Skip to content

Adoquines de latón y las víctimas del nazismo

2011 diciembre 16
por C.Ruiz

Creo que muchas veces miro al suelo mientras camino, me parece que todos lo hacemos. Fui consciente de ello cuando empecé a encontrarme con unas pequeñas y relucientes baldosas integradas en el pavimento de muchas de las aceras de Colonia que llamaban mi atención casi todos los días.Estos pequeños adoquines son de latón y recuerdan a todos aquellos judíos, gitanos, homosexuales y otras víctimas de persecución política o religiosa que fueron deportados durante el nazismo. Son pequeñas tumbas que nos recuerdan la historia.Las baldosas se encuentran junto a las casas donde vieron o trabajaron antes de ser deportados y llevan inscritos sus nombre, año de nacimiento y la suerte que corrieron.

Siempre que me encuentro con ellas me paro a leer los datos y un escalofrío me recorre el cuerpo, muchas veces son familias enteras que corrieron la peor de las suertes. A pesar de haber muchas, no consigo acostumbrarme, por suerte. A veces las veo brillar de lejos e intento no pisarlas, no sé por qué, pero no puedo hacerlo.

La iniciativa es obra del artista alemán Gunter Demnig quien dice “sólo se olvida a las personas, cuando olvidamos su nombre”. Estos adoquines se pueden ver en todo Alemania y en varios países de Europa y son colocados por encargos provenientes de iniciativas privadas o asociaciones. Visita la Web del artista para más información (en alemán).