¡Ay, Eurovisión, que poco has cambiado!

Todo pasa y todo queda, decía Antonio Machado. Pero más bien pasan los años y nada cambia. Sin ir más lejos, el festival de Eurovisión . El certamen ha sido transmitido cada año desde 1956, y es uno de los programas de televisión más antiguos que aún se emiten en el mundo. Nadie ha explicado nunca por qué ha aguantado casi imperturbable el paso del tiempo, cuando otros de mayor fama se han quedado en el camino.

Nunca nadie ha sido capaz de convencerme de que el espectáculo merece la pena. La fórmula, para mí caduca, apenas si tiene gracia. Pero reconozco que algo debe de tener cuando engancha a millones de espectadores de todo el mundo (entre 100 y 600 según los datos televisivos). Una fórmula que se desarrolló en los años cincuenta, cuando la Unión Europea de Radiodifusión (UER) puso en marcha la idea para que todos los países socios pudieran participar en un programa de televisión, que sería trasmitido simultáneamente por todas las emisoras de la asociación.

El invento se concibió durante una reunión en Mónaco en 1955 por Marcel Bezençon, un trabajador francés de la UER y fue visto como un experimento tecnológico para la televisión en vivo: en esos días una transmisión simultánea a varios países era un proyecto muy ambicioso.

El formato ha sufrido cambios a lo largo de los años, aunque los principios básicos han sido siempre los mismos: los países participantes presentan sus canciones, que se transmiten en vivo en un programa de televisión que es emitido simultáneamente en todos los países miembros de la UER. El ganador recibe, simplemente, el prestigio de haber ganado el festival, algo que se considera como un codiciado trofeo para muchos; el país ganador pasa a ser el anfitrión de la próxima competición. Y punto. No hay más misterio.

Dani Diges, el representante español, ya conoce a todos sus rivales en la edición de este año que tendrá lugar mañana en Oslo. Suecia se queda fuera de una final por primera vez en la historia de Eurovisión para la que se han clasificado Georgia, Ucrania, Turquía, Israel, Irlanda, Chipre, Azerbaiyán, Rumanía, Armenia, Dinamarca, Bosnia y Herzegovia, Alemania, Moldavia, Rusia, Grecia, Portugal, Bielorrusia, Reino Unido, Serbia, Bélgica, Albania, Islandia, España, Francia y Noruega.

Por no cambiar, en España no cambia ni el presentador. José Luis Uribarri, histórico comentarista del Festival de Eurovisión para TVE, ha hecho, para eurovision-spain.com , sus predicciones sobre los resultados del certamen de Oslo. “Este año será un pulso entre escandinavos y países del Este”, ha vaticinado Uribarri. Creo que nunca acierta, pero impertérrito todos los años (…y van…decenios.) lanza sus vaticinios. “Spain, two points”

Facebook Twitter Stumbleupon Delicious More More More
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.