Comienzo infausto

Comienzo la Liga indignado y no busquen las causas en esa historieta de la depresión postvacacional (mucho menos todavía, postvocacional). Supongo que es normal que la bronca entre dos empresas televisivas haya provocado que miles de aficionados nos perdiéramos ayer el primer encuentro de competición. Sí, debe de ser normal que, ante un conflicto de este calado, nadie haya aplazado sus vacaciones para encontrar una solución. Y que sigamos igual que el año pasado. Debe de ser normal, quiero decir, que cada vez nos parezcamos más a una república bananera. Punto y aparte.

La indignación de los que pudieron presenciar el debut del Athletic en San Mamés va por otros derroteros. Por cosas de la vida y del verano, ayer el partido me pilló en territorio del adversario. Pero pude escuchar por la radio –refugio habitual a falta de wifi y televisión- los sonoros pitos que siguieron al error de Yeste en el penalti que pudo cambiar el rumbo del partido. También los que acompañaron al equipo al vestuario y los aplausos al rival. Vaya comienzo, compañeros.

De las repeticiones de las ‘mejores’ jugadas –que se cuentan con los dedos de una mano- poco se puede extraer. Bueno, algo sí, que, al menos puntualmente, la defensa hace agua. En el primer gol –siete minutos duró la paz-, Pellerano remata completamente solo. El pase de Casas en el segundo gol más que un comentario requiere una reflexión. Como mínimo, del propio jugador.

Les prometo que busco algo positivo pero cuesta. El gol de Ion Vélez. Si le sumamos la ocasión de Susaeta ante Alves puedo contarles poco más. Debe de ser, también, que los resúmenes son cada día más cortos. Mañana, último día en estos lares, compraré la prensa local almeriense para fustigarme. Ya les contaré. Hablarán, seguramente, del gran equipo que plantó Arconada en San Mamés. Debe de ser eso. Ojalá que sea eso.

Facebook Twitter Stumbleupon Delicious More More More
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.