El Correo
img
Grecia, el enemigo innombrable
img
Luismi Cámara Martínez | Colpisa | 07-09-2015 | 18:14

Nadie parece contar con ella. Se la omite, se la ignora. La mayoría habla de Serbia, de Francia, de España, como aspirantes al oro en el Eurobasket. Tony Parker incluso incluyó a Turquía o Lituania como rivales peligrosos.
Apenas se escucha su nombre como futurible integrante del podio final de Lille y da la sensación de que no se la tiene en consideración pese a su palmarés y a la trascendencia de algunos de sus jugadores. Grecia parece la innombrable de este campeonato, el villano que todos quieren que permanezca dormido y oculto entre las sombras de la memoria. Es el Lord Voldemort de Harry Potter, el Sauron de ‘El Señor de los Anillos’, una más de las criaturas que despertaban el temor de los habitantes de la aldea en ‘El bosque’ de M. Night Shyamalan. Es la bicha que nadie quiere mentar para no llamar al mal fario, el incómodo compañero de viaje que nadie espera que se siente a su lado.
Las grandes selecciones europeas han vivido muy bien los últimos años con una Grecia en tono menor. Pero, en esta ocasión, se presenta en el torneo con la cara lavada y sus mejores elementos, con una combinación equilibrada de veteranos ilustres y jóvenes dispuestos a asumir galones que apunta a las medallas.
Eso sí, pese a la acumulación de talento que maneja Fotis Katsikaris en su equipo, la selección helena cuenta con un único líder indiscutible: Vassilis Spanoulis.
Como escolta o como base, el juego que genera Grecia parte de sus manos. Representa todo lo que significa su selección y sus valores: carisma, talento, carácter, capacidad de lucha, naturaleza competitiva y un instinto de supervivencia que le obliga a no rendirse nunca, que le lleva a odiar la derrota por encima de todas las cosas y que le hace sacar en ocasiones algún que otro ramalazo de mal perdedor. Como le pasó en la última final de la Euroliga, cuando lanzó el balón a Rudy Fernández con el partido ya sentenciado para el Real Madrid. Ejecutor de rivales (en el poderoso CSKA le temen y Croacia ya ha visto en este Eurobasket cómo se las gasta), para un entrenador siempre es la mejor solución que el balón esté en su poder en las posesiones que convierten a los jugadores en héroes o villanos.
Precisamente, su Olympiacos es otro fiel ejemplo para los helenos en este torneo continental. Frente a los grandes presupuestos de la máxima competición de clubes (el equipo de los hermanos Angelopoulos no es que sea de los bajos), en este lustro nunca ha partido entre los grandes favoritos, siempre como tapado, pero ha sido dos veces campeón y una finalista en las últimas cuatro ediciones, gracias a una calidad incuestionable pero, sobre todo, al alma luchadora que posee Spanoulis y que transmite a sus compañeros.
La misma que empuja a Zisis, a Printezis, al otro Bouroussis -no el del Madrid, sino el que se transforma en estrella y general con su país- o Kaimakoglou.
Poderío en toda la plantilla
Además, el futuro y el espíritu peleón está asegurado durante la próxima década con lo que viene detrás. La ilusión la concentra Giannis Antetokounmpo, el crío que pasó de vendedor ambulante para ayudar a la economía doméstica a figurar en la NBA en apenas unos meses. Su historia de tintes hollywoodienses y sus 20 años, combinados con 211 centímetros de pura fibra, calidad y habilidad, le convierten en una estrella en ciernes. De momento, es un alero que intimida a los adversarios y que ayuda mucho a los primeros espadas.
Entre el jugador de los Bucks de Milwaukee y los viejos roqueros, el futuro técnico del Murcia puede presumir de una profunda batería de recursos. Por fuera, Calathes, Sloukas, Perperoglou, Papanikolaou. Por dentro, además del poderío de los ya mencionados, el retorno de Kostas Koufos hace más poderosa a Grecia. Repudiado hace un año por su seleccionador y por los internacionales tras renunciar a participar en el Mundial de España, al nuevo jugador de los Kings y excompañero de Marc Gasol en Memphis le ha bastado con unos pocos partidos para recuperar el cariño de los suyos y convertirse en uno de los postes de referencia del torneo, con dobles dígitos en puntos y rebotes.
Grecia cuenta con muchos medios para ganar batallas. Es un arsenal con armas de precisión, cañones de combate y recursos para el cuerpo a cuerpo. Demasiados peligros a esquivar por los rivales. Por eso, de momento, es mejor dejarla encerrada en el cajón del Grupo C y que siga siendo la innombrable… hasta que ya no quede otro remedio que mirarla cara a cara.

Últimos Comentarios

Jadelrio 21-04-2015 | 15:41 en:
Echo de menos la pasarela
Lauragm 26-02-2015 | 12:46 en:
Los pilares de Birigay
bravoosi 25-02-2015 | 19:17 en:
Los pilares de Birigay

Etiquetas

No hay tags a mostrar