmente diseñado para lograr que el jugador se involucre en la historia hasta tal punto de producirle los mismos sentimientos que si estuviera viendo una película estilo Seven o El silencio de los corderos.


¿Y lo consigue? En parte. Tengo que confesar que me costó mucho meterme en la historia ante la ausencia de unas escenas introductorias que caldeen el ambiente. De hecho, los primeros momentos jugables de Heavy rain sirven a modo de tutorial para que nos acostumbremos al impresionante sistema de control de los personajes. En ese sentido, se agradece que se intente de innovar un género que parece seguir anclado en los 80 con el clásico point and click, pero, para mi gusto, las acciones no son nada intuitivas y, en ciertos casos, el mando no responde como debiera a lo que tenemos que hacer. Por otro lado, la obra de Quantic Dream nos presenta dos caras totalmente distintas. Es indiscutible la calidad del modelado de los personajes, sobre todo en los protagonistas, pero es una pena que la animación esté varios puntos por debajo de otros títulos sin tanto pedigrí. Parece que un equipo de la productora ha hecho los deberes y el otro no. Ese andar robotizado de los personajes resta credibilidad a la presunta puesta en marcha cinematográfica y evita esa sensación de estar dentro de una película, algo que sí disfrutamos en otros juegos. Respecto a la tan cacareada interactividad, descubrimos que nuestras decisiones no cambian su núcleo argumental, siendo menos importantes de lo que en un principio pueda parecer, lo que sirve para enmascara un juego algo lineal y de corta duración. Pese a todo, es de agradecer tírtulos que intenten revitalizar un género que precisa de enfoques nuevos para atraer a los jugadores del siglo XXI. Aunque sea mostrándonos una historia de pesadilla.

Concurso de videojuegos a la bilbaína

Es un auténtico placer comentar una noticia sobre videojuegos relacionada con Bilbao, algo, por desgracia, nada común. Resulta que AlhóndigaBilbao va a organizar el primer Festival Internacional de Videojuegos, que tendrá lugar del 21 de agosto al 26 de septiembre. Así, como suena. Y, para celebrar tan magno evento, nada mejor que poner en marcha un concurso que premie las producciones más originales, creativas e innovadoras que muestren un carácter lúdico y educativo.‘Hó PLAY’, el nombre oficial del certamen y del evento, premiará a las mejores creaciones de empresas relacionadas con un sector que en España todavía se encuentra en mantillas si nos comparamos con el resto de Europa. Eso sí, no se admitirán productos que inciten a la violencia o a cualquier tipo de discriminación. Vamos, que sólo podrán acudir al certamen los políticamente correctos. Más curiosa me parece la posibilidad de que puedan presentarse trabajos que no estén totalmente terminados. Con tener al menos una fase jugable, bastaría. Quizás sea una decisión necesaria para una industria de “mínimos” como es la que tenemos actualmente en nuestras fronteras.



Como es lógico, entrarán en liza, antes del 31 de julio, las obras destinadas a PC, consolas o teléfonos móviles que podrán optar a los 6.000 euros con los que se premiarán cada una de las seis categorías de las que consta el certamen como mejor idea original o mejor música. Menos da una piedra… En todo caso, me parece encomiable que las instituciones públicas y privadas apoyen a un sector hasta hace nada denostado por gran parte de la opinión pública debido a que, con el paso de los años, han ido desapareciendo los estigmas que siempre se les han acompañado. Casi todos. Hoy en día, todavía tenemos que aguantar críticas totalmente infundadas como que los videojuegos incitan a la violencia a los más jóvenes o que provocan una especie de autismo social. Una mala prensa que no tiene ni el cine ni la música, por cierto, y a las que se les pueden achacar los mismos “pecados” que a los divertimentos cibernéticos. Por eso, es de agradecer que surjan festivales que se dediquen a difundir el que muchos consideran octavo arte. Vamos, como si se tratara de un certamen de música o de cine. Y es que son necesarios muchos más escaparates para mostrar a todo el mundo, sea aficionado a los videojuegos o no, toda la creatividad que se esconde detrás de cada juego. Y si este tipo de eventos son en Bilbao, pues mucho mejor.

La venganza de los clásicos

No me canso de verlo. Es cierto que lleva algún tiempo rulando por la Red, pero un blog de videojuegos que se precie no podía dejar de lado a esta pequeña obra maestra con el esclarecedor título de Pixels. Patrick Jean es el autor de un espectacular corto de animación, producido por One More Productions, que nos propone un nostálgico viaje a la historia de los videojuegos con unos efectos especiales a la altura de cualquier película catastrofista. Es impresionante como clásicos tan memorables como Invaders , Arkanoid , Pac-Man o Donkey Kong cobran vida para destruirnos a todos. Y no me extraña, porque les hemos dejado de lado para jugar con otros títulos con gráficos de última generación pero mucho menos divertidos. Quizás sea el momento de volver la mirada atrás y empezar a hacer títulos de esa aparente simpleza pero, al mismo tiempo, de lo más adictivos. Plataformas portátiles como el iPhone están demostrando que no es necesario un presupuesto hollywoodiense para que los jugones se queden enganchados a la pantalla como nos quedábamos más de uno en las máquinas recreativas de los 80. De todas formas, yo, después de ver este vídeo, me he puesto como un loco a jugar al Tetris . No sea que sientan olvidados y se cabreen.

El “Call of Duty” sobre ruedas, en mayo

La cosa promete. Blur, denominado por sus propios creadores como el Call of Duty de los videojuegos de coches, saldrá a la venta el 28 de mayo para Xbox 360, PS3 y PC tras casi un año de retraso para terminar de pulirlo. Al parecer, esta curiosa definición se debe a que el juego incluye un modo que recibe el esclarecedor título de “motomasacres” o, lo que es lo mismo, una guerra de todos contra todos utilizando nuestro propio vehículo como arma arrojadiza. Algo que a los que hemos jugado a Destruction Derby nos trae más de un buen recuerdo. Eso sí, al parecer contaremos con armamento para hacer las batallas más espectaculares como soltar minas o lanzar descargas de energía. Veremos. Más interesante me parece el resto de sus características como el hecho de que contaremos con 50 coches de marca que podrán recorrer las calles de 12 ciudades tan conocidas como Barcelona, Londres, Los Ángeles o Tokio. Más variedad imposible. Al parecer, el punto fuerte de este nuevo arcade sobre cuatro ruedas es el hiperrealismo conseguido tanto a la hora de elaborar los vehículos como las grandes urbes que están recreadas a todo detalle. O, lo que es lo mismo, se busca impactar al usuario con un potencial gráfico nunca visto antes en el género. Por si fuera poco, podremos competir con cuatro amigos en modo offline, algo nada habitual en este tipo de juegos, mientras que por Internet podrán participar en las carreras urbanas hasta un máximo de 20 personas. No está nada mal. La demo de este título está ya disponible en la plataforma de Microsoft y en la de Sony lo estará en las próximas de semanas. A continuación, podéis ver el trailer de Blur para que la espera no se nos haga tan larga.

iPhone OS 4.0, ¿Amenaza para Sony y Nintendo?

Se esperaba como agua de mayo la nueva comparecencia de Steve Jobs y sus camaradas de Apple para presentar la cuarta versión deiPhone OS, el sistema operativo que rige nada más y nada menos que a los iPod Touch, iPhone y desde hace poco tiempo el iPad. No voy a entrar a detallar todas las novedades que presenta, dicen que un centenar, aunque considero como más importante la ansiada multitarea que pone al teléfono móvil de la gran manzana al mismo nivel que sus principales competidores, los Android de Google . Ya era hora. Pero, como no podía ser de otra forma tratándose de un blog de videojuegos, me voy a centrar en el anuncio de la creación de una red online para los juegos de esta plataforma y que recibe el nada original nombre de Game Center. Vamos, lo que ya tienen las grandes multinacionales del sector para sus respectivas consolas. Hasta ahí, nada nuevo, salvo por un pequeño detalle. Al contrario que todas ellas, que necesitan de una red wifi para conectarse a Internet, el iPhone y el iPad, con 3G, pueden acceder a la Red de redes en casi cualquier lugar y competir con otros usuarios en tiempo real. Una ventaja que, unido a la calidad de sus últimos juegos, puede poner a Apple en la cúspide del sector ciberlúdico más portable.


Y es que en la citada convención, los gurús de Apple estuvieron comparando las descargas de los juegos realizados para su plataforma con las ventas de sus ahora competidores en este campo. No había color. Entre otras cosas, porque hay juegos que en el Apple Store pueden valer hasta un euro y eso, quieras que no, fomenta algo las descargas. Y eso los de pago, porque hay bastantes títulos que son gratis. Ante esta perspectiva, Sony y Nintendo deberían tomar nota y comenzar a bajar los precios de sus títulos para ser medianamente competitivos, sobre todo ahora que ambas plataformas disponen de sus respectivas tiendas virtuales. No puede ser, en el caso de la PSP, que un juego valga lo mismo si se descarga online que si se adquiere en una tienda en un formato físico. Esta es una de las razones que explican el “fracaso” en el mercado del modelo GO, que ya no dispone del disco físico de sus hermanas mayores. Ante esta perspectiva, la gente sigue optando por el modelo con una pantalla XL y con UMD incorporado. Un ejemplo como cualquier otro de que Apple puede no conformarse sólo con revolucionar el sector de la telefonía móvil sino que está, lentamente, preparando el asalto al de los videojuegos. El iPad ya es un dispositivo a medio camino entre una consola portátil y una de sobremesa. Si esto sigue así, no me extrañaría ver a medio plazo una plataforma lúdica orientada al mercado doméstico con la marca de la gran manzana. Veremos si el tiempo me da la razon…

elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.