Canibalismo y vacas locas: la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob (KURU)

Una forma de enfermedad o mejor dicho Epidemia de las vacas locas devastó una tribu caníbal en las tierras altas de Papúa-Nueva Guinea puede ser clave saber lo que puede ocurrir en el mundo occidental, que apenas comienza a vislumbrarse en estos momentos.

En un lugar remoto del planeta, 1300 metros sobre el nivel del mar, un agricultor de subsistencia muere, al igual que muchos de sus antepasados, con horribles temblores por esta mortal enfermedad. Al final, ha contraído la neumonía, típico de las víctimas de la enfermedad que la llamada Fore por esta tribu, esta tribu pudo desaparecer por completo, pero gracias a que pararon la ingesta de carne, se ha detenido.



Su esposas y los niños son testigos de su paso histórico, en el asentamiento en Papua Nueva Guinea oriental donde el tiempo parece haberse detenido durante los últimos 50 años. A los 49 años de edad, este hombre de la tribu de la muerte es un hito en los anales de investigación de la enfermedad – el final de una epidemia que, una vez que amenazaba con acabar con su pueblo.

Este hombre murió el pasado mes de septiembre por esta extraña, terrible y altamente virulenta enfermedad cerebral que la población local, cree fue causada por los brujos vengativos de tribus enemigas. Fue una vez que el flagelo que presentaban estas personas, que están cultural y lingüísticamente parecidas pero que conforman diferentes grupos entre los 700 y pico tribus que comprende los 4,2 millones de habitantes estas escarpadas regiones de la isla más grande del mundo.

Kuru es tan antigua como la memoria colectiva de los más antiguos pobladores “Fore”, para quienes las fechas occidentales tienen poco sentido.Recuerdan, el primer avistamiento de un hombre blanco en la década de 1930, La epidemia tuvo un enorme costo de baja en mujeres en edad de procrear. Alcanzó su pico en 1957 con cerca de 200 muertes anuales de los 12.000 y pico de los Fore que existían.
La misteriosa enfermedad fue la causa principal de mortalidad en las mujeres, contrastando las estadísticas de muerte entre las mujeres y los hombres adultos era de 30:1 durante los peores años.
La víctima más joven fue de cuatro años de edad, aunque las niñas son el doble tienen el doble de probabilidades de contraer la enfermedad que los varones.

En un principio pensaron que podría ser hereditario, igual que dicen ahora los científicos en occidente, pero los trastornos hereditarios no amenazan a poblaciones enteras. Demasiadas personas están muriendo por que ser la única causa. Una fuente más lógica, la infección, parece ser descartada por la notable ausencia de fiebre o anticuerpos. Los síntomas, entre ellos era un asombroso temblar de cabeza y extremidades y a pie, por lo general eso era evidente alrededor de 18 meses antes de una víctima morían

Kuru se hizo conocido erróneamente como “la risa la muerte”, porque vendavales de incontrolables risas o de lágrimas se les producía a los enfermos, de manera incontrolable, aun cuando sufrían horribles dolores. La situación llamó la atención de un periodista y autor australiano, Jon Cleary, que la incluyó en su novela 1960, el jueves desde del Norte (podría Traducirse)

Pero eso no impidió que un entusiasta científico de América, Carleton Gajdusek, de tratar casi sin ayuda a resolver el enigma de esta epidemia que borraba a estas tribus de la faz de la tierra, se trataba de una enfermedad oculta de la ciencia occidental. Cuando los oficiales de patrulla australiana entraron en las tierras altas a mediados del decenio de 1950, el medio silvestre les dificultaba la entrada a personas ajenas eso hizo que se limitara la entrada de científicos hasta el 1958.

Las repetidas solicitudes de licencia, enérgica cartas de los administradores de Australia y las cartas de su antiguo jefe, Australia el segundo premio Nóbel de medicina, Sir Frank Macfarlane Burnet, que se encuentra en proceso de envío de científicos australianos en el ámbito de estudio se vio limitada porque no-tenia suficiente dinero para la investigación, seguramente preferían pasarlo por alto, para que la gente no supiese la verdad.

Ellos decían que no podrían alojarse en la selva para tener los implementos y laboratorios para realizar las pruebas que se necesitaban.

El América permaneció la mayor parte de 1957, construyéndose un hospital en la selva, él aprendiendo el idioma local y entrevistando a los familiares de las víctimas. El investigador tomo las muestras de sangre y las innumerables muestras de orina, realizado autopsias bajo condiciones primitivas, y alertó al mundo sobre el “apasionante problema” lo llamaban así seguramente por que a los científicos les apasionan las cosas que realmente son terroríficas, son un poco malvados. Más tarde, cuando él ayudó a demostrar que los síntomas de la enfermedad y los escalofríos eran similares con enfermedades raras como la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob (CJD) y que eran altamente infecciosas, de transmisión a través de experimentos con chimpancés, Gajdusek también ganar un premio Nóbel de medicina.

En mayo de 1960, la hipótesis de algunos investigadores de Adelaida ven que puede ser una enfermedad altamente contagiosa, y la investigación fue presentada en el Parlamento Federal, instaurando una la cuarentena de 2.300 kilómetros cuadrados de frecuencia impenetrable, jungla y montañas y valles de la zona, al sur – al este de Goroka, en “un vasto campo de concentración”.

De la investigación inicial de Gajdusek se paso a Michael Alpers, un joven australiano cuyo nombramiento en 1961 como un investigador fue Alpers became the first person to announce officially that cannibalism was responsible for the spread of kuru. Alpers la primera persona en anunciar oficialmente que el canibalismo era responsable del surgimiento y la propagación de la horrible enfermedad.

La costumbre de comer carne humana – practicado por los Fore las personas que participan de cocina y comedor de los familiares, que murieron natural o en combate. Los hombres generalmente comían la carne, además de cerdos, en la ganadería de subsistencia caseríos. (hay que apuntar que si comían carne humana era porque les gustaba ya que tenían cerdos también y otras verduras y frutas de la selva)

Pero a las mujeres y a niños de corta edad solo les permitían comer las vísceras y el cerebro y huesos por que eran las sobras que les dejaban los machos que para eso son los fuertes, siendo estas partes del cadáver las más infecciosa, por eso eran las mujeres las que mas rápido se infectaban, y eran victimas de escalofríos y fiebre y morían muy rápido mientras que los hombres solo comían la carne y el virus era mas lento en aparecer. Los huesos fueron horneados durante varias semanas y se utilizaban para espolvorear sobre las verduras. No querían perder nada del Humano, En la región norte de las tribus Fore, el cuerpo fue enterrado y excavado de nuevo para que les salieran gusanos y poder comerlos como un plato especial.

Las mujeres de la tribu preparaban el cerebro de los muertos extrayéndolos fuera de sus cráneos con las manos antes de cocinar. Con los líquidos del cuerpo del cadáver preparaban extractos, que se untaban en el cuerpo como cremas, mas o menos como hacemos nosotros con las cremas que tienen contenidos como placentas y otros elementos animales, agente infeccioso estaba entrando en sus cuerpos a través de los poros de la piel, y ojos para iniciar una incubación que pondría fin a los mortales mediante la trituración y esponjamiento de sus cerebros, que quedaba dividido con agujeros microscópicos como esponjas.

Resistente a todos los métodos de cocina ya que es resistente al fuego y cualquier cocimiento, el virus o agente de la enfermedad denominado “prión” o proteína corrompida – se consume por vía oral mediante la ingesta de carne y a través de los ojos, heridas de mujeres y niños a través del contacto etc. Niños con arañazos comunes, úlceras, también representaban puntos de entrada hacia el organismo para ser eliminado por el agente.

La paciente había comido todo tipo de cadáveres hasta los niños no los mataban, pero los niños que morían eran considerados un “manjar”, Porque eran inactivos antes de la muerte, se les considera “más oferta que los guerreros muertos en batalla”. Dice Alpers. solo no se comían a las víctimas de la lepra por temor de infectarse, ellos no sabían que consumiendo esos cadáveres también eran castigado tiempo después.

La pacienta era de aproximadamente 49 años cuando él murió. Su edad cuando dejó de canibalismo era de 10 años, esto era importante para los investigadores lidiando con las previsiones de los períodos de incubación probable dentro de las víctimas humanas para saber lo que ocurriría con los enfermos o posibles victimas que han comido vacas locas de Gran Bretaña. La epidemia está lejos de terminar, ya que cuatro décadas después del final de canibalismo en la zona oriental de Papua Guinea y todavía hay enfermos muriendo

Él investigador cree que el virus ha ido evolucionando a para convertirse en enfermedad de Creutzfeldt-Jakob cambiando de vez en cuando en numerosas migraciones y mutaciones, y todo ha sido a través del canibalismo y carnivorismo.
Los científicos han querido esconder la verdad del “Kuru, desestimándolo largo de estos años como una enfermedad exótica de una pequeña población en la edad de piedra muy alejada de las plagas del mundo occidental, pero la verdad era otra y ha resultado ser exactamente lo contrario”, a querido decir Alpers. Aunque con otras palabras mas sosegadas ya que sino le cortan el grifo, esto es un tema delicado para los carnívoros que no pretenden dejar el vicio de la carne.

Desde su primera transmisión a los chimpancés en 1966 que seguramente se les trasmitió a ellos a través de sus espantosos experimentos con los pobres animalitos, supuestamente para medir los períodos de incubación y el método de la propagación que podría resultar en la “accidental” entrada de la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob en el mundo occidental, a través de “alta tecnología” y el canibalismo de las partes del cuerpo de animales enfermitos que se los dieron de comer a otros animalitos para hacer sus terribles pruebas.

El más largo período de incubación por la transmisión accidental de un médico de esta penosísima enfermedad de Creutzfeldt-Jakob fue a través de injertos de cerebro humano en el material de recubrimiento de neurocirugía hace más de 17 años. También ha sucedido en extractos de hormona de crecimiento humana extraída de cadáveres que les quitaban derivados de las glándulas pituitarias, el periodo de incubación fue alto 30 años

La paciente de que hablábamos de la isla se le produjo la Muerte 40 años después de la infección demostrando que la encefalopatía espongiforme transmisible puede matar hasta periodos tan largos como ese.

Esta información es vital para la estimación del número de muertos entre los millones de Europeos expuestos a la enfermedad de las vacas locas-infectados hamburguesas, empanadas y salchichas desde la encefalopatía espongiforme bovina (EEB) provocado en el ganado europeo, pro la maldad humana y su falta de consideración para con los animales, falta de amor.

Los factores genéticos pueden explicar por qué algunas personas mayores por ejemplo las mujeres nunca han sucumbido a la enfermedad, a pesar de comer muchos cadáveres – el período de incubación puede haber sido mas largo que la vida humana normal

Si el mínimo periodo de incubación es de unos 10 años, lo que es lo que se puede esperar de la especie bovina-a-humano en comparación con la transmisión de persona a persona, tenemos la probabilidad de que esto sea en occidente el lento comienzo de una gran epidemia con un período de incubación que podría tener un pico de 25 años para la afloración de la infección. En ciertos países como Gran Bretaña, España Francia e Irlanda grandes comedores de carne, se ha cobrado 45 vidas en tan sólo cuatro años.

Existen infecciones que atacan a los animales “scrapie visna” que son contagiosas al hombre. Tanto el Kuru como la enfermedad de Creutzfeldt-Jacob son encefalopatías espongiformes

El Kuru es un padecimiento provocado por virus lentos, que se replican el huésped de forma muy lenta, durante meses, sin producir síntomas. Con el tiempo se presenta la enfermedad progresivamente y la muerte

El virus puede ser trasmitido al hombre, por comer carne de chimpancés, monos y cerdos por el contacto con tejido cerebral infectado, tejido ocular y tal vez por otras formas de contacto. (Se origino por la ingesta de cadáveres) Actualmente se piensa que cuando menos cuatro enfermedades degenerativas son causadas por virus lentos similares.


SÍNTOMAS

El Kuru se caracteriza por labilidad emocional, ataxia cerebelosa, temblores y disartria. La enfermedad de Creutzfeldt/Jacob se manifiesta por demencia progresiva, fasciculaciones mío clónicas, ataxia y somnolencia

No se conoce sabe gran cosa sobre las características del virus causal, por lo que él diagnóstico es sintomático y con los antecedentes de contacto con tejido cerebral un ocular en zonas endémicas.

TRATAMIENTO

No existe un tratamiento especifico y la prevención esta en función de evitar el contacto con tejidos infectados o efectuar transplantes de corneas del paciente infectado.
Es posible que otros padecimientos degenerativos del sistema nervioso central en humanos como la esclerosis múltiple, puedan ser causadas por “virus lentos”.

En las etapas iniciales de la enfermedad, los pacientes sufren falla de la memoria, cambios de comportamiento, falta de coordinación y perturbaciones visuales. A medida que progresa la enfermedad, el deterioro mental se hace pronunciado y pueden ocurrir movimientos involuntarios, ceguera, debilidad de las extremidades y coma.

Lo que se esta cometiendo en la actualidad, con la ingesta de pobres vacas inocentes es peor que cualquier forma de canibalismo que exiastio en esas tribus, realmente es más canibal el hombre civilizado y se esta haciendo el tonto, el que no se entera, dejemos el vicio de la carne. Paremos la crueldad, y el asesinato de los animales. Hazte Vegano YA.

Facebook Twitter Stumbleupon Delicious More More More
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.