Ir al contenido

Amores fugaces, amores de moda

2017 octubre 10
por lurdes y mertxe

Amores fugaces, amores de moda

Cada vez vemos más pacientes y amig@s que tras haber tenido una relación larga  no quieren volver a “emparejarse de por vida”.

El compromiso agobia, la pérdida de libertad no es bien asumida tras por fin haberla recuperado, la persona no quiere renunciar a sus deseos…pero tampoco quiere renunciar a la compañía de una persona que satisfaga sus apetitos sexuales. Así y ya no tanto, que a veces también, por el miedo al compromiso, nacen, a nuestro entender, los amores fugaces.

¿El modelo de pareja estable y cerrada está caduco? Desde que la pareja es una opción y no una obligación debido a la independencia económica de ambas partes, nacen nuevos tipos de pareja y… hasta nuevos tipos de familias.

Los moldes se han roto y estamos creando los nuevos. Así que no hay reglas, patrones,.. modelos por los cuales guiarnos, el deseo se impone y el ir viviendo sin mapa y sin destino se convierte en el viaje. El viajar por el placer de viajar, sin un destino fijo al que llegar, se convierte en una forma de vida y en una nueva forma de amar.

El amar sin posesión de la otra persona, “no te quiero” sino que te amo, es una nueva forma. Porque el “te quiero” lleva mucha dosis de posesión, mientras el te amo lleva mucha de aceptación.

Las malas lenguas comentan que hoy en día no se quiere renunciar a nada, que sin renuncia no hay posibilidad de vínculo. Es verdad que en toda relación social, y la pareja no es sino otra relación social con componentes amorosos y sexuales, hay que renunciar a cosas, tu deseo se pone frente al deseo del otro, pero… ¿Por qué debemos de renunciar a todo? Ya se renuncia cuando se decide tener una relación abierta, se renuncia a la “posesión del otro”, se renuncia a tener planes en compañía más o menos asegurados, se renuncia a la falsa o verdadera seguridad que da el tener a alguien ahí siempre, siempre se renuncia a algo.

No es cuestión de egoísmo, es cuestión de deseo, de poder elegir tu forma de vida y tu forma de vincularte afectivamente hablando. A veces… ¡hasta es cuestión de valentía!

Las cosas han de fluir y si no fluyen, si hemos de esforzarnos por que salgan… a lo mejor, es que no tienen que ir. El amor no se fuerza, surge. Y si no surge…dejémoslo correr.

Amemos y que nos amen, y disfrutemos mientras este amor dure. Profundicemos en él, independientemente del tiempo que nos ocupe y de a cuántas personas estemos queriendo a la vez.

 

 

elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.