Ir al contenido

Cómo descubrir a una persona infiel. Si es que no queréis ser ciegos, claro.

2013 mayo 3
por lurdes y mertxe

 

Si ya nos encontramos en que buscamos pistas, detalles, conductas, etc.¡¡al loro!!! Muy descaminados no andaréis. No os sintáis unos paranoicos, por mucho que os lo diga la pareja, si evidenciáis cosas que os chirrían… buscar, que seguro encontrareis. Y esto no es lo mismo que ser celoso o posesivo. Os decimos que si sentís cosas raras… buscar,  porque nunca os lo van a confesar. Se niega hasta la evidencia más evidente. Lo mejor: ¡pillar con las manos en la masa!, así no hay negación posible. Pero eso sí, el dolor que eso pueda provocaros… tenéis que estar dispuestos a pagarlo.

En muchas ocasiones os hemos hablado ya de infidelidad. Os hemos comentado cómo se crece el infiel, cuando va pasando el tiempo y no se le pilla. Las primeras veces la culpa aparece y le hace sentir mal, pero poco a poco ese no “pillársele” le hace que dicha culpa baje y su conducta se vaya consolidando y normalizando. Se va  atreviendo cada vez más, cada día es más confiado, y por lo tanto…cada día es más vulnerable a ser pillado. Este es el momento: ¡¡¡todo nuestro!!!

 Aprovechamos también el post de hoy para comentar que no es lo mismo polígamo que infiel. En la infidelidad lo que prima es el engaño y la traición, en la poligamia no tiene por qué, el ser humano es polígamo por naturaleza, el gusto nunca acaba… Pero hay reglas, sociales o internas de cada pareja que gestionarán las conductas. Si tenemos una relación abierta no hay infidelidad, pero si no está hablado… estamos unilateralmente jugando a un juego que reporta mucho,  mucho dolor.

Pero a lo nuestro, ¿cómo darnos cuenta?

Hay muchas cosas que cambian, un nuevo elemento ha aparecido en la vida y eso conlleva ajustes, claro está  y, … nuevas tensiones.

Aquí os ponemos alguna de las cosas que suelen ocurrir según distintos autores y nuestra experiencia en la consulta:

- Se cambian las rutinas; los horarios,… Y no se puede explicar dónde estuvo.

- Baja el sexo con la pareja estable o incluso desaparece al poco tiempo.

- Se queda menos con la pareja o se llega más tarde a casa; dando múltiples excusas (trabajo, gimnasio, más salidas con los amigos…)

- Más esmero en la forma de vestir.

- En ocasiones se aumenta el gasto.

- Se está con la pareja estable más irascible.

-  Los nervios están a flor de piel.

- Aparecen llamadas misteriosas.

- Tarda en responder a una llamada de teléfono tuya o a un mensaje. Y cuando lo hace es breve, si le enrollas te corta de malas maneras, te hace sentir un pesado.

- Se dice menos “te quiero”. 

Si es este vuestro caso y has tomado la decisión de estar con tu pareja, si queréis mantener  y reconstruir la relación de pareja, no lo dudéis, la infidelidad es un asunto delicado de tratar por lo cual es bastante conveniente buscar ayuda y acudir a una terapia de pareja para poder llegar a un entendimiento de los acontecimientos pasados y vamos a decir, ventilarlos para poder tener un presente saneado y un futuro digno. Si no, las heridas no cicatrizaran y marcarán la relación para siempre.

 

elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.