Ir al contenido

Matrimonio por costumbre

2017 diciembre 5
por lurdes y mertxe

Hoy en este hemisferio capitalista donde el consumo está a la orden del día, consumimos relaciones como se consume cualquier otro tipo de cosas, los divorcios están  de moda y los noviazgos duran poco. El amor ha pasado a ser un sentimiento en extinción y las parejas que duran, tampoco cultivan este valioso bien. Estas son las parejas de las que hoy queremos hablar.

Si hay términos para todo, ¿por qué no vamos a acuñar un nuevo término para hablar de parejas que están juntas…por costumbre, porque es lo que ahí, porque “más vale malo  conocido, que bueno por conocer”, o por miedo o por culpa?

Razones, todas válidas para justificar el continuar… sino fuese porque la felicidad está en juego y no hay más que una vida, ¡que sepamos!, y que vivir sin amor no sabemos si será posible, pero vivir desenamorado….es imposible, hace daño tanto al desenamorado como a la persona objeto del desamor que a su vez también puede estar desenamorada.

Pero avancemos, la  pareja suele pasar por varias fases: desde la atracción al amor pasando por el enamoramiento. Y estas fases pueden durar más o menos tiempo, dependiendo  de las personas que estén implicadas en dicha pareja. Lo difícil es que si el  enamoramiento logra pasar al amor que éste pueda mantenerse a lo largo del tiempo y que no se  permanezca por estar acompañado o por todas o alguna de las razones que hemos nombrado al principio.

De vez en cuando es importante pararse y preguntarse por qué seguimos con el otro, si nos alegra el encuentro con él o es porque está ahí y/o porque la alternativa es la soledad y esto…nos aterra.

El que  aparezcan intereses comunes  ayuda a desarrollar el vínculo de la pareja. Y como todo en la vida hay que currárselo. Hagámonos especialistas  en “el plus de gozo” del que nos hablaba Roc Carballo. El tener ese plus de amor cuando hagamos algo, ese  plus que convierte algo común en algo especial, esa tortilla de patata puesta en el plato junto con un beso en la mejilla y un espero te guste cariño  o cualquier ejemplo similar que se os ocurra y que hace de un acto cotidiano, un acto de amor.

También el  cultivar la novedad  y la pasión en la pareja  es un trabajo de  obligada ejecución para no acabar en el tedio, la rutina y el aburrimiento, que nos llevaría a mantener la pareja por costumbre.

El amar significa querer lo mejor para el otro, es alegrarte cuando le ves, tener detalles y esforzarse por él , respetarse en las diferencias, estar dispuesto a perdonar lo perdonable, estar “atado” al otro sin ninguna atadura, desde la libertad del deseo de estar y no desde el yugo de la necesidad de saber que hay alguien.

Terminemos con esta frase de François de La Rochefoucauld:  “No hay disfraz que pueda largo tiempo ocultar el amor donde lo hay, ni fingirlo donde no lo hay”.

elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.