Ir al contenido

La revista más repugnante del mundo

2005 noviembre 8

Hoy he comprado una revista con un año de retraso. En la sección quiosco de una tienda de chucherías del barrio, entre las portadas dedicadas a la redonda Leonor y la siempre recomendable Así son las cosas, tenían el número uno de la edición española de Bizarre. No lo había visto nunca y he pensado que acababa de salir, pero después he comprobado que se publicó en noviembre del año pasado, ni más ni menos, así que deben de ir ya por el once o el doce. Situémonos: la revista Bizarre es uno de los souvenirs más recomendables del Reino Unido, ahora que las chupas de mercadillo no se llevan mucho y que todos los discos se pueden comprar -o no comprar- en cualquier parte. Lo difícil es explicar exactamente de qué va, porque en sus páginas se mezclan el gore, el sexo atípico, el terror, la cultura excéntrica y otros mil contenidos extremos que forman un potaje a veces difícil de tragar. La edición británica de noviembre incluye, por ejemplo, reportajes sobre madres que matan a sus hijos, el performer Chris Burden -un tipo que se dedica a electrocutarse, crucificarse y arrastrarse sobre vidrios en nombre del arte-, la película lisérgica The Trip, los trucos de magia del batería de los Pixies e incluso los burdeles parisinos de 1900 y el sillón especial que Eduardo VII de Inglaterra empleaba para su satisfacción íntima, además de entrevistar al compositor de bandas sonoras Danny Elfman y a la actriz porno Britney Rears.

¿Y la versión española? Pues en este primer número se nutre -o se nutrió- de contenidos traducidos del original inglés y se le nota demasiado. Aparte de regalarnos barbaridades como ‘autoinflingidos’ o confundir el sexo de la protagonista de una foto, porque el redactor debía de estar más atento al diccionario que a la imagen, los textos avanzan a trompicones, con una sintaxis dislocada y sin gracia que no ayuda nada a la lectura. ¡Y eso que tienen en plantilla a un “corrector de estilo”! Ese es su gran problemón, porque el grueso de los reportajes procede del Reino Unido y respeta el pintoresquismo temático propio del magazine: desviaciones sexuales del Ku Klux Klan, la artista Nathalia Edenmont -en este caso, su especialidad consiste en matar gatos y ratones-, las momias de la mafia rusa, los 183 centímetros de pecho de la dominatrix Mistress Rhiannon… Vamos, que hacen méritos para no mentir en su subtítulo, “la revista más repugnante del mundo”, aunque lo bueno de la versión original de Bizarre es que no se trata de un simple repertorio de asquerosidades y tiene cierta dimensión cultural. Claro que lo realmente bizarro es que aparezca en un quiosco de Santutxu un año después de su publicación… ¿Habrán seguido sacándola?

elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.